Gobierno analiza aplicar en Chillán plan de retiro de cables en desuso

El Ejecutivo está convocando a firmas eléctricas y de telefonía la limpieza del tendido aéreo en comunas del país En Chillán el municipio está afinando una ordenanza para evitarlos

De acuerdo a estimaciones de expertos y autoridades locales en el área eléctrica e informática, al menos el 60% de los cables aéreos instalados dentro de las cuatro avenidas de Chillán están en desuso. El cálculo que en su momento hizo para LA DISCUSIÓN el académico del Instituto Santo Tomás, Marcos Véjar, se basó en su experiencia profesional, y esta le indica que al menos seis de cada 10 cables existentes dejaron de ser útiles por diversos motivos.

El último intento concreto por limpiar el céntrico tendido aéreo se dio hace casi seis años, cuando el entonces concejal Domingo Díaz y el municipio chillanejo convocaron a la Compañía General de Electricidad (CGE) y a las empresas de telefonía para evaluar la forma de deshacerse del material contaminante.

Pese a que el llamado fue escuchado en primera instancia, y haberse coordinado mesas de trabajo luego de recorrerse las calles del centro que dio material para preparar un diagnóstico preliminar, el plan solo quedó en buenas intenciones y la iniciativa no logró mantenerse en el tiempo, lo que vino a demostrar una vez más el poco interés de algunas firmas por hacerse cargo de sus propios desechos. 

Uno de los argumentos que presentaron las empresas involucradas del porqué no se avanzó en el tema fue que era casi imposible saber cuál de ellas es la dueña de los cables en los postes.

La realidad de Chillán se repite en todo el país y son escasas las comunas en donde el diálogo privado y municipal ha dado frutos y se ha logrado limpiar el tendido aéreo. Ante este permanente y creciente problema, el Gobierno está encabezando una política mayor, con la que espera ayudar a resolver el grave impacto visual que día a día se está generando con los cables inútiles que cuelgan en las diferentes arterias del país.

Plan piloto
Si bien desde el año 2010 el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones (MTT) viene promoviendo en el país la limpieza del cableado y eliminación del material que no se usa, desde el año pasado la cartera de Gobierno inició las gestiones de manera más firme y eficaz.

En la Región del Bío Bío las coordinaciones previas que sostuvo la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) con comunas penquistas y las empresas involucradas dio como resultado la ejecución de un plan piloto para Chiguayante y Penco.

Aunque las mesas técnicas y de organización se vienen haciendo desde fines del año 2017, el último lunes 29 empezó la erradicación propiamente tal  del material contaminante y solo en sus primeros días se ha eliminado más de 20 toneladas de viejos cables.

El secretario regional del MTT, César Arriagada, explicó que esta es una iniciativa en la que la Subtel convoca a las municipalidades y compañías operadoras para darle visibilidad a un problema que aqueja a numerosos barrios.

A través de Mesas Técnicas de Retiro de Cables en Desuso el Gobierno promueve las buenas prácticas entre los operadores y les hace un llamado a diagnosticar la realidad y posteriormente los compromete ha planificar operaciones de limpieza, última etapa que ya se viene aplicando en las comunas del Bío Bío.

“Una gran cantidad de cables en desuso deterioran los espacios públicos, impactando urbanísticamente el entorno y generando una serie de trastornos para la vida diaria (...) Con este plan se busca mitigar la contaminación visual y velar por espacios más amenos y seguros. En este contexto, el trabajo que partió en Chiguayante y en Penco es el inicio de una experiencia piloto que está partiendo en la Región del Bío Bío”, comentó.

El funcionario público aclaró que la política gubernamental podrá ser replicada en todo el territorio birregional.

“Esto se hará coordinadamente con los municipios y con las empresas del rubro para brindar entornos más amables, libres de chatarra aérea para los vecinos”, recalcó.

Los propios municipios deberán ser los que soliciten a la Subtel la ejecución del plan y la demanda de cada uno de ellos será atendida en orden cronológico.

Política comunal
El seremi César Arriagada enfatizó que la clave para evitar la contaminación visual producto de cables sin uso es que los municipios construyan y pongan en vigencia sus normativas comunales.

Para avanzar en esta labor Arriagada sugiere que los documentos consideren multas y la exigencia de una altura mínima para el cableado; solo así, subrayó el personero de Gobierno, se evitará que vuelva a repetirse las malas prácticas.

“El objetivo que nos hemos planteado es realizar una limpieza aérea, pero para evitar que esta situación reaparezca es necesario que exista una ordenanza municipal que norme la limpieza permanente por parte de las empresas”, detalló.

Ordenanza en proceso
El director del Departamento Eléctrico del municipio, Domingo Díaz, precisó que el gobierno local tiene como prioridad generar una ordenanza de cumplimiento obligatoria comunal que sea capaz de ordenar un sector que actualmente no tiene control.

Solo detalles jurídicos restan para que Chillán asegure no solo la erradicación del material inservible que afecta la visual de la capital regional y de sus hitos arquitectónicos, sino que también promueva el soterramiento del cableado eléctrico.

“Estamos trabajando esta ordenanza para tener la posibilidad de ejecutarla a corto plazo. Si acá en Chile no obligamos a las empresas mediante un castigo punitivo o una multa, no hacen lo que tienen que hacer a pesar de que por ley ellas están obligadas a quitar los cables que no están usando. Se está viendo todos los aspectos legales para incluir esta medida”, indicó el funcionario municipal y recordó que la buena voluntad no es suficiente para lograr que las firmas se comprometan con la limpieza de los postes, como bien pudo comprobar el año 2012 cuando fue edil y el llamado solo fue escuchado tibiamente.

Respecto al plan que está adecuando el Gobierno en comunas de la Región del Bío Bío, Domingo Díaz destacó la iniciativa y opinó que necesariamente esta se presenta como una alternativa válida que puede ayudar mucho a la ciudad.

“Obviamente nosotros vamos a aprovechar todas las instancias que sean necesarias para llegar a buen puerto; bienvenida esta medida de la Subtel, porque nos da alternativas para trabajar y buscar soluciones al problema que tenemos. A corto plazo no solo apuntaremos a la buena voluntad de las empresas, sino que tendremos una ordenanza y posteriormente podríamos solicitar el plan de la Subtel”, sostuvo.

Domingo Díaz adelantó que actualmente se está coordinando una convocatoria a las firmas que prestan servicios en Chillán mediante cableado aéreo, con el objetivo de socializar con ellas las disposiciones de la ordenanza que se está elaborando.

“La idea nuestra no es pelear con las empresas, sino que se sumen a la posibilidad de limpiar el tendido”, añadió el funcionario municipal y comentó que los acercamientos ya se están dando, por lo que estima que durante el presente primer semestre ya deberían haber culminado esta labor.

Según estimaciones del Municipio de Chillán, en febrero ya debería contarse con un documento más completo para su análisis en el seno del Concejo Municipal, donde se someterá a consideración la normativa local. La idea del gobierno comunal es que este año se tenga sí o sí el texto.

Iniciativa
Con el objetivo de establecer las competencias de las empresas privadas, que por su actividad económica necesitan instalar cableado aéreo, el senador por Ñuble Víctor Pérez Varela (UDI), junto a su colega Hernán Larraín, presentaron a mediados del año pasado un proyecto de ley que busca obligar a las firmas a retirar el material inútil en solo medio año desde que se promulgue la norma.

La iniciativa de los legisladores se mantiene en carpeta a la espera de que sea propuesta para su análisis en las comisiones senatoriales para su votación.