¿Qué significa que el volcán Chillán esté bajo Alerta Amarilla?

El aumento durante los últimos días de la actividad sísmica en el volcán Chillán y la ampliación del radio de exclusión dictaminado por la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) ha causado cierta expectación por una eventual erupción volcánica.

Lo cierto es que el panorama está lejos de ser así ya que, como lo han reiterado las autoridades, el macizo se mantiene bajo una condición técnica de Alerta Amarilla, lo que quiere decir que el riesgo de que se produzca una actividad mayor se mide en semanas/meses.

Según detalla un informe del Servicio Nacional de Geología y Minería, se considera que un volcán está en Alerta Amarilla cuando “las variaciones en los niveles de parámetros derivados de la vigilancia indican que el volcán está por encima de su umbral base y que el proceso es inestable pudiendo evolucionar aún, aumentando o disminuyendo esos niveles”.

Lo anterior implica que, tal como ha sido el proceso del volcán Chillán, se pueden presentar fenómenos como enjambres sísmicos, emisión de cenizas, cambios morfológicos, ruidos, olores de gases volcánicos, entre otros.

De haber variaciones significativas en el desarrollo del proceso volcánico se decretaría una Alerta Naranja, la cual se mide en semanas/días y que responde a que el incremento tiene una alta probabilidad de evolucionar en un evento eruptivo de carácter explosivo o efusivo. Ocurrencia que significaría una amenaza limitada hacia la población e infraestructura existente.

Finalmente, de no existir una disminución se decretaría Alerta Roja, que habla de un “proceso eruptivo en proceso, cuyo clímax se puede alcanzar en solo horas. La fase eruptiva puede estar compuesta de varios episodios por lo que el tiempo de preparación y respuesta es muy corto”, detalla el informe de Sernageomin.

Esta última etapa es la que más de aleja de la realidad actual del volcán Chillán, que pese a estar con constantes pulsos eruptivos no ha presentado una actividad mayor que obligue un cambio en el tipo de alerta, tal como lo manifestó el gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles, quien tras un recorrido por el nuevo radio de exclusión señaló que " se determinó que es posible convivir con el complejo volcánico Nevados De Chillán pero con conocimiento de las medidas de prevención".