Coihueco: Familias recibirán tecnología para el autoconsumo

Veinticinco familias pertenecientes al 40% más vulnerable de la comuna fueron invitadas a participar en el programa de asesoría y entrega de implementos para realizar autoconsumo a través de invernadero, gallinero o deshidratador, entregado por el programa autoconsumo, con el fin de que puedan construir en familia el beneficio y de esta forma autoabastecerse de comida saludable. 

El programa, que se desarrolla todos los años y lo realiza Fosis y la Municipalidad de Coihueco a través de su Departamento de Desarrollo Social, busca aumentar la disponibilidad de alimentos saludables mediante la educación y la autoprovisión, para que las familias complementen sus necesidades alimentarias y mejoren así sus condiciones de vida. 

La estructura del programa tiene tres objetivos específicos, los que están relacionados de manera directa con las líneas de apoyo, apuntando al aumento en la disponibilidad  y diversidad de alimentos,  el fortalecimiento de habilidades para gestionar iniciativas y reforzar las actitudes y prácticas que promueven la alimentación saludable. 

Para el buen desarrollo de la iniciativa existen dos apoyos; uno productivo que lo representa una ingeniera agrónoma que se encarga de ver las tecnologías que se van a implementar según la necesidad que se defina para cada familia, y otro apoyo social que se encarga de intervenir a nivel familiar, con talleres para que el resultado del autoabastecimiento lo puedan hacer de manera saludable. 

Las familias beneficiadas son preferentemente de localidades rurales y  pertenecen al programa “Familias Subsistema Seguridades y Oportunidades” y  “Programa Vínculos”. Entre las zonas de la comuna donde se desarrollará el programa, están Tanilvoro, La Viñita, El Carmen de Cato, La Dehesa, Talquipén, Tres Esquinas de Cato, Chillinhue Bajo, Monte Bello, Niblinto, Miraflores, Primera Hijuela, la Flecha, Bustamante, San Ramón de Cato, El Embalse, Minas del Prado, Las Tijeras, Cancha de Parra, La Escoba y Las Pataguas.

El programa destina $260.000 para la implementación de la tecnología de cada una de las familias. Como novedad este año se incluyó la entrega de deshidratadores solares, que utilizan la energía solar directa o indirectamente para secar alimentos. Básicamente cuentan con rejillas, donde se ponen los alimentos y por donde circula el aire que es el que va eliminando gradualmente la humedad.

Cada familia deberá construir su tecnología, bajo la asesoría y ayuda de los profesionales del programa, que tiene una duración de nueve meses entre talleres y visitas técnicas.