San Fabián anhela museo en honor a Nicanor

Una velatón con cantautores y poetas de la zona se realizó en la plaza de San Fabián de Alico, como homenaje a la partida del antipoeta que nació en la comuna hace 103 años. Su escultura de madera ubicada en la plaza, confeccionada por un artesano local e inaugurada en 2016, es uno de los pocos símbolos que recuerdan el paso de Parra por la localidad. 

Los habitantes de la comuna lamentaron su partida, recordando su última visita en 1996, cuando fue declarado hijo ilustre, y en conjunto con el alcalde, Claudio Almuna, plantearon la necesidad de tener un museo “que rescate la vida de los Parra en San Fabián”.

“Lo que nosotros hemos planteado al ministro Ottone es la necesidad de que San Fabián cuente con un museo. Es una deuda que esperamos que el próximo Gobierno pueda desarrollar”, manifestó Almuna. 

El sitio que esperan pueda albergar un futuro centro cultural es el sector de Las Guardias, donde estaba la casa en que vivió Parra junto su familia y donde aún permanece el guindo que plantó su padre.

“Es necesario un visión desde el Gobierno que esté a cargo del país, que nos permita primero expropiar, ya que como municipalidad, con la situación económica que tenemos, no podemos. Se deberían rescatar estas propiedades que son privadas (...) Esperamos que el Ministerio de Cultura tenga un apoyo para esta comuna, en la que no existe una infraestructura para la cultura”, enfatizó el alcalde. 

Vecinos destacan el legado de Nicanor 
La comunidad, que festejaba todos los cumpleaños del antipoeta leyendo sus poemas en la plaza, lamentó su partida. 

“Lo recibimos con una profunda tristeza, ya que él fue muy generoso al haber sido nuestro hijo ilustre en 1996 y compartir con todos los habitantes de la comuna”, recuerda María Espinoza, empresaria turística de San Fabián. 

“Cuando se celebraba su  cumpleaños acá, él se hacía presente y leía sus poemas. Es una persona de gran experiencia en la literatura, que se notaba que era muy cercano a la gente”, afirma Patricio Concha, quien además asegura que su abuela es familiar lejana de los Parra. 

Chillán siempre en su memoria 
Su sobrina, la folclorista Clarita Parra, hija de su hermano “Lalo”, asegura que Nicanor recordó hasta sus últimos años de vida la época en que vivió en Chillán. 

“Podía recorrer el mundo, pero su cuna, sus calles, su mercado, cómo cantaban en las plazas, no lo olvidó jamás”, relató Clarita. 

Aseguró que la unidad de la familia estaba dada por las memorias que compartieron en la capital de Ñuble. 

“Cada uno de adulto, aunque eran muy unidos, llevaban su vida, pero donde estaba la mayor unidad era en Chillán, cuando eran pequeños, allá estaba la abuela Clara, el abuelo Nicanor Parra Parra. Es allí donde tienen todas sus vivencias y sus creaciones”.

Clarita destacó que el legado de su tío es único en el país. “Él cambió la poesía de nuestro país. Estábamos acostumbrados a Gabriela Mistral, Neruda, cuando él entra haciendo la antipoesía, con su ironía. Deja un legado mayor no haciendo los mismo que hacen todos, diciendo por ejemplo de Estados Unidos, que es un país donde la libertad es una estatua”, comentó.