Conaf aumentó este año sus recursos para el combate de incendios

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

Altas temperaturas y fuertes vientos son condiciones que facilitan la propagación rápida los incendios forestales, lo que quedó demostrado el año pasado cuando se consumieron 27 mil hectáreas en Ñuble.

Hoy la realidad es distinta, ya que la superficie afectada por el fuego es menor que en 2017, debido a que las condiciones climáticas han sido más moderadas y además porque las instituciones han aumentado sus recursos para el control de los siniestros.

Así lo reconoce Francisco Castillo, jefe provincial de Conaf, quien señaló que ésto se ve reflejado en las cifras de ocurrencia de incendio y de hectáreas quemadas, que disminuyeron en un 30% y cerca de un 50 por ciento respectivamente,  en lo que va del año.

“Las condiciones climáticas de este año han sido bastante más moderadas y favorables para el control de incendios forestales. No hemos tenido las condiciones tan extremas como las que hubo el año pasado en que llegamos a registrar 45 grados en Bulnes y, además, con harto viento”, declaró.

A un año de los mega incendios

Un año ha pasado desde los incendios múltiples que afectaron no solo a Ñuble, sino que a todo el país, los que fueron considerados lo de mayor magnitud del último tiempo.

En la región, el 2017 se mantenían activos simultáneamente hasta 38 incendios forestales, lo que significó un gran desafío para todas las autoridades.El saldo de superficie quemada para Ñuble fueron más de 27 mil hectáreas.

La tragedia obligó a decretar Alerta Amarilla y Roja en diversas comunas del territorio, incluso, a nivel nacional se decretó Estado de Emergencia y Catástrofe.

Estas circunstancias obligaron a contar conun intenso despliege operativo. Se contó con el apoyo de diversos países que enviaron brigadas, equipos aéreos, terrestres e implementos para los bomberos y las localidades azotadas por la catástrofe.

Allí destacó la presencia de “El Luchín” y “El Supertanker”, como se apodó a las naves aéreas que desde Rusia y Estados Unidos, respectivamente, vinieron a colaborar. El paso de ambas no pasó inadvertido para los ñublensinos ni en las redes sociales.

Tras lo sucedido, las instituciones reforzaron sus servicios de combate al fuego, aumentando la capacidad de respuesta ante las emergencias.

“Tenemos un ingreso escalado de recursos, tanto materiales como humanos. Y efectivamente hay un aumento de un 50% en la fuerza del combate, que esta contratado y en operaciones. Y en cuanto a los recursos mecánicos y aéreos, también aumentaron y están disponibles para operación”, señaló Castillo.

El desafío actual

El jefe provincial de Conaf sostiene que el principal desafío es potenciar la prevención en la población sobre el uso irresponsable del fuego.

“Como país hay que avanzar muy fuertemente en la prevención. (…) para reducir el riesgo en aquellos lugares donde hay mucha perseverancia de incedios forestales, allí se tiene mucho que hacer y tomar conciencia para reducir el uso del fuego, negligencia y la causalidad de inicio del incendio”, dice Castillo.

Agrega que “hay sectores en los que hay mucho combustible disponible y baja ocurrencia de incendio, pero una vez que ocurren pueden ocasionar grandes daños. Ahí hay que hacer acciones de prevencion dirigidas a reducir el peligro y hacer acciones que permitan llevar un control más fácil de los incendios y de proteger en forma previa la comunidades que puedan ser afectadas”.