Termina fase clave del Plan Regulador Intercomunal

Este viernes culmina oficialmente una etapa clave del proceso de elaboración del Plan Regulador Intercomunal Chillán-Chillán Viejo (Prich), como es la consulta ciudadana,  que proveerá de información relevante a la empresa a cargo del instrumento de planificación.

El seremi de Vivienda y Urbanismo, Jaime Arévalo, informó que una vez se cierre el período de consulta, se realizará un conteo y sistematización de todo lo ingresado respecto a las encuestas y participación, lo que formará parte del estudio y quedará consignado en el respectivo informe de participación de la empresa consultora Urbe Diseño y Gestión Urbana Ltda.

La autoridad agregó que “el objetivo de la consulta fue abrir una plataforma a toda la comunidad para conocer y opinar sobre el plan. Esta primera instancia fue completamente abierta, al igual como el primer Taller de Participación realizado en octubre del 2017, donde todas las personas pudieron conocer y plantear sus inquietudes respecto al instrumento de planificación”. 

Arévalo recalcó que esta plataforma, junto con las entrevistas a personajes claves de la zona, “han aportado información valiosa para comprender los actuales desafíos del territorio y el escenario que enfrentará el nuevo Plan Regulador Intercomunal”.

La autoridad subrayó que en la segunda etapa que se encuentra actualmente en desarrollo se elaborará un diagnóstico en base a la información recopilada en los  buzones participativos instalados en municipios, encuestas online, el primer Taller de Participación Ampliada, entrevistas a actores claves del territorio, a lo que se suma todo el material recopilado por la consultora a la fecha. 

En el diagnóstico en desarrollo, apuntó, “se deberá dar cuenta de cuáles son los aspectos y elementos del actual Prich que deben ser mejorados, reemplazados o complementados y cuáles son de mayor importancia para la ciudadanía”. 

Con toda la información que se recolecte se realizará un Segundo Taller Participativo durante el mes de marzo, al que asistirán los principales representantes de la comunidad con el objetivo de exponerles y dialogar sobre los resultados del diagnóstico y las necesidades a las que debe responder el nuevo plan.

El principal objetivo del nuevo documento es actualizar y poner en regla la normativa del plan, la cual se ha ido desactualizando desde que fuera aprobado el anterior que data del año 2007.

Durante el proceso de elaboración del Prich, que estará concluido el año 2019, están consideradas actividades de participación ciudadana, las que se irán generando de manera organizada.

La idea es trabajar con los municipios y con representantes de la ciudadanía relacionados con cada una de las temáticas del plan, los que formarán un Comité Ciudadano de Participación  que será convocado permanente para consultar y validar los avances. Además, existirán otras instancias de difusión y participación que serán informadas de forma oportunamente a la comunidad.

El alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, comentó que el principal objetivo del Prich es “actualizar este importante instrumento de planificación, herramienta esencial para el desarrollo de la intercomuna y que ya tiene una década de vigencia, lo que hace necesario acomodarlo a las necesidades actuales de Chillán y Chillán Viejo”.

Agregó que entre los objetivos que se buscan aparece adecuar el nuevo Prich a las normas y reglamentos actuales; adecuarlo a las necesidades actuales y futuras del desarrollo intercomunal y analizar sus zonas de extensión urbanas, la clasificación de la red vial, definición de áreas de riesgo intercomunal, las áreas protegidas y patrimoniales, usos de suelo para la aplicación de permisos de construcción en zonas rurales, entre otros.

En tanto el alcalde de Chillán Viejo, Felipe Aylwin, resaltó que el Plan Regulador Intercomunal busca regular los usos de suelo que permitan un crecimiento armónico entre las distintas actividades que se desarrollan en el territorio de la intercomuna.

Aylwin comentó que “este plan tiene un desafío concreto dada la conformación de un nuevo territorio administrativo regional: plantear una imagen objetivo que responda a los desafíos de ambas, entendiendo que conforman un sistema urbano complejo. En este contexto aún estamos a tiempo de anticiparnos a los conflictos y de valorar las oportunidades propias del desarrollo urbano en un escenario global, el cual nos demanda un desarrollo que responda en lo social, medioambiental y económico”.

Para Chillán Viejo se espera que este instrumento plantee directrices que propendan a un crecimiento acorde a las necesidades propias del territorio intercomunal, el cual rescate fortalezas y oportunidades y advierta las debilidades y amenazas.