Show pirotécnico fue aplaudido por los chillanejos

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Victor Orellana

a las 20.23 horas la música bailable de La Nueva Prisma iniciaba los festejos de bienvenida al 2018, en el km 2,5 de la Panamericana Norte, hasta donde confluyeron ayer cerca de 35 mil personas para presenciar el espectáculo musical y pirotécnico que se ha convertido en toda una tradición en la capital de Ñuble, cada 1 de enero. 

Ayer no fue la excepción y desde muy temprano familias completas buscaban las mejores ubicaciones para no perderse de cerca el show de los fuegos artificiales que pusieron el broche de oro a las celebraciones. Si años atrás la misión era tomar una buena ubicación, ahora el desafío era doble: había que plasmar el momento pirotécnico con la mejor “selfie” que guardara el recuerdo en los celulares para compartirlo después en las redes sociales. 

“Hemos venido todos los años desde San Ignacio para recibir el Año Nuevo como corresponde. Este 2018 los fuegos artificiales estuvieron aún mejores que otros años”, dijo Lidia Candia, mientras intentaba capturar la mejor imagen. Antes de las descargas, Giolito y su Combo, una de las bandas que ha hecho bailar a todo Chile desde hace décadas, fueron los encargados de animar con sus clásicos de fiesta a los espectadores que  volvieron a corear las canciones con las que horas antes despedían el 2017, entre ellas, “Este muerto no lo cargo yo”, y otras fundamentales de repertorio twist, reggateon, rock latino, infantiles de los 80, y el infaltable “Chileno de Corazón”, y los himnos de Colo-Colo, y las universidades. 

Finalizada la música, pasó el Terrasur procedente de Santiago hacia Chillán y el animador Daniel “Palomo” Valenzuela iniciaba la cuenta regresiva para el inicio de lo que todos esperaban, algunos desde hacía varias horas. Y el espectáculo no defraudó. A las 22.25 partieron las primeras descargas de fuegos de artificio que lograron un mayor impacto sonoro y visual que años anteriores. Poco más de 20 minutos de luces en el cielo que la gente premió con un cerrado aplauso.