Ejercicio e idiomas: las claves para prevenir el Alzheimer

“Treinta millones de personas en el mundo padecen Alzheimer, pero quienes lo sufren son mucho más, porque es una enfermedad que afecta de forma potente al entorno familiar”. Así lo asegura el científico Víctor Bustos.

Doctorado en biomedicina, fue el conferencista principal del encuentro “Alzheimer: Avances y desafíos para una sociedad que envejece”, organizado por el Servicio de Salud Ñuble y el Hospital de San Carlos Dr. Benicio Arzola Medina.

Ante más de 200 personas, el investigador explicó algunas de las principales dificultades que tiene el desarrollo de una cura para el Alzheimer y las nuevas líneas investigativas. Asimismo, relevó la importancia de la prevención en el desarrollo de estas enfermedades.

“Las dos cosas que se han demostrado científicamente que ayudan de forma eficaz a prevenir el Alzheimer, son el ejercicio físico y la actividad mental. Ambos acompañados de la alimentación sana, disminuyen hasta en 60% la posibilidad de desarrollar Alzheimer. La segunda cosa que previene esta enfermedad es la actividad mental. Personas que saben dos o más idiomas, o que se dan el trabajo de aprender otro idioma, disminuyen en 40% la posibilidad de tener Alzheimer”, sostuvo.

Bustos trabaja junto al Premio Nobel de Medicina, Paul Greengard, con quien ha desarrollado importantes avances que han marcado un punto de inicio para la creación de un fármaco que podría ayudar a los pacientes de Alzheimer, incluso antes de que comiencen a mostrar los primeros síntomas.

Mensaje 
Respecto al propósito de la conferencia, el científico destacó: “Son tres cosas las que deseo que la gente se lleve a su casa; una es el conocimiento de cómo funciona la ciencia, de los plazos de los que hablamos; siempre las personas preguntan ¿cuándo vamos a tener una pastilla para el Alzheimer?, lo que quiero que entiendan es que la ciencia no funciona así. También deseo plantear los desafíos de curar una enfermedad y a su vez, enviar un mensaje a los jóvenes de Chile de que si un hijo de una funcionaria de hospital, con un papá taxista, puede trabajar en un centro líder en el desarrollo de los grandes problemas que enfrenta la humanidad, ellos también pueden. Todos los chilenos y chilenas tenemos la posibilidad, si se esfuerzan, de participar en los grandes problemas que enfrenta la humanidad”, enfatizó.