Ñublensinos ponen la tecnología al servicio de la discapacidad

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: La Discusión

Bastones para ciegos con asistencia virtual, guantes que leen el lenguaje de señas y prótesis diseñadas por el usuario en impresoras 3D son sus creaciones. A todos los mueve buscar una respuesta a un problema real. Francisco Zapata creó un bastón que advierte obstáculos en el camino y tiene botón de pánico. Los sancarlinos Nicolás Beltrán y Felipe Quiroga competirán en el SAGE Global en Europa. 

Los alumnos de cuarto medio del Liceo Politécnico Capitán Ignacio Carrera Pinto,  de San Carlos, Nicolás Beltrán y Felipe Quiroga, crearon un bastón para ciegos con asistente virtual, con el que buscan  solucionar o mejorar la vida de una persona con alguna limitación física.

Junto a Francisco Olate, su profesor guía, comenzaron a trabajar en un prototipo basándose en una necesidad con el fin de otorgar una solución concreta.  

En un principio utilizaron tecnología alemana, permitiéndoles hacer funcionar el bastón. A medida que lo iban presentando, se dieron cuenta que su peso no era el adecuado, por la cantidad de piezas que esta traía.

Es así como optaron por una tecnología paralela de origen italiana, reduciendo peso y utilizando sensores más pequeños.

Al terminarlo, llegaron a la Corporación de Ayuda al Limitado Visual (Coalvi), donde en terreno pudieron probar el bastón y obtener la opinión de los mismos discapacitados, el que tuvo respuestas positivas.  

Esta creación les ha permitido participar en diversos concursos a nivel nacional. Inacap, por ejemplo, realiza el concurso Go Innova donde se presentan distintos proyectos de ciencia y tecnología, en el que los sancarlinos resultaron ganadores.

En agosto de este año partirán rumbo a Europa, donde concursarán en SAGE Global representando a Chile frente a los 22 países en competencia. Este concurso es todo un desafío, ya que la presentación completa deber ser en inglés.

“La conversación, la defensa del proyecto que dura 13 minutos y una serie de preguntas de los 22 jueces, tiene que ser en inglés. Gracias a Inacap, que nos ha apoyando, estamos con clases de inglés dos veces a la semana, además de clases de actuación y tecnología”, cuenta Francisco Olate a LA DISCUSIÓN.
Los alumnos aseguran estar muy contentos por sus logros y que el proceso para conseguirlos ha sido muy gratificante.

“Ha sido un trabajo arduo desde que iniciamos el proyecto, pero también ha sido muy gratificante. El hecho de que nos llamaran de otros lugares para presentar nuestro proyecto ha sido muy emocionante, porque vi que las personas ocupaban algo que mi compañero y yo inventamos”, expresa Felipe Quiroga.

Nicolás Beltrán agrega: “Fue un gran logro para mí, y mi familia está orgullosa. Con Felipe nos conocemos desde kínder y trabajar con él ha sido muy bueno”.

Esta no es la primera vez que en Ñuble se ve una innovación como esta, ya que el año pasado Francisco Zapata, exestudiante de Ingeniería Informática del Instituto Profesional Santo Tomás de Chillán, creó un bastón que advierte obstáculos en el camino, incluyendo un botón de pánico conectado a GPS, el que envía un mensaje solicitando ayuda a una persona predeterminada, con el objetivo de otorgarle independencia a una persona limitada visual.

Esta idea surge a raíz de una encuesta realizada en 2015, donde se demostró que el 80% de personas con discapacidad dependían de un tercero. Con esta premisa, Francisco desarrolló un elemento que otorga autonomía y libertad a quienes padezcan de condiciones visuales.

El informático cuenta que le tomó cuatro meses desarrollar este artefacto. “La tecnología que utilicé se llama Arduino, computadores en miniatura. Esta tecnología consta de una placa madre de computador y otros dispositivos. El sensor ultrasónico sirve para detectar los obstáculos y es una especie de teléfono el que envía los mensajes”.

El bastón puede ser utilizado en un espacio cerrado y el ángulo que abarca alcanza los 180 grados.  

“Lo estuve mejorando luego de egresar. El código que ingresé a la placa fue disminuido porque había cosas que lo hacían vibrar sin sentido. Me conseguí otras placas para que se redujera la línea de código y funcione mejor. Quiero mejorarlo para que su uso pueda ser en espacios públicos”, explica Francisco.

Guante para lenguaje de señas
Con la misma tecnología usada para el bastón, otro alumno de Ingeniería Informática del Instituto Santo Tomás, Manuel Merino, creó un guante que capta el lenguaje de señas.El dispositivo toma los mensajes, que son enviados a un computador para ser interpretados y este los transforma en palabras. “El guante posee sensores de flexión y el cerebro detrás de esto es un Arduino, que es un microcontrolador electrónico que puede interactuar con varias piezas. Incluye un módulo de bluetooth, el que se comunica con el computador para el envío de datos”, explica  Manuel.

Este tipo de tecnología está pensada, por ejemplo, para las grandes tiendas y poder atender público. Lo particular de esto es que rompe el esquema del típico informático, transformándolo en un apoyo para la sociedad utilizando la tecnología que se encuentra en el mercado.

Prótesis en 3D
La chillaneja Jana Smith, terapeuta ocupacional, fundó junto a otros especialistas ProHanded 3D, firma que se dedica a crear prótesis mediante una impresora 3D.

Jana Smith comenta que “frente a esta necesidad que no se está supliendo nos unimos y decidimos hacer esto por quienes no pueden acceder a las prótesis convencionales. Ahí nació el hecho de que podamos entregar un servicio gratuito y de calidad para los usuarios”.

El trabajo que la fundación realiza no solo es la elaboración de las prótesis, sino que además se encarga del entrenamiento y desarrollo del usuario y la mantención de esta. “Le dimos mucho énfasis a que esto debía ir acompañado de un proceso de rehabilitación a cargo de un profesional de la salud, principalmente kinesiólogos y terapeutas ocupacionales”, detalla Jana.

Lo que hace de esto algo innovador es que cada pieza se crea acorde al gusto del paciente. El hecho de que cada unidad sea personalizada es algo fundamental para los creadores, ya que “es algo que las personas van a usar, es una extensión de su cuerpo”.

ProHanded 3D comenzó en marzo de 2016. El equipo está integrado por terapeutas ocupacionales, ingenieros, kinesiólogos y tatuadores, los que se encargan de los diseños de cada prótesis. 

Al ser una fundación que entrega un servicio de manera gratuita, las donaciones de empresas o instituciones son muy importantes para el financiamiento. Jana cuenta que una de las grandes ayudas que tuvieron fue de una empresa master digital y que los capacitó en cuanto a tecnología.

“Gracias a ellos pudimos participar en un concurso que hizo Vital. Teníamos que juntar una cantidad de me gusta en redes sociales y según eso íbamos desbloqueando donaciones de dinero. Obtuvimos una donación de 5 millones de pesos, con lo que pudimos comprar más impresoras y material”.

Han sido los mismos usuarios quienes han realizado donaciones después de entregadas las prótesis, creando una cadena de apoyo y financiamiento para la fundación.