Expertos advierten impacto del ascensor de la Gobernación

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Victor Orellana

Ya hay muros destrozados, faenas dentro del Patio de los Naranjos, y obras que anticipan la estructura final. Trabajo que también adelanta, a ojos de los expertos, el “grave daño” que estaría causando la construcción del ascensor en el Edificio de los Servicios Públicos a la conservación patrimonial, según advirtieron este viernes expertos que participaron en el encuentro de patrimonio que recordó los 79 años del terremoto de 1939, el que cambió la fisonomía de Chillán hacia la arquitectura moderna, justamente la que representa el edificio de la Gobernación.

El impacto que tiene esta nueva construcción, que implementará un ascensor para acceder a una parte del edificio considerado de “Conservación histórica” en el Plan Regulador Comunal, afectará su valor arquitectónico original. Esto unido a que no presentaría una solución integral de accesibilidad para todos los usuarios de los distintos servicios gubernamentales que alberga, ya que solo está destinado a una unidad, la Gobernación Provincial.

Así lo cree Horacio Torrent, arquitecto y presidente de Docomomo Chile, quien ha sido crítico de la ubicación del elevador, argumentando que se pudieron considerar otros lugares del inmueble para dar un acceso a los diferentes servicios, ya que la posición donde se está construyendo soluciona el acceso para la Gobernación y no a los otros servicios públicos, siendo la ubicación la principal crítica que hace.

“El edificio tiene un problema clave: tiene muchas refracciones diferentes. Eso es un ministerio, eso es otro, y otro y otro. Entonces claro, lo que se buscaba era una solución integral al edifico, porque esta solo responde a una parte del edifico. La idea es que cuando uno hace una intervención de este tipo es una intervención para la totalidad del edificio, pero esta es para una sola parte del edificio. Se debió integrar un sistema de ascensores, no solo uno, más de uno al interior, sin necesidad de hacer esa obra”, explicó mirando los trabajos que se están desarrollando.

El arquitecto aseguró que en su momento él hizo ver a las autoridades competentes este asunto, la dificultad que significaba la locación, sin embargo consideraron las sugerencias, lo que Horacio interpreta como “un abuso de las autoridades el instalarlo en aquel lugar”.

Explicó que según su análisis, “la razón es imponerlo en este lugar, sin siquiera darte a reflexión de que el edificio tiene un contexto, tiene una condición particular, esto es lo que queremos poner y va ahí. Los gobernantes en democracia no pueden hacer ese ejercicio de poder, impuesto sobre la totalidad de la comunidad sin consulta. Es porque ellos tienen la decisión, ellos la realizan. Lo que hacen es arruinar algo de aquí para el futuro, para la eternidad. Van a decidir demolerlo en cuatro años más para volver el edificio hacia atrás, haciendo es mal uso de los recursos del pueblo”.

Horacio agregó que “este error les puede parecer insignificante, pero es sumamente importante. Estamos diciendo que es como poner un ascensor en el Palacio de La Moneda. Va a ser el edificio que represente la nueva institucionalidad en la región y viene con esta intervención”.

Patrimonial
El edificio ubicado en Avenida Libertad, frente a la Plaza de Armas, fue construido por el arquitecto Ricardo Muller tras el terremoto de 1939, y adquiere un carácter patrimonial por su arquitectura moderna de línea renacentista, corriente arquitectónica usual en los edificios del centro cívico de Chillán.

Crítico también de la ubicación del ascensor, el investigador e historiador de arte Rodrigo Vera resaltó este viernes el valor patrimonial que el edificio adquiere por los murales y lo que representan, significando el ascensor en cuestión una contradicción.

“(La ubicación del ascensor) es un tema de imposición política. Si tu miras acá ves murales. Chillán se caracteriza por sus murales, que representan esta situación espontánea y quizás la ciudadanía lo ve como apropiación de los espacios que son de todos. La pregunta que uno debe hacerse es qué es más válido, que estos murales estén acá o que el ascensor esté ahí”, dice Rodrigo.

“Acá se ve cómo un poder se impone por sobre el otro. Un poder que es ciudadano, que trata de llevar estas expresiones en el espacio público, como el espacio de todos, de forma espontánea. No hay una planificación de este mural acá y este acá. Es algo que aparece desde la ciudadanía y que de alguna forma se ve subyugado a la imposición de parte de un poder político de lo que significa el ascensor”, opinó desde la vereda del arte.

Las proyecciones patrimoniales que Chillán tiene culturalmente como capital de la nueva región es a ser reconocida mundialmente, siendo esta una edificación clave para dicho fin. Sin embargo, para Horacio, el ascensor sería un limitante.

“Si Chillán pretende ser reconocido patrimonialmente a nivel mundial, esta es una obra que no le va a dar la posibilidad, una mancha hasta que no lo demuelan”, concluyó el arquitecto.

Proyecto en marcha
260 millones de pesos se están invirtiendo a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) en la construcción del nuevo ascensor en el edificio de la Gobernación de Ñuble, proyecto que es ejecutado a través de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas.

El proyecto consiste en la ejecución de las obras civiles que permitan disponer de un espacio, tanto en primer, segundo y tercer nivel, que será usado para el montaje de un ascensor, dando cumplimiento a las exigencias de accesibilidad universal según la normativa vigente  para los edificios de uso público.

El término de este proyecto está fijado para mayo de 2018.