Entregan títulos para cinco torres en Schleyer

El 14 septiembre 1929 se produjo la donación de los terrenos por parte  de Juan Schleyer.

El Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) confirmó hoy que construirá el conjunto de departamentos, en cinco edificios,  en los terrenos que quedan del ex Parque Schleyer.

La directora regional de la entidad, María Luz Gajardo, informó los proyectos habitacionales que serán ejecutados en la región en el mediano plazo, entre los cuales está el controversial plan residencial. 

Gajardo afirmó que en la actualidad, y dado el avance de la iniciativa, no existen opciones para que el proyecto de departamentos sea trasladado a otro sector de la ciudad.

“A esta altura eso es muy difícil, pues tenemos un proyecto aprobado, hay estudios de suelo de por medio y el traslado de una construcción de un sitio a otro es imposible pues significaría hacer nuevos estudios”, recalcó la directora regional de la entidad dependiente del Ministerio de Vivienda (Minvu).

Los edificios de departamentos serán levantados en un terreno que en el pasado fue de la Municipalidad de Chillán (donado por Juan Schleyer para un parque que nunca se hizo), hasta que la entidad edilicia lo permutó  con el Serviu a cambio de la propiedad del edificio municipal.

En el lugar antes existió un predio de nueve hectáreas, que fue donado el año 1929 para que fuera construida una gran área verde. Después del terremoto de 1939 las administraciones edilicias de la ciudad lotearon y traspasaron terrenos a privados, surgiendo viviendas, transferencias y entregas en comodato a diversos organismo.

Tras el anuncio de la directora del Serviu, la descendiente del benefactor local Juan Schleyer, Sonia Jungjohann, lamentó la decisión que termina de manera definitiva con el sueño de su antepasado de dotar a la ciudad de Chillán de un parque urbano.

La profesional comentó que tienen “todo en contra; se ha actuado de manera ilógica,  de forma oportunista, pero nosotros queremos ir con razones, con lógica, valores y principios. Aún estoy con la garganta amarga. Pensé que iba a primar la cordura”.

Demanda
Ante una situación que califica de irregular, insistió en que  no les queda como familia otra alternativa como es la judicial,  para lo cual siguen recabando antecedentes jurídicos que sustenten su tesis.

La familia recordó que en el contrato de traspaso de terrenos del año 1929 se incluyó una cláusula que resguardaba a los donantes en caso de que el municipio no cumpliese con lo dispuesto. Si no se respetaba el acuerdo firmado entre las partes, de hacer un parque en los terrenos, las autoridades tenían la obligación de restituir las tierras.

“La donación se hace con la condición de que la municipalidad no podrá vender ni enajenar el predio materia de este acuerdo y que deberá destinarlo exclusivamente a la formación de un parque natural que tendrá la denominación acordada”, se lee en el documento original.

Frente a este panorama, donde no se cumplieron los preceptos que guiaron la donación, la familia de Juan Schleyer sigue adelante con la demanda que busca reparaciones económicas.

Los abogados de la familia han trabajado silenciosamente en el tema, recabando los antecedentes disponibles desde que se produjera el traspaso el año 1929, siguiendo con las sucesivos traspasos de terrenos a particulares e instituciones hasta llegar al escenario actual.

El tema incluso forma parte de un libro que prepara la profesional, donde cuenta la historia familiar, sus profundos lazos con Chillán, la donación de Juan Schleyer y la desnaturalización de la cesión original y sus nueve hectáreas de campos e incluso acciones de agua.

Futuros residentes
En el caso de los futuros residentes de los edificios de departamentos, la satisfacción era evidente, pues lograrán acceder a una vivienda después de más de 20 años de espera en algunos casos.

La dirigente del grupo, Maritza Flores, planteó que “damos fin a tantos años de espera y de dolor”. 

Agregó  que la noticia le fue entregada personalmente por la directora regional del Serviu, quien incluso les hizo llegar los certificados que atestiguan que son beneficiarios de los títulos de dominio.

El conjunto de edificios estará conformado por cinco torres cuyo plan fue autorizado por la Municipalidad de Chillan en abril de 2017. En los edificios residirán 100 familias.

Los bloques estarán al frente de los actuales edificios Schleyer y junto al Cesfam Isabel Riquelme, a un costado de un terreno baldío que es la última porción del ex Parque Schleyer que queda en manos del municipio chillanejo.

Maritza Flores estima que los edificios podrían ser entregados a sus propietarios antes de la fecha estipulada por el Serviu, de 18 meses. “Que las familias de Schleyer no se preocupen, a los edificios llegará gente buena”, recalcó.