La miel fue la estrella en inédita feria productiva de Quillón

De la mano de sus múltiples variedades y aplicaciones, la miel busca abrirse paso como uno de los productos “exportables” de Quillón. 

Así quedó demostrado durante la primera Feria de la Miel, instancia en la que productores de la comuna pudieron mostrar a la comunidad y turistas lo mejor de sus elaboraciones para así fortalecer aún más la comercialización de sus productos.

Una veintena de stands se instalaron en la plaza de armas del Valle del Sol, donde se mostraron las diversas preparaciones de la miel. Con chocolate, avellanas, pura, batida, de quillay y ulmo, entre otros; fueron los sabores que pudieron degustar los asistentes al evento, quienes además aprovecharon para llevar a sus hogares.

Sin embargo, no solo para comerla, sino también para el embellecimiento y el cuidado del cuerpo, la miel y sus componentes son esenciales.

“Aquí en Quillón no toda la gente nos conoce y también habemos productores que no nos conocemos entre nosotros, entonces esta instancia nos permite conocernos y mostrar nuestros productos. Yo partí hace diez años con esto, primero elaborando sólo miel y cuidando abejas. Me di cuenta de que podía hacer algo más y así es como llegué a crear productos de cuidado personal como cremas de jalea real, protectores solares y labiales. Y además una línea de alimentación saludable”, contó Noemí Carrasco, productora de Beeapis.

La feria además atrajo a la gastronomía ligada a la miel. El chef Julio Zurita, quien se lució con un lomo de cerdo glaseado en miel, acompañado de un puré rústico picante y verduras salteadas. “La miel tiene la gracia de ser un ingrediente muy versátil y se puede utilizar en un montón de preparaciones, tanto dulces como saladas. Es importante consumir la miel, porque es un azúcar sana y uno de los alimentos más nobles que podemos consumir. Tiene muchos nutrientes y otras propiedades que ayudan a nuestro cuerpo y sería mejor reemplazar el azúcar refinada con la miel”, dijo Zurita.

La feria contó además con una instancia informativa “con un pequeño laboratorio apícola, donde le pudimos contar a la gente sobre las enfermedades de la abeja”, explicó Jorge Toro, apicultor y asesor del municipio en temas apícolas.