Servicios presentan 203 observaciones al relleno de Inser

La Seremi del Minvu solicitó a Inser S.A. identificar a la población que se encuentra dentro del área de influencia e impacto del proyecto.

Un total de 203  observaciones emitidas por los servicios públicos sumó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto “Centro de Manejo Ambiental Sustentable” de la empresa Inversiones y Servicios Inser S.A., que en rigor se trata de la instalación de un nuevo relleno sanitario en la comuna de Chillán Viejo.

Los dueños de la iniciativa pretenden emplazarla a 1,5  kilómetros al sur-poniente del cruce camino a Yungay con variante Cruz Parada, donde operó hasta 2002 el relleno de Enasa, y se encuentra a poca distancia del actual relleno Ecobío (de Southern Cross)  que recibe los desechos locales y de algunas comunas de otras regiones. El interés de Inser S.A. es habilitarla para la disposición de 7.565 toneladas mensuales de residuos sólidos domiciliarios y asimilables, precisando que prestará sus servicios a la intercomuna y Cauquenes.

En el proceso de evaluación de las actividades y competencias que manifestó iba a ejecutar la empresa durante su funcionamiento, 15 reparticiones públicas plantearon una serie de indicaciones referidas al impacto que podría generar en la comunidad si se le diera luz verde en las actuales condiciones.

La Corporación Nacional Forestal (Conaf), Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y el Servicio Nacional de Geografía y Minería (Sernageomin), son las reparticiones públicas que se pronunciaron. También lo hicieron la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), Dirección General de Agua (DGA), Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), Servicio Nacional de Pesca,  Dirección de Vialidad y el Gobierno Regional del Bío Bío. Seis secretarías regionales ministeriales (Seremis) igualmente se hicieron parte de la evaluación: Salud, Transporte, Medio Ambiente, Energía, Vivienda y Agricultura, de acuerdo a los documentos publicados en la página web del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

Malos olores y agua

La Seremi de Salud es el servicio que más observaciones presentó al EIA de la firma Inser S.A. y su lista de peticiones totalizó 86.

Respecto a la planta de tratamiento de lixiviados del relleno sanitario propuesto, la cartera regional ministerial afirma que en el estudio no se acredita el sistema de control o la implementación de piscinas para caso de lluvias intensas, punto considerado importante por la seremi debido a experiencias similares en el que colapsó el sistema de tratamiento convencional. Según Salud, tampoco se demostró cómo manejarán, almacenarán y dispondrán finalmente los lodos generados en dicho sistema de tratamiento.

En su oficio de evaluación entregado al SEIA, la Seremi de Salud advierte: “En visita inspectiva realizada, se pudo constatar la existencia de zonas con acumulación de agua. En este sentido se debe acreditar el control de  riego hacia sectores cercanos o que pueda afectar las aguas  subterráneas. Además el sistema de riego propuesto (camión), no asegura un riego eficiente con las consecuencias en los recursos agua existentes y población cercana. No se entiende el riego de eucaliptos con camión aljibe”.

La Seremi de Medio Ambiente entregó 33 observaciones. “No se desarrollaron las medidas de compensación de material particulado y no se desarrollaron medidas de mitigación de malos olores”; respecto al último punto, el pedido que hace el Gobierno es que se debe considerar el impacto de los olores en la etapa de operación en su real magnitud, ya que el sector actualmente está saturado de dichos malos olores.

El servicio público recalca que en el EIA se está omitiendo efectos sinérgicos en variables como eventual contaminación de la napa freática causada por exvertedero Enasa, ubicado a escasa distancia del nuevo proyecto. Al ser considerado como pasivo ambiental, la seremi solicita que se evalúe en su impacto.

Impacto campesino

La Dirección General de Aguas (DGA), menciona que pese a que el relleno proyectado se ubica a aproximadamente 300 metros de un sector de viviendas, el titular no presentó antecedentes de abastecimiento de aguas de estas viviendas, propiedades físico química basales de las fuentes naturales de las que extraen agua. “La información es esencial para definir la línea base hidrológica del proyecto y ponderar eventuales impactos sobre fuentes naturales del recurso hídrico”, detalla.

En otros considerandos la DGA recalca: “El titular presenta un estudio hidrológico para estero Quilmo y Cauquenes y concluye respecto de sus caudales máximos y potencialidad de inundación,  sin embargo deberá considerar para ambos casos el aporte de caudal del área del proyecto como caudal medio anual o caudal promedio. Lo anterior por cuanto en el sector o predio en que se emplaza el proyecto existen varios cauces de evacuación de aguas lluvias que poseen una rápida respuesta a precipitaciones y que necesariamente tendrán un efecto en la calidad de sus aguas y eventualmente modificarlas”.

La Seremi de Agricultura, en tanto, advierte que en el EIA de Inser no se define claramente el área de influencia del medio humano. “En Línea Base Estudio de Medio Humano del estudio se señala que la ocupación más extendida en el área de influencia es el trabajo campesino, en la producción doméstica de hortalizas y crianza de animales, tanto para consumo propio y como para venta en pequeña escala. Sin embargo, en la línea base del medio humano no se caracteriza en específico la actividad agrícola en cuanto número de productores/as, localización, tipo de producción (especie), superficie (N° de hectáreas) por tipo de producción, y producción (QQ o Unidades/ha)”, concluye la indicación.

Rechazo

Un relleno sanitario de Ecobío en funcionamiento (domiciliario e industrial) que recibe los desechos de comunas de Ñuble y de algunas regiones vecinas, y uno de Enasa cerrado en 2002, acoge Chillán Viejo.

A estos puntos de acumulación de residuos se suman las plantas de tratamiento de aguas servidas y la de lodos de Essbio, además de la iniciativa de crianza de cerdos para la producción de carne de la empresa Maxagro, que cuenta con dos planteles porcinos.

La comunidad chillanvejana ha mostrado su total rechazo al proyecto y lamentan que la ciudad sea vista como “patio trasero” de Ñuble.

“Este ya no es un tema nuestro, sino regional propiamente tal; es por eso que convocaremos a toda la región a no permitir este nuevo relleno”, afirmó Sergio Torres, presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán Viejo.