Secpla: estacionamientos y luminarias son las urgencias

Durante este año el municipio chillanejo asignó como prioridades la licitación de estacionamientos vehiculares bajo la Plaza de Armas, una iniciativa que ya lleva unos cinco años en evaluaciones, y la concreción de la instalación de luminarias LED en la ciudad.

Respecto del primer proyecto, este viernes se conocieron nuevos detalles que aclaran la cantidad de automóviles que podrán eventualmente ser ubicados en el subsuelo del centro.

El municipio tiene en mente un edificio subterráneo de varios niveles, que sea capaz de satisfacer las demandas de estacionamiento de los automovilistas que en la actualidad quedan aparcados en el perímetro de la Plaza de Armas y alrededores. 

En el futuro, cuando sea remodelado el centro cívico de Chillán lo que incluye a los servicios públicos y la Catedral, entre otros edificios,  no se podrán dejar vehículos al nivel del suelo, por lo que la existencia de estacionamientos subterráneos es clave.

El alcalde Sergio Zarzar sostuvo que al proyecto se le dio prioridad para iniciar su diseño en 2018 y por lo tanto es una tarea con carácter de urgencia presentada al nuevo director  de la Secretaría de Planificación, Francisco López.

“Hay un adelanto en el desarrollo del proyecto, pero como se trata de una obra importantísima, de gran envergadura, debe ser profundizada mucho más”, destacó el jefe comunal.

Zarzar agregó que en principio están pensando en habilitar 400 cupos bajo tierra,  pero la idea es que puedan ser muchos más. Y un tema clave para definir la cantidad de aparcaderos individuales corresponde a los cálculos del nuevo edificio Paseo Los Héroes de la empresa Invertust Capital Spa, que considera cinco o seis pisos en subterráneo en las esquina de 18 de Septiembre con Libertad, para un edificio de 22 pisos de altura.

El proyecto de estacionamientos bajo tierra del municipio será ejecutado por privados, por lo que el municipio tiene que desarrollar las bases de licitación para definir a la empresa que tomará la concesión de los mismos.

Zarzar remarcó que las bases de licitación que regulará la construcción de los estacionamientos bajo tierra “debiera ser ejecutada durante este año por la Secretaría  de Planificación (Secpla)”.

Entre los temas que analizará el municipio se cuenta la capacidad del futuro edificio subterráneo, el costo aproximado, además de los años de concesión. 

Estacionamientos
En la actualidad la ciudad dispone de un estacionamiento subterráneo bajo el Paseo Arauco II, inaugurado el año 2007 y que fuera construido por la empresa ECM, que administra los estacionamientos de superficie en la ciudad. 

El contrato es por un período de 30 años contados desde el año 2005, cuando fue ejecutado un cambio en el contrato original para construir los estacionamientos y el Paseo Arauco II.

La ciudad podría haber tenido otro estacionamiento bajo tierra bajo la plazoleta Sargento Aldea, pues la misma concesionaria tenía como objetivo ejecutar un proyecto de ese tipo, pero posteriormente desistió de materializarlo.

En este momento la municipalidad se enfrenta a la necesidad de ampliar la capacidad de estacionar en el sector de la plaza, como consecuencia de la gran actividad comercial, financiera y política en el área.

Luminarias
Otro tema relevante que el alcalde asignó al jefe de Secpla como urgencia es el del recambio total de luminarias LED en la ciudad.

Al respecto Zarzar dijo que el tema, que viene siendo estudiado desde el año 2016, con una licitación fallida  por irregularidades de uno de los oferentes, ha avanzado mucho en el último tiempo con nuevos estudios internos en desarrollo. 

Una de las tareas ejecutadas fue un catastro del sistema lumínico de la urbe, con el fin de aclarar la cantidad exacta de focos que deben ser cambiados.

El plan considera retirar las luces de sodio existentes, pero destaca Zarzar que “hay luminarias de este tipo de reciente instalación en proyectos habitacionales que estarían en buenas condiciones, por lo que perfectamente se pueden mantener mucho tiempo en uso”. 

Se suma a ello que el municipio ha avanzado por etapas en instalar luces led en diversos sectores de la ciudad a través de proyectos financiados por el FNDR.

Es por ello que el municipio tiene un plan más acotado de reconversión del sistema lumínico comunal a través de fuentes regionales o estatales. 

La última estimación municipal consideraba que cambiar los 15.000 puntos luminosos de la ciudad tenía un costo de $7.000 millones. 

La cifra es bastante inferior a la que fue presentada durante el año 2016, cuando el proyecto fue licitado y llegaba a los $10.500 millones.