Preocupación por retraso de obras del Embalse Punilla

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: La Discusión

El retraso en la ejecución del proyecto Punilla está causando preocupación, sobre todo por la demora en la relocalización de las familias ya que, a la fecha, solo un grupo minoritario han sido ubicados e indemnizados.

Así lo manifestó el diputado electo de Renovación Nacional, Frank Sauerbaum, quien duda que la empresa Astaldi pueda continuar con el proyecto.

“Yo lamento que el Gobierno insista en que estamos en los plazos, porque eso no es cierto. Es cosa de ir a visitar el lugar, hablar con la comunidad, donde no se han cumplido las compensaciones ni tampoco los procedimientos y la planificación que se tenía. Ahora, yo tengo la seria duda también respecto de si el proyecto financieramente hoy día le interesa a la empresa Astaldi”, dijo Sauerbaum.

Según detalló el parlamentario, el consorcio italiano tiene paralizado el proyecto por dos temas; primero, que no se ha aprobado la conexión eléctrica del proyecto Punilla y segundo, los precios de la energía a los cuales se evaluó este proyecto.

El diputado electo añadió que “la empresa hace unos años atrás cuando se licitó el proyecto Punilla hizo un ejercicio financiero con un precio de la energía muy por sobre lo que hoy día está, alrededor de 90 dólares el MW. Hoy día el MW hora está en promedio alrededor de los 52 dólares, por lo tanto económicamente no es rentable ni atractivo para la empresa que se comprometió a hacer este proyecto. Por eso también no veo interés mayor de empresa en ejecutar el proyecto”.

El plazo para cumplir una de las etapas se cumple en la segunda quincena de abril, período en el que debe considerar el traslado de 83 familias, entre otras condiciones.

“El proyecto Punilla lamentablemente va a tener un retraso importante, contundente, porque no ha habido un interés real de Gobierno de llevarlo adelante. Tanto así que el programa de Desarrollo Social que se había comprometido no se ha llevado a efecto, las indemnizaciones tampoco se han pagado en su debido momento (…) es evidente que no es negocio actualmente para la empresa y perfectamente pudieran ellos buscar salir del proyecto, porque tienen clausulas de salida también, y si el Estado no cumple los plazos van a tener que salir incluso indemnizados por el Estado”, manifestó Sauerbaum.

El presidente de los regantes del Río Ñuble, Martín Arrau, comparte la critica hacia el Gobierno pero no cree que el proyecto se “caiga”, ya que la generación eléctrica no es el principal objetivo, sino el riego. Por ello proyecta una aceleración de los procesos con la nueva administración que asumirá el 11 de marzo.

“Comparto lo que dice el diputado en cuanto a que el Embalse Punilla efectivamente está demorado según el itinerario, según la carta Gantt del propio Ministerio de Obras Públicas, en cuanto a que hoy día debería haber un número bastante mayor de familias relocalizadas y con los planes de Desarrollo Social respectivo, y eso no ha ocurrido, creo que básicamente por falta de celeridad, de gestión y de hacer la pega como nosotros habríamos esperado”, dijo.

Arrau agregó que “si bien este es un negocio que tiene asociado un componente de hidroeléctrica, el principal ingreso del embalse viene dado por la componente social o riego que se traduce en un subsidio por parte del Estado. Además, los regantes también hacen un aporte económico para pagar la obra. Entonces esta no es una central hidroeléctrica como lo que a él le ha tocado ver, que vive solamente de la rentabilidad o la venta de energía. Sino que tiene varios otros ingresos. Esperamos que la próxima administración, del presidente que sea, por lo importante que es este proyecto para la región, para la gente, para la producción de alimento y empleo, tome consciencia y haga la pega, apure y cumpla los cronogramas comprometidos”.

Para la dirigenta agrícola Margarita Letelier, la tardanza en los procesos no necesariamente involucra que Punilla no se concrete.

“No ha habido mucho empuje a ningún tipo de proyecto, ha habido un poco de relajo, entonces esto mismo ha tomado a todos los proyectos que estaban vigentes. Creemos y tenemos fe de que en el nuevo gobierno esto se va a reactivar y va a llegara buen puerto porque, no nos olvidemos que hay una parte importante que está expropiada. Tengo fe en que el futuro presidente tiene la fuerza y las capacidades, así como lo hizo si en realidad el proyecto Punilla, el gran impulso lo tuvo en el gobierno de Piñera. Ahí se generó y se gestó este modelo de negocio. Creo que el gobierno va a realmente reactivarlo”.

Cabe señalar que el embalse Punilla considera regar mas de 70 mil hectáreas en Ñuble y generar 94 mega watt, con una inversión total de 500 millones de dólares, la que fue adjudicado el 14 de enero a la empresa italiana en una concesión por 45 años.