Fiscalizarán posible tala ilegal de bosques en seis zonas de Ñuble

Los funcionarios de Conaf Ñuble harán uso de un dron durante la fiscalización.

Seis zonas geográficas ubicadas en cuatro comunas de la Región de Ñuble, serán fiscalizadas por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) ante la posibilidad de que en esos lugares se estén realizando talas ilegales de bosques nativos.

Los inspectores de la repartición pública recorrerán dos terrenos tanto en Pinto como en Coihueco y uno en San Fabián y Ñiquén, con la finalidad de verificar si es que efectivamente se está cometiendo el ilícito que amenaza la fauna local, tal y como se habría detectado gracias a la moderna tecnología que se viene usando.

Se trata de un software creado por Conaf, con el que se analizan las imágenes aéreas satelitales de los vastos bosques nativos ñublensinos, para determinar si es que se presenta  un comportamiento irregular en cuanto a sus extensiones en los últimos años.

En rigor se trata de un sistema computacional basado en el estudio comparativo de una imagen histórica (de hasta cuatro años de antigüedad) con una actual, el mismo que permite identificar los puntos en donde eventualmente se estaría arrasando con las especies autóctonas.

El jefe de Conaf Ñuble, Francisco Castillo, explicó que el software permite visualizar anormalidades en cuanto a la masa boscosa de los terrenos seleccionados para el análisis, todo esto mediante las diversas  funciones que contiene.

El funcionario público explicó que en los seis puntos ñublensinos priorizados para la fiscalización se percibió “Un cambio de cobertura en el bosque nativo”, razón por la cual se vieron en la obligación de acudir a esos predios para investigar in situ.

Los terrenos a visitar por Conaf están ubicados en los sectores de San Miguel y Recinto en Pinto, Coleal y Las Lumas en Coihueco, Malalcura de San Fabián de Alico y Trabancura en Ñiquén.

Con un contigente total de siete funcionarios y el uso de un dron, Conaf Ñuble buscará verificar el real estado de los bosques nativos de las cuatro comunas locales.

Francisco Castillo explicó que gracias al software se ha podido priorizar el análisis más exhaustivo en una decena de lugares; sin embargo, aclaró que no todos ameritan ser inspeccionados.

“De los diez puntos vamos a fiscalizar seis, porque los otros cuatro ya los habíamos fiscalizado mucho antes de empezar a usar este sistema”, indicó.

El jefe de Conaf Ñuble recalcó que la tecnología arrojó una serie de polígonos con características “anormales” en toda la región; no obstante, señaló que luego de filtrar la información se quedaron con la decena de terrenos a los que se les hará una observación especial.

“Cuando se trata de plantaciones de pinos o eucaliptos se descartan automáticamente. Otra variable que se tomó en cuenta en la filtración son los incendios que podrían haber afectado los bosques, ya que el sistema no hace diferenciación y solo lo considera como zonas a evaluar. Después de hacer este ejercicio nos quedamos solo con los polígonos de bosques nativos y, de esos, nos quedamos con estos que son los que tienen mejor acceso y del cual podría haber un aprovechamiento comercial fácil de la madera y los que estuvieran en una zona donde también existiera una alta presencia de denuncias”, precisó.

Estrategia
Según datos entregados por el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, de las 4.000 hectáreas de leña que se consumen al año aproximadamente en Chillán-Chillán Viejo, 3.500 hectáreas no cuentan con el denominado plan de manejo de bosques nativos, con el cual se salvaguarda la adecuada explotación de las especies arbóreas y así evitar su depredación y posible desaparición de los ejemplares.

En términos porcentuales, se tiene que el 87,5% de los casi 400 mil metros cúbicos que cada año se consumen, extraídos en su mayoría de las comunas de Pinto, Coihueco y El Carmen (las dos primeras inmersas en la Reserva de la Biósfera Nevados de Chillán-Laguna del Laja), no ha seguido los procesos regulares promovidos y difundidos por la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Esta realidad local se repite a nivel país, problema que es visto con especial atención por el Estado, el cual se vio en la necesidad de crear el Sistema de Alerta Temprana de Fiscalización Forestal (SAT), el que basa su accionar en el software en uso.

La tecnología promovida por Conaf, permite detectar zonas con cambio de uso suelo a través de la comparación de imágenes satelitales tomadas en distintos periodos de tiempo y funciona sobre el sistema Earth Engine de Google para el análisis y visualización de datos geoespaciales, de acuerdo a lo explicado por Francisco Castillo.

El SAT funciona procedimentalmente en un símil de lo que son al día de hoy las denuncias de terceros, con la salvedad de que la detección temprana será a nivel de Conaf.

A juicio del gobernador de Ñuble, Álvaro Migueles, la política gubernamental a favor de la fauna autóctona se ha fortalecido en los últimos años con el trabajo de Conaf.

“Esta acción que se está implementando tiene como propósito cautelar nuestro patrimonio natural vinculado al bosque nativo, que es parte de la estrategia; que no solo ha funcionado en el tema preventivo, sino que también en el combate de incendios de esta temporada”, indicó.