Sólo dos balnearios autorizados tiene Ñuble

Un deceso a causa de asfixia por inmersión se ha registrado en lo que va del año en la Región de Ñuble. Se trata del menor de nueve años que la semana pasada se encontraba visitando la zona con su familia en el sector del Puente Ñuble y que entró a bañarse al río en compañía de adultos. Sin embargo, la traicionera corriente del río lo mantuvo desaparecido por dos horas y media, antes de que los equipos de bomberos y carabineros pudieran encontrar su cuerpo.

Sólo dos autorizados

En Ñuble, cada año se reitera la precaución que debe mantenerse para acceder a balnearios seguros para el nado, los que solo suman dos en la nueva región; la Laguna Avendaño en Quillón y el Balneario Municipal de Chillán, camino a Las Mariposas.

Si bien en la zona hay muchos lugares que tradicionalmente se consideran balnearios y que son visitados por miles de ñublensinos, la mayoría de ellos ni siquiera cuenta con las condiciones de seguridad necesarias para el baño. 

Sobre este tipo de lugares no existe información oficial detallada, no obstante de acuerdo a estimaciones de carabineros, en Ñuble hay por lo menos unos cien “balnearios” en ríos, lagunas, piscinas y campings que no cuentan con autorización oficial para entregar este servicio de manera óptima, como salvavidas, agua potable, zonas de descanso y evacuación y otros.

Desde la Gobernación Marítima, explican que solo tienen jurisdicción sobre el borde costero y ríos y lagos navegables, y no de las lagunas u otros cuerpos de agua más pequeños que en Ñuble son utilizados como balnearios.

Pese a eso, y con la fuerza de la tradición como principal explicación, basta con pasar por el Puente Ñuble, el Cato, los camping de San Fabián, el Tranque Coihueco, el Puente El Diablo (Quilmo) o algunos ríos que desembocan en el mar en Cobquecura para notar una masiva presencia de adultos y niños en traje de baño dándole batalla al calor ñublensino, el que sin mucho esfuerzo puede sobrepasar los 35 grados.

Ni Coihueco, ni Cobquecura

Un ejemplo emblemático es el conocido Embalse Coihueco. La autoridad marítima advierte que nunca desde Coihueco se ha solicitado la presencia de la Gobernación Marítima en el Tranque, lo que deja este lugar como no apto para el baño, sin embargo es popularmente visitado e incluso se practican deportes acuáticos con vehículos motorizados en él. 

También informaron que en su jurisdicción -que en la práctica se limita a las playas de Cobquecura, Coelemu y Trehuaco- no se han registrado muertes por inmersión este año ni tampoco el pasado. En todo caso, la gobernación Marítima aclara que no existe en la nueva región ninguna playa apta para el baño, incluidas las de las comunas costeras que se extienden por aproximadamente 80 kilómetros.

También Carabineros mantiene sus campañas preventivas y recomienda no ingresar a ríos o lagunas, puesto que el peligro es real y una inmersión requiere de asistencia inmediata. Por el contrario, sugieren utilizar balnearios con piscinas que cuenten con salvavidas.

Entre inversiones y campañas 

El experto en prevención de riesgos y ex vicesuperintendente de Bomberos de Chillán, Pablo Pinto Ham, estima que no más de un 20% de los bañistas de la zona acude a lugares habilitados para nadar como balnearios o piscinas. Por eso, para el experto en rescate “no se puede hacer una campaña preventiva una semana o un mes antes del verano, eso no sirve. Esto es un problema cultural que se debe trabajar desde la época escolar, porque la gente no toma en serio las campañas ni las señaléticas, ya que se mueve más por costumbre”. 

Conscientes de esto, en el municipio de Quillón han invertido en una serie de medidas, como la contratación de una empresa que provee de salvavidas para toda la Laguna Avendaño, además, contrató como inspectores a personal de Bomberos, quienes se capacitaron para hacer un grupo Gersa de rescate acuático. Ellos patrullan constantemente el balneario y han establecido horarios para las lanchas, el canotaje, los veleros y botes. Además, cuentan con boyas para definir los límites aptos para el nado e incluso eliminaron a quienes venden comida sin certificación, porque una indigestión también puede ser causa de inmersión. 

Realidades diferentes 

Desde el municipio explican que el balneario de la Laguna Avendaño es regulado por una ordenanza municipal, cuya observancia es fiscalizada por inspectores. El inicio y término de la temporada, el acceso habilitado como balneario inclusivo, el uso de los espacios públicos, el arriendo de los juegos de agua, los kioscos que funcionan, todo eso es materia de la administración municipal, con una ordenanza respectiva.

Aquí se inscriben también los horarios en los que se puede pasear en lancha o motos de agua. “Para estos vehículos de uso recreativo, son sus usuarios quienes deben hacerse cargo de mantener toda la documentación al día, puesto que como los autos, requieren de una licencia para ser conducidos y un permiso para poder circular, los que son entregados por la autoridad marítima, no por nosotros”, aclaran desde la unidad de comunicaciones del gobierno comunal.

En tanto, en la municipalidad de Pinto que posee una gran cantidad de campings y piscinas de uso público, señalan que “nosotros entregamos permisos de camping o zona de pinic, de modo que nadie se promociona como balneario, sino que como camping. La autorización de los balnearios no son de potestad municipal, nosotros autorizamos el giro comercial que saca el particular, pero no podemos saber si va a permitir el baño, eso no lo regulamos nosotros”, precisan en la casa consistorial. 

Desde la Onemi , en tanto, apuntan a que le han pedido a cada municipio de la región que siga instalando señaléticas en los lugares no aptos para el baño y apelando a quienes han emprendido con balnearios en la provincia para que hagan un esfuerzo y contraten salvavidas.