Las proyecciones de Chillán para el 2020 cuando sea capital regional

Una ciudad de strip centers, con un crecimiento inmobiliario mucho mayor al del incremento de la población y con edificios cada vez más numerosos, más áreas verdes y parques son algunas de las claves que marcarán a Chillán hacia el 2020 y los años posteriores.

Para aquella fecha se espera que la ciudad cuente con un Plan Regulador en vigencia y medios de planificación que puedan proyectar una ciudad más amable, moderna y que deje definitivamente de lado muchos de los problemas que existen en la actualidad.

El año 2020 debiera marcar una diferencia importante en términos de desarrollo urbanístico, social, cultural y en definitiva muchas áreas del acontecer local, pues para esa fecha debieran concretarse proyectos que ahora están en etapa de incubación.

Para aquel año, la ciudad ya debería ser capital regional, lo que implicaría la llegada de servicios públicos, inversiones en infraestrura y más compromiso del Estado para atender los requerimientos de la ciudad y Ñuble en general.

Un primer modelamiento de lo que debe ser la ciudad fue desarrollado por la empresa Testing como parte de la elaboración del Plan Maestro de Transportes, el que sistematizó todas las obras viales que se deben ejecutar en la ciudad para solucionar los problemas de conectividad existentes en la actualidad.

La consultora expuso las principales visiones de la ciudad para el futuro. Así surgieron modelaciones que plantean a Chillán como una ciudad con Patrimonio físico y cultural; accesible para todos e integrada socialmente; de alta calidad de espacio y medio ambiente; con alto estándar de transporte público o que privilegia medios no motorizados para desplazamientos internos. 

Para concretrar los objetivos planteados queda mucho terreno que recorrer siendo vital que para el 2020 se concreten iniciativas del Ministerio de Transportes que vienen a mejorar las condiciones de la red vial urbana a través de una serie de proyectos que están en etapa de desarrollo de ingeniería y que dotarán a la ciudad de decenas de kilómetros de avenidas con cuatro pistas como Alonso de Ercilla, Huambalí, Los Puelches, Paul Harris, Vicente Méndez y otras.

Para el 2017 ó 2018 según el cronograma de la Seremi de Transportes podrían comenzar obras en alguna de esas vías una vez que concluyan los estudios de factibilidad e ingeniería.

Planificación
Junto con aquello es relevante que la ciudad plantee un plan de desarrollo urbano que debe estar contenido en dos instrumentos claves como son el Plan Regulador y el Plan de Desarrollo Comunal.

Sobre este último el alcalde Sergio Zarzar señaló que la municipalidad ya consiguió los fondos del Gobierno Regional para encargar su ejecución a una empresa externa.

Se trataría de un texto que debiera planificar el desarrollo de la ciudad desde el 2017 hacia por lo menos el 2021 y defina las iniciativas de inversión que deben se ejecutadas por la municipalidad y los servicios públicos.

El delegado provincial del Serviu, Oscar Crisóstomo, señala que la planificación es clave para que la ciudad proyecte el desarrollo de barrios y hacia donde quiere crecer y los servicios que debe entregar a una población que crece.

Chillán, señala, “tiene la obligación de generar el Pladeco y Plan Regulador, sin embargo estos instrumentos ya están obsoletos. Esos instrumentos, sostiene, permitirán innovar en lo que será la próxima capital regional” lo que debe ocurrir posiblemente antes del 2020.

Agrega Crisóstomo que si Chillán quiere dejar de lado los problemas de arrastre y proyectarse hacia el futuro además de las inversiones por venir es necesario que además de aquellos instrumentos de planificación genere un plan mayor como es el Plan Maestro de Desarrollo. 

Este Plan Maestro apunta, “si bien no está presente en la Ley General de Urbanismo y Construcción es una alternativa que solo requiere de gestión y voluntades. Este tipo de instrumentos surge en los 60’ en los países anglosajones y permite vincular el Plan Regular y el Pladeco sumando a instituciones públicas y privadas teniendo como base “Ideas de Ciudad”.

Este novedoso instrumento, recalca, debe ser el que proyecte el desarrollo de Chillán hacia el futuro, “generando una cartera de proyectos, cronogramas de trabajo, estrategia de implementación y seguimiento, todo esto con bases en la participación ciudadana. El Plan Maestro es posible, solo requiere voluntad, nosotros tenemos la disposición, experiencia y motivación para hacernos parte”, expone.

Sector inmobiliario
Según la información que maneja la municipalidad, Chillán y la conurbación, seguiría el dinamismo determinado por el sector inmobiliario habitacional que consolida y genera nuevos barrios. 

En términos generales la superficie construida de uso residencial mantendrá tasas de crecimiento en la ciudad por sobre el 3% anual hasta el año 2020. 

Esta variación positiva se contrapone con la disminución de la tasa de variación poblacional (menor a 1% de crecimiento anual). Esta diferencia se produciría por una parte el aumento de los ingresos medios que permite un mayor acceso a la vivienda y se correlaciona además con la disminución del TMH (Tamaño Medio del Hogar) el que se proyecta al año 2020 a un promedio menor a 3 habitantes por hogar.

La proyección de asesoría urbana municipal da cuenta que además la dinámica inmobiliaria continuaría en los próximos años dada la demanda futura, con el desarrollo de proyectos de baja densidad en zonas periféricas en forma de viviendas unifamiliares.

Se supone que hacia el futuro y de acuerdo a modelaciones estadísticas, la conurbación Chillán-Chillán Viejo crecerá entre 1.500 y 1.700 hogares anuales hasta el 2020.
Para el futuro se proyecta que la ciudad seguirá creciendo hacia Las Mariposas con viviendas para la clase media mientras que hacia Coihueco se concentrarán hogares de ingresos altos.

Edificios
A diferencia de otras ciudades intermedias nacionales, Chillán presenta un desarrollo mucho más lento en la construcción de edificación en altura, el que se explica en parte por la historia sísmica de la ciudad y la situación socioeconómica de su población. Sobre este punto en particular el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Ariel Larenas, expone que efectivamente en el pasado esa tendencia se manifestó con fuerza en la ciudad, pero destaca que para los próximos años aquello debería cambiar.

El profesional sostiene que hay proyectos de edificios de departamentos que se deben concretar en los próximos años dada la necesidad que tienen muchas familias para vivir en el corazón financiero y comercial de la ciudad.

El mismo Larenas señala que su empresa, tras desarrollar varios proyectos de departamentos, estudia actualmente construir nuevas torres en pleno centro de la ciudad.

Agrega que la visión que tienen de Chillán es una donde existirían cada vez más edificios de altura como alternativa preferente para vivir, como sucede en muchas ciudades del país.

Para que el proceso de construcción en altura se potencie sería imprescindible que en el corto plazo la municipalidad modifique el Plan Regulador para ampliar hacia las cuatro avenidas los edificios de gran altura. Actualmente solo se permiten estructuras de altura ilimitada en teoría, dentro del perímetro que forman las cuatro plazas (La Merced, Santo Domingo, La Victoria y Héroes de Iquique)

El presidente gremial plantea que la ciudad del futuro requiere de un instrumento de planificación que permita que se desplieguen edificios de mayor altura.

Comercio
Según la municipalidad dado el dinamismo inmobiliario residencial esperado, el desarrollo de las actividades no residenciales (comercio y servicios) tendería a seguir el crecimiento en las zonas centrales y periféricas al centro histórico localizado en Chillán el cual no perderá peso relativo y seguirá siendo el área de mayor importancia comercial, de oficinas y de servicios públicos. 

De esta manera, en las áreas periféricas de desarrollo residencial seguiría el crecimiento de pequeños centros comerciales y de servicios tipo “strip centers” o establecimientos similares, especialmente en intersecciones de calles importantes, situación que ya se evidencia incipientemente en algunos sectores de la ciudad.

Las proyeciones sostienen que a futuro el uso industrial de suelos seguirá la tendencia de un crecimiento de menor escala a través de talleres e industria inofensiva menor, en áreas pericentrales y hacia la periferia asociada a la gran industria especialmente al norte de la ciudad en torno a la ruta 5, privilegiando en su localización la conectividad intercomunal, provincial y regional.

En términos generales, el estudio municipal plantea que “el proceso de crecimiento disperso y segregado del suelo urbano tendería a mantenerse, dado la movilidad de la población y las preferencias de las personas, guiadas por su estatus y situación socioeconómica, lo anterior sumado a la oferta pública y privada de proyectos residenciales, constituyen importantes factores en las decisiones de localización y expansión de la ciudad”.
Lo importante es contar con instrumentos actualizados de planificación urbana y crear planes de largo plazo para proyectar el futuro  de Chillán.

La arquitecto Carla Fuentes Segura, señaló que el crecimiento de la ciudad en los próximos años debe apuntar a generar una urbe “armónica que cuente una infraestructura vial y de servicios que no se concentre solo al interior de  las cuatro avenidas”. 

Para ella lo importante es que la ciudad del futuro potencie el desarrollo arquitectónico donde “los edificios también sean parte de la belleza e identidad de cada ciudad”.

El ex presidente del Colegio de Arquitectos, Víctor Palavecino, plantea que hasta ahora “el crecimiento o expansión de la ciudad está influenciada por el factor económico privado, en donde la oferta y demanda condiciona innegablemente las inversiones”. Pero, agrega, en una ciudad “armónica” eso no sucede, puesto que es la autoridad pública, a través de varios organismos, quien en definitiva encauza el crecimiento de la ciudad buscando el beneficio común y no necesariamente el particular”.

Desde esta perspectiva, aboga porque la ciudad crezca hacia todos los secrtores “con todos sus servicios calles, plazas, centros económicos, establecimientos educacionales, culturales y servicios en general”.