Socorro Andino sigue sin recibir recursos

Uno de los grandes anhelos de Socorro Andino Las Trancas es poder contar con una sede donde puedan realizar sus reuniones y que sirva además para almacenar los equipos que se utilizan para los rescates Durante el año 2017 materializaron 80 rescates en la montaña de Ñuble. Filial Las Trancas solo tiene el respaldo de Pinto, a cuya municipalidad pedirán subvención. 8 millones de pesos solo en equipos dejó el incendio que durante 2017 afectó a una bodega de la agrupación.

Durante el año 2017 fueron 80 las personas que requirieron de la ayuda de Socorro Andino para poder salir desde lugares de difícil acceso en la cordillera de Ñuble.

De esos, el caso más mediático es el de Elizabeth Luna, la joven excursionista que estuvo desaparecida durante ocho días en el sector de Laguna de la Plata y que fue finalmente rescatada el 6 de diciembre por cuatro voluntarios de la agrupación.

Lo que pocos saben es que todos estos rescates han significado un importante desembolso económico para Socorro Andino Las Trancas, dinero que en su mayoría proviene del bolsillo de los mismos rescatistas, puesto que desde hace al menos cinco años no reciben recursos desde Santiago.

“El activar un rescate significa gastos bastante altos, no solo de bencina, sino de equipos para nuestros voluntarios. De momento cada uno utiliza sus propios equipos que incluyen botas, pantalones y chaquetas, porque nosotros no contamos con este tipo de implementación. De hecho hay solo una chaqueta y de los veinte voluntarios, solo seis cuentan con ropa institucional”, dice Corinne Bentley-Rawson, tesorera del organismo.

Según detalló Corinne, pese a que los estatutos indican que es Socorro Andino Santiago la entidad encargada de entregar anualmente recursos a cada delegación, esto no se ha cumplido, ya que en el caso de la agrupación local la última vez que recibieron dinero fue el año 2012, situación que se repetiría a nivel nacional.

De acuerdo a lo explicado por Gastón Ocares, jefe de la delegación en Ñuble, lo anterior habría provocado una verdadera “crisis”, que terminó con la expulsión de toda la directiva anterior, por un importante desfalco de dinero.

“Hubo muchas irregularidades por lo que se intervino a la central de Socorro Andino y se hicieron nuevas elecciones en la que salieron personas de diferentes parte de Chile”, detalló, agregando que están esperando que esta sea la solución a los problemas que los aquejan hoy. 

“La central tiene que velar porque las delegaciones estén bien equipadas. No sacan nada con tener Socorro Andino en todas partes de Chile cuando no tienen los recursos ni los implementos para hacer un rescate, entonces Santiago tiene que preocuparse de eso. Se cambió recién la directiva, hay gente que está consciente de todas las necesidades que tenemos, así que esperamos que todo empiece de cero y que comiencen a llegar los recursos para poder seguir ayudando a las personas”, recalcó Ocares.

Actualmente Socorro Andino Las Trancas recibe aportes de la Municipalidad de Pinto, con quienes han trabajado en conjunto durante el último período, creando una ordenanza que obliga a los excursionistas a registrarse en Carabineros al momento de subir a la montaña, siendo multados de no cumplir con este requisito. 

Además, realizan inspecciones en terrero para corroborar que los turistas cumplan la ordenanza.

Este aporte que realiza el municipio es hasta ahora el único que reciben de instituciones, según indica la directiva, precisando que en algunas oportunidades se ha solicitado apoyo, sin obtener buenos resultados. 

“Antes de salir a buscar a Elizabeth, solicité apoyo a todas las entidades de emergencia de la región a través de un grupo de Whatsapp que tenemos de emergencia, para la bencina y la alimentación pero nadie respondió”, lamentó Bentley-Rawson.  

“Tenemos la intención de pedir una subvención especial, como la que se hace al Cuerpo de Bomberos.  Es una petición formal que hay que hacer y entiendo que es viable”, agregó Ocares.