Advierten sobre locales de atención a mascotas en Chillán

Consultar por los estudios cursados por el profesional veterinario o buscar su número de registro, el cual aparece en las recetas que dan a las mascotas, además de verificar en el listado del Colegio Médico Veterinario, son algunas de las recomendaciones que da Ignacio Troncoso, presidente del Colegio Médico Veterinario de Chillán, a las personas que lleven sus animales a clínicas o recintos para el cuidado de sus mascotas.

Esto debido a que advierte un aumento de locales en Chillán que  pese a atender mascotas, no son centros veterinarios.

Uno de esos casos llegó a conocimiento del gremio hace unas semanas. Viviana Lema llevó a Rex, su perro samoyedo, en enero hasta el local Simona House para un baño de rutina.

Según Viviana, el servicio estaría completo a eso de las 16.00 horas. Sin embargo, pasada las 15.30, un llamado desde la peluquería canina le alertó que algo no estaba bien.

Viviana fue el negocio  y allí le informaron que Rex estaba muerto.

“Me dijeron que lo habían bañado, dejado a medio secar en una terraza, la que no tenía protección para el sol, yo vi eso. Ellos salieron a colación y dejaron al perro, no sé, unas dos horas habrá sido, a todo sol, sin agua y a medio secar. Cuando llegaron de la colación se encontraron que el perrito estaba muriéndose”, declaró la afectada.

De acuerdo a lo que le informaron a Viviana, al ver el perro con espuma en el hocico, los responsables del centro habrían administrado atropina para estabilizar a Rex, pero no mejoró.

“Como familia estamos súper mal, porque era un perro especial. Queremos hacer acciones legales, para que por lo menos el lugar normalice su funcionamiento, porque afuera hay un letrero que dice clínica veterinaria y ellos dicen que no son clínica veterinaria, que solamente bañan los perros. Entonces están haciendo algo que no corresponde”, precisó.

Este último punto inquieta al Colegio de Veterinarios. “Al poner centro médico veterinario se debe tener un médico veterinario allí como responsable del cuidado de la mascota”, precisó el presidente del gremio.

Ignacio Troncoso agregó que si en recintos como este, además de las labores de peluquería canina, se hacen consultas y vacunación antirrábica sin un veterinario, eso sería  “una intromisión profesional”, que genera conflictos legales de por medio “porque se está haciendo una falsa publicidad”.

Respecto del caso de Rex, precisó que no se puede establecer una causa precisa para explicar la muerte, pero que por las condiciones descritas, podría tratarse de un cuadro de hipertermia.

“Una de las causas pudo ser un golpe de calor, lo que no es fiebre, sino una hipertermia, que se da por una alta de temperatura. Un perro que tiene tanta cubierta de pelo es difícil que pueda evaporar el calor o eliminar el calor temporal. Si lo dejaron mucho sin agua cercana y con sol que le llega de forma directa, puede generar golpe de calor y trastornos de convulsión.  Pero no tendríamos forma de confirmar esta hipótesis, ni haciendo autopsia ni necropsia. Esto es una cosa fisiológica, que no deja lesión en el organismo”, precisó el veterinario, agregando que respecto de la administración de atropina, esta “se ocupa para pacientes que tienen convulsiones asociadas a intoxicación. Ahí la atropina es de primera atención, controla el cuadro súper bien. Pero en este paciente no debiese haber antecedentes de intoxicación. Esa atropina, para lo que tenía el perro, si era golpe de calor, fue lo peor que pudieron haber hecho, porque la atropina lo que hizo fue dañar más al perro”.

LA DISCUSIÓN intentó obtener una versión de los encargados de Simona House, sin embargo su dueña informó que no se iban a referir al incidente.