Volcán Chillán ha registrado 840 explosiones y más de 3 mil sismos

El Servicio Nacional de Geología y Minería emitió este martes un nuevo reporte técnico del complejo volcánico Nevados de Chillán de acuerdo a una evaluación de su actividad desde el 3 hasta el 15 de febrero.

En el último tiempo su actividad continúa inestable y se ha caracterizado por explosiones, aparición de fumarolas e incremento en los parámetros de monitoreo en el marco de la medida de Alerta Amarilla vigente desde diciembre de 2015, la cual hasta ahora no ha sido modificada por no registrarse un cambio significativo.

En medio de preocupación que existe en la comunidad ante un escenario adverso, desde la cuenta de Twitter del Sernageomin agregaron que "no hay ninguna evidencia científica sobre una inminente erupción del Complejo #NevadosDeChillán.Expertos monitorean las 24 horas las condiciones del macizo que permanece en alerta #amarilla".

En el informe publicado en el sitio web del Sernageomin se sostiene que el periodo analizado se registraron 47 eventos volcano- tectónicos estuvieron relacionados con procesos de fracturamiento de material rígido con magnitudes locales máximas de 2.0. El sismo de mayor energía se localizó a 1,6 kilómetros al noreste del cráter activo a una profundidad de 3,7 kilómetros.

De igual forma se registraron 3540 sismos asociados a la dinámica de fluidos al interior del edificio volcánico, de éstos 2.264 fueron catalogados como eventos de largo periodo con un desplazamiento reducido para un evento acompañado de material piroclástico. Asimismo se registraron 1276 sismos tipo tremor, el mayor de ellos alcanzó una duración de 10 minutos.

Además se han presentado un total de 840 explosiones asociadas a gases magmáticos.

Las imágenes obtenidas a través de las cámaras instaladas en las cercanías del complejo volcánico, mostraron principalmente emisiones de gases asociadas a las explosiones, proveniente de los cráteres actualmente activos con altura de columna menores a 1.500 metros respecto al nivel del cráter. Durante las noches, las cámaras registraron esporádicamente incandescencias asociadas a algunas explosiones y/o aumento de emisiones de gases provenientes del cráter activo.

El día 14 de febrero se registraron al menos 4 explosiones con dos columnas simultáneas: una blanquecina (cargada de agua) y otra más oscura (con contenido de ceniza). La mayor de ellas obtuvo una altura de 1.200 metros. Se resalta que las explosiones con contenido de piroclastos ocurrieron por un costado límite entre el cuerpo del domo y el fondo del carácter asociado a señales sísmicas con diferente forma espectral que las señales asociadas con las explosiones a través de la grieta del domo sin material particulado.

Tras sobrevuelos realizados por el Sernageomin con apoyo de la Onemi Regional se ha constatado temperaturas de 500 a 550 grados en el sector del domo ubicado al interior de un cráter activo y una tasa promedio de crecimiento de 1389 m3/día, sumando un total de 82.500 m3 de magma extruido.

El informe concluye que continuó la actividad explosiva asociado a la subsecuente crecimiento del domo del domo de lava Gil-Cruz emplazado en el cráter Nicanor. El cuerpo del domo continua estable sin colapso importante de su estructura. Se resalta que el 90% de los domos emplazados se destruyen explosivamente, fenómenos que podría ocurrir durante meses extrucción .

El Jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica Álvaro Amigo explicó que “en el caso que ocurra una sobrepresión interna de este cuerpo de lava viscosa, que funciona de alguna manera como un tapón en el conducto, puede ocasionar una explosión algo mayor de lo que hemos visto en estos últimos meses, por lo tanto, la experiencia en otros volcanes nos señala que estos fragmentos de domos podrían alcanzar un radio cercano a los 4 kilómetros”.

El Gobernador (s) provincial Iván Moscoso llamó a la calma, ya que sostiene que las condiciones no han variado sustancialmente para cambiar el estado de Alerta Amarilla según la información proporcionada por los organismos oficiales.

“Hacemos un llamado a la calma, no existen condiciones anormales que permitan cambiar la estructura de alerta amarilla ni ampliar ni reducir tampoco, porque el radio de exclusión de 4 kilómetros es lo que se requiere respecto del cráter Nicanor. Lo que dice el informe es que la actividad del cráter aumenta, porque existe un domo, que se refleja en en la actividad sísmica, pero está previsible dentro de la alerta amarilla", dijo a Radio La Discusión 94. 7 FM.