Seremi de Salud lanzó su "Campaña Agrícola 2018"

En el Fundo Santa Teresa de la comuna de San Carlos se realizó el lanzamiento de la Campaña Agrícola 2018 por parte de la SEREMI de Salud del Bío Bío. Ello, en el contexto del aumento del trabajo temporal en esa área productiva durante esta época en Ñuble.

Mauricio Careaga, seremi de Salud, sostuvo que esa cartera cumple un rol importante para contribuir a mejorar las condiciones laborales y reducir la morbimortalidad asociada a la salud de los trabajadores (as) agrícolas quienes se encuentran expuestos a varias condiciones de riesgos: accidentes del trabajo fatales o graves; enfermedades profesionales; exposición a radiación UV de origen solar, a plaguicidas de uso doméstico e industrial; además de riesgos de trastorno músculo esqueléticos.

A ello se suma que muchos de los trabajadores (as) son inmigrantes que requieren conocer recomendaciones de salud, información que fue entregada por el seremi Careaga y funcionarios de la Unidad de Salud Ocupacional, en un formato escrito en el dialecto originario las personas extranjeras, principalmente haitianos.

“Nuestra folletería de advertencia para los trabajadores, y especialmente para los haitianos que se están integrando, viene en créole, vale decir, en su idioma nativo, para que puedan tener conciencia de lo que el Estado chileno exige para proteger a quienes trabajan al aire libre y bajo el sol. Estas campañas buscan mantener informados, durante todo el año, a los trabajadores (as) de este rubro respecto a sus derechos en materia de salud laboral y prevención de accidentes profesionales”, explicó Careaga.

“Estamos agradecidos que podamos leer en nuestro idioma esta información, porque así podemos seguir trabajando más tranquilos y con buena información”, dijo Wilguens Peignan.

“A raíz de los riesgos, se ha enfatizado en la fiscalización de los diferentes protocolos, especialmente en esta época estival, el cumplimiento del D.S 158/2015, y reglamento sobre condiciones para la seguridad sanitaria de las personas en la aplicación terrestre de plaguicidas agrícolas, y el cumplimiento del Decreto N° 97 sobre la radiación UV de origen solar”, explicó Careaga, agregando que la Política de Salud y Seguridad del trabajo incluye principios de fiscalización tales como el derecho fundamental del respeto a la vida e integridad física y psíquica; enfoque preventivo; actuación coordinada para la regulación, control y fiscalización; y responsabilidad del empleador en la gestión de los riesgos.

En la Región del Biobío, en el ámbito de la vigilancia de uso de plaguicidas de uso sanitario y doméstico, durante el año 2017 se realizaron 31 fiscalizaciones y 27 sumarios con un nuevo sistema móvil, enfocándose mayormente en la provincia de Ñuble por tener mayor cantidad de hortofrutícolas.

En Ñuble, a la fecha se han cursado tres sumarios, mientras que en 2017 se cursaron ocho sumarios, de un total de 18 fiscalizaciones.


“Es obligación del empleador informar de los riesgos de los plaguicidas, además de entregar los elementos de protección personal adecuados, también para evitar riesgos específicos de exposición al sol”, dijo Careaga.

En este punto, desde septiembre a marzo de cada año, los trabajadores (as) se ven expuestos directamente a la radiación UV de, por lo que las empresas según la Ley (DS 97/2010 y la Ley 20.096/2006) sobre exposición a radiación y la disminución de la capa de ozono, deben extremar los cuidados y uso elementos protectores tales como: filtro solar, gorros, cubre cuellos, ropa adecuada, gafas oscuras y evitar las exposiciones directas al sol entre las 10:00 a 16:00 horas. Esta situación se agrava en los trabajadores (as) que laboran a la intemperie.

El Ministerio de Salud cuenta con una guía técnica “Radiación Ultravioleta de origen solar”/2011, la que entrega las directrices orientadoras tanto para la identificación, evaluación y cuantificación del riesgo de la radiación UV de origen solar, como las medidas de control ingenieriles, administrativas y de elementos de protección personal implementadas por los empleadores en conjunto con los organismos administradores, Todo lo mencionado anteriormente con la finalidad de aumentar la población trabajadora bajo control, quienes pueden desarrollar lesiones o alteraciones, principalmente en ojos y piel, que van de quemaduras solares queratitis actínica y alteraciones de la respuesta inmune hasta fotoenvejecimiento, tumores malignos de piel y cataratas a nivel ocular.

La Guía Técnica es de carácter obligatorio para los Organismos Administradores de la ley 16.744/68 y las empresas, correspondiendo a la Autoridad Sanitaria y la Inspección del Trabajo fiscalizar su cumplimiento.

La fiscalización corresponde a verificar in situ los siguientes aspectos:

Contar con el programa teórico práctico de Radiación Ultravioleta. Mantengan la pizarra UV al día (Dirección Meteorológica de Chile). Nómina de trabajadores expuestos. Medidas que toma la empresa respecto a esto (ingenieril, administrativas y Entrega de Epp). Registro de entrega de Elementos y Bloqueador. Registro de las capacitaciones realizadas de acuerdo a guía técnica de radiación ultravioleta.