¿Por qué fallan las Led del centro de Chillán?

Hace exactamente un año que se terminó de instalar las 1.736 luminarias led dentro de las cuatro avenidas de Chillán, tecnología que llegó a reemplazar los antiguos focos de sodio.

Una iluminación más intensa que preste las garantías de seguridad durante las noches y una mayor eficiencia en cuanto al menor consumo de energía a comparación del alumbrado de tipo incandescente, fueron las razones que influyeron para que el municipio de Chillán decidiera postular el proyecto urbanístico al Gobierno Regional, órgano que destinó $797.875.722 del costo total ascendente a $876.849.834.

Si bien existe cierto consenso respecto al aprovechamiento práctico al usarse la nueva iluminación, lo cierto es que el funcionamiento del nuevo sistema ha presentado fallas durante este primer año de servicio.

Focos que no encienden durante las noches o que lo hacen recién pasadas las 23 horas e intermitencia en el alumbrado, son algunos de los problemas que se presentan prácticamente todos los días en diferentes zonas del centro chillanejo.

Las quejas vecinales no se han hecho esperar. Por medio de las redes sociales y a través de LA DISCUSIÓN, los afectados han mostrado su malestar por lo que tienen que vivir a diario y comentan sobre el temor que sienten por los posibles actos de delincuencia del que podrían ser víctimas.

¿Cuáles serían las verdaderas razones de las fallas en el alumbrado público del centro de Chillán? LA DISCUSIÓN conversó con especialistas en temas de distribución eléctrica y luminotecnia, y plantearon una serie de teorías que responderían el porqué del problema.

Calidad
“Podría ser que la electrónica de la luminaria requiera un nivel de voltaje de entrada que no esté muy alejado de los 220 voltios. En la noche existe el mayor consumo de energía, por lo tanto los voltajes en el sistema tiende a disminuir, lo que evitaría que se enciendan las luces”, opina Luis García, doctor en electricidad y especialista en eficiencia energética.

García, quien es jefe de carrera de Ingeniería Civil Eléctrica de la Universidad de Concepción (UdeC), aclara que en la medida de que se vayan apagando los consumos, por ejemplo los domiciliarios, permitiría que el voltaje aumente y en consecuencia las luminarias se encenderían con el voltaje mínimo que requiere.

“Hoy en día la mayoría de las luminarias Led tienen superado ese problema, pero podría serlo dependiendo de la calidad de la luminaria adquirida y la calidad de la red eléctrica a la cual están conectadas. Una segunda razón asociada podrían ser las fotoceldas que permite energizar a todo el circuito de alumbrado y que podría estar deficiente, haciendo que el circuito no detecte como “oscuro” un nivel lumínico mucho más bajo que lo normal y por lo tanto recién se activa cuando ya está totalmente oscura la zona donde se encuentra instalada”, sentencia el académico.

Eduardo Mora, docente de luminotecnia de Inacap Chillán, concluye que el problema podría deberse al material eléctrico inadecuado con el que estarían funcionando las luminarias.

“Desconozco si se hizo o no el cambio de las cajas eléctricas donde van los controles, que es donde se genera el encendido de los focos. De no haberse hecho cuando se reemplazó las luminarias a sodio, podría estar causando las fallas”, apunta Eduardo Mora. 

A juicio de Michael Fernández, jefe de la carrera de Electricidad de Inacap Chillán, el hecho de que un municipio se embarque en la utilización del sistema a Led para la iluminación pública, debería ir más allá del simple reemplazo de focos.

“Cuando se ejecutan estos proyectos, los estudios previos de factibilidad que tienen que hacerse entregan las características y condiciones técnicas que necesitan las luminarias para que funcionen bien. También es importante que el personal municipal encargado de la mantención tenga conocimiento sobre esta tecnología nueva, y así anticiparse a las fallas”, señala.

Automáticos
Desde el municipio de Chillán explicaron que tras la instalación de las luminarias Led en el centro de la ciudad, el siguiente paso fue pedir la rebaja de potencia para así hacer efectivo el ahorro, solicitud que se hizo el 1-3-2016. A raíz de ello, la empresa procedió al cambio de los automáticos de las cajas centrales, proceso que trae este tipo de inconvenientes y que está siendo subsanado, recalcan.

Llaman a vecinos a denunciar el mal servicio ante la Superintendencia de Electricidad

El presidente de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), Hernán Calderón, comentó a LA DISCUSIÓN que la mala prestación del servicio de alumbrado público que se está viviendo en el centro de Chillán ameritaría que los habitantes de la zona afectada denunciaran formalmente sobre el problema ante el órgano regulador.

“Lo primero que tienen que hacer los vecinos de Chillán es hacer el reclamo pertinente a la Superintedencia de Electricidad y Combustibles (SEC), que es el organismo que fiscaliza y sanciona a las empresas que prestan el servicio. Mientras más personas se sumen será mejor, porque se convierte en un tema colectivo”, señaló.

Calderón precisó que con la denuncia la SEC se encargaría de investigar las causas de las fallas, definiría las responsabilidades y, de ser el caso, establecería las multas correspondientes.

Sobre si existiría la posibilidad de que los vecinos que viven en la zona de las cuatro avenidas, y que pagan dentro de la cuenta de las contribuciones el servicio de alumbrado público, reciban una compensación por las noches en que las luminarias están apagadas o no funcionan bien, Calderón aseguró que todo dependerá de lo que arroje la investigación de la SEC y del interés de la administración comunal.

“Las fallas están ocurriendo en el espacio público, no al interior de las casas y es la municipalidad la que tiene el contrato de servicios con la empresa eléctrica. Dependiendo de las responsabilidades que se puedan establecer, la municipalidad incluso podría gestionar compensaciones con la empresa”, sostuvo Calderón.

Legislación
El abogado chillanejo Gonzalo Acuña Mora afirma que si bien existe una jurisprudencia referida a los casos de accidentes peatonales a causa de veredas en mal estado, advierte no conocer hechos en donde personas hayan presentado denuncias por daños personales derivados a la falta de iluminación.

“En su momento el municipio de Chillán se ha visto obligado a indemnizar a las personas que se han caído por las baldosas rotas, pero ahora último la justicia está analizando más los hechos presentados. Ahora si se da el caso de que una persona sufra una caída durante la noche en una calle en donde las luminarias están apagadas, la justicia podría tomar esto como agravante, porque es responsabilidad del municipio que el servicio de alumbrado público funcione correctamente”, recalcó.