Scouts de Chillán se capacitaron en prevención de Hantavirus

Una capacitación en prevención de virus Hanta realizó la Unidad de Epidemiología de La Delegación Ñuble SEREMI de Salud, a integrantes del Grupo de Guías y Scouts Terranova de Chillán La jornada además incluyó la participación de apoderados, dirigentes sociales y guiadoras. 

Marcelo Fernández, encargado de Epidemiología de la Autoridad Sanitaria local, precisó que los jóvenes conocieron las acciones preventivas a desarrollar cuando desarrollen los denominados campamentos de verano, frecuentemente realizados en sectores precordilleranos de Ñuble. 

“La actividad se enmarcó dentro del trabajo que realiza la Mesa Intersectorial de Prevención de Hantavirus que lidera la SEREMI de Salud y que integran varias instituciones. En los particular, se entregaron conocimientos básicos que los scouts pueden ejecutar cuando estén en lugares de riesgo de contagio, además de identificar los síntomas para una consulta oportuna en un centros asistencial”, afirmó Fernández, agregando que se entregó material escrito y se exhibió un video testimonial de un sobreviviente de esa enfermedad infecciosa aguda, potencialmente mortal, y que la porta el ratón silvestre de "cola larga”. 

“Se trató de una excelente charla en la cual pudimos conocer de primera fuente los resguardos y cuidados a adoptar cuando próximamente estemos en un campamento en el sector El Rosal, en la comuna de Pinto”, dijo Ignacio Cartes, encargado del grupo, cuya capacitación se realizó en la Capilla Santa Ana de Chillán en un comunicado de prensa.

A los scouts y veraneantes se les insta a elegir campings habilitados, limpios y libres de matorrales y pastizales, además de usar carpas con piso, cierre y sin agujeros.

“No hay que dejar ollas o utensilios al alcance de los ratones, y hay que guardar los alimentos en envases resistentes con tapa. El llamado en los sectores cordilleranos y de la costa interior es a caminar solo por senderos habilitados”, recomendó Bravo.

En los campings, también hay que mantener la basura en recipientes cerrados y, si es necesario, enterrarla a una profundidad superior a los 50 centímetros; no recolectar frutos silvestres que crecen a ras de suelo, arbustos bajos o frutos caídos, recolectar leña en lugares ventilados, no usar establos o bodegas como refugio, entre otras acciones preventivas.

En 2017 se registraron ocho casos en la nueva Región de Ñuble, ninguno de ellos, letal.