Conaf Ñuble interpuso 54 denuncias por tala ilegal de bosques el 2017

En algunas jornadas de fiscalización del transporte de leña, participaron Conaf, el municipio y la Seremi de Salud. Aproximadamente el 50% de la leña que se consume en la intercomuna es nativa.

Un total de 54 denuncias por tala ilegal de árboles nativos, presentó ante el Juzgado de Policía Local la Corporación Nacional Forestal (Conaf) Ñuble el 2017.

Según el balance oficial sobre los trabajos realizados el año pasado entregado por el jefe de la repartición pública local, Francisco Castillo, la figura legal interpuesta en todos los casos se dio tras el cumplimiento de una serie de fiscalizaciones en carreteras y en los terrenos donde existen ejemplares de flora autóctona.

Estrategia
Una de las actividades realizadas por los funcionarios de Conaf Ñuble, fue verificar el cumplimiento de los planes de manejo del bosque nativo, que en rigor se trata del desarrollo de un sistema impulsado para controlar todos los pasos del proceso productivo de leña para la calefacción domiciliaria, que va desde el plantado de las especies hasta la obtención del popular combustible. Con este mecanismo se planifica el corte oportuno de la biomasa (en tiempo y cantidad), garantizando la sustentabilidad de las especies. 

Fueron 40 jornadas de fiscalización las que se desarrollaron durante todo el 2017, lo que permitió cubrir una extensión de aproximadamente 3.756 hectáreas, de acuerdo a las estimaciones de Conaf Ñuble.

Una treintena de denuncias de terceros recibió la repartición pública, mientras que las inspecciones prediales sumaron 21.
Biomasa sustentable

Según datos entregados por el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, de las 4.000 hectáreas de leña que se consumen al año aproximadamente a nivel local, 3.500 hectáreas no cuentan con el denominado plan de manejo de bosques nativos, con el cual se salvaguarda la adecuada explotación de las especies arbóreas y así evitar su depredación.

Con la finalidad de evitar la comercialización irregular de la biomasa, Conaf Ñuble completó 72 controles carreteros el último año, en donde sus funcionarios exigieron la “guía de libre tránsito” a las personas que transportaban leña, único documento que garantiza que el producto fue cosechado de manera regular y sustentable. La inspección también se trasladó a los centros de acopio del combustible, hasta donde llegaron a verificar la oferta en 55 oportunidades (ver completo aparte). 

“Es relevante que siempre se opte por leña de calidad, sustentable y con humedad óptima. La gente nos podría colaborar exigiendo la guía de libre tránsito al vendedor cuando esté adquiriendo leña nativa (roble o hualle, coigüe y raulí), ya que solo de esta manera se sabrá su procedencia y si efectivamente se cumplió con el plan de manejo”, comentó el jefe de Conaf Ñuble, Francisco Castillo.