Editorial|Buchupureo

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: M.Ulloa

En Buchupureo se da una combinación armónica entre mar, campo, tranquilidad e infraestructura turística de buen nivel que no es resultado del azar, sino que del esfuerzo que por años ha desplegado un grupo de empresarios que ha invertido para atraer un segmento específico de turistas: familias de ingresos medios y altos y visitantes extranjeros en busca de un espacio de tranquilidad, de un entorno privilegiado y de condiciones para la práctica del surf. 

No por nada Buchupureo es señalado por revistas especializadas como uno de los cinco lugares imperdibles de nuestro país y uno de los mejores destinos para los surfistas de todo el mundo por la calidad de sus olas. 

La protección del entorno natural ha sido uno de los ejes del desarrollo experimentado por este balneario, ubicado 13 kilómetros al norte de Cobquecura.

Ello se observa en el estricto respeto de reglas mínimas que rara vez se cumplen en otros balnearios de carácter público, como la limpieza y la prohibición de acampar y de circular vehículos en la playa. 

El puñado de empresarios que han apostado por Buchupureo (la mayoría son oriundos de esa zona) destacan el cuidado del medio ambiente como un aspecto relevante dentro de esa estrategia, no solo como un elemento diferenciador para conquistar el público objetivo, sino que también como un compromiso honesto con el paisaje y sus habitantes. 

De igual forma, la calidad del servicio se ha convertido en otro de los ejes fundamentales de este desarrollo, aspecto que se refleja tanto en la hotelería como en la gastronomía, reforzado con permanentes capacitaciones del capital humano y la selección de insumos de primer nivel. 

Un aspecto interesante de la apuesta turística radica en la vinculación de estos proyectos con el desarrollo local, de manera que con la construcción de cabañas, hoteles y restaurantes no solo se generan ingresos para unos pocos empresarios, sino que también se crean puestos de trabajo para los habitantes de Buchupureo, cuya población bordea las 1.600 personas y se le da una salida a la producción agrícola local. 

Asimismo, desde 2009 la ruta costera que une Cobquecura con Trehualemu se encuentra pavimentada, lo que ha favorecido el aumento de las visitas, al punto que durante los fines de semana del periodo estival la capacidad hotelera se copa con facilidad. 

Es por ello que la presión por invertir en ampliar la infraestructura, tanto en alojamiento como en restaurantes, ha ido en aumento después que se pavimentara el tramo de 12 kilómetros de la ruta costera que faltaba y que ahora permite acercar a los habitantes de Parral, Cauquenes, Linares, Constitución y Pelluhue. 

La plusvalía de los terrenos así lo demuestra, pues según estimaciones de los propios empresarios, media hectárea de suelo frente a la playa puede costar entre 40 y 60 millones de pesos, lo que es una cifra altísima en cualquier zona rural. Lo anterior permite concluir que solo el trabajo con las comunidades, el desarrollo sustentable y la opción por la calidad del servicio son garantías de éxito en un rubro cada día más competitivo, como lo es el turismo.