Críticas al FNDR y solicitud de escuela en Premios Municipales de Arte

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Victor Orellana

El Premio Municipal de Arte fue instaurado en 1954 como un reconocimiento a la creación, interpretación, difusión y desarrollo del arte y cultura, de personas o grupos, cuya obra sea relevante para la comuna de Chillán. 

Este jueves en el Teatro Municipal se realizó la ceremonia de entrega de los premios, que este año en Categoría Adulto recayó en Carmen Gloria Mella ($1 millón y medio en premio), docente desde hace 16 años de la Escuela de Cultura y Difusión Artística Claudio Arrau León. 

Precisamente en su alocución, Mella planteó la necesidad que tiene ese establecimiento de educación artística en mejorar y seguir ampliando su infraestructura: tiene una matrícula cercana a los 800 alumnos, pero hay otros 300 en lista de espera. 

“(...) Queda mucho por hacer. Necesitamos una nueva escuela artística, con una capacidad de verdad, ya no solo para nuestros niños chillanenses, sino también para los jóvenes de nuestra región. Necesitamos una Orquesta Sinfónica que llene el espacio de nuestro Teatro Municipal, también tenemos que generar nuestra propia Universidad de las Artes y tantos otros desafíos que debemos enfrentar juntos”, afirmó la destacada violinista. 

Witker y los FNDR 
El director del Taller Cultural Regional de la UBB, y creador de la Revista Quinchamalí, Alejandro Witker, sumó otro reconocimiento a su dilatada trayectoria: la Medalla Claudio Arrau León. ($2 millones). El historiador aprovechó la instancia para relativizar los aportes que el Gobierno Regional ha entregado a la cultura en los últimos 17 años. 

“(...) Casi todos saben que la Revista Quinchamalí ha logrado sobrevivir y llegar a 17 números, sin contar con el apoyo de las llamadas instituciones oficiales de Gobierno, encargadas de promover la cultura. Hemos consultado formalmente a quien corresponde en el Gobierno Regional cuánto dinero se ha asignado vía FNDR desde que se hacen estas asignaciones. La respuesta oficial es que desde 2005 a 2007 se entregaron mil millones cada año, pero como se vio que la cultura reclamaba más, desde 2007 a 2017 se han entregado dos mil millones cada año”, afirmó Witker. 

En total, $22 mil millones que a su juicio no tienen una justificada rendición de cuentas, ni tampoco representan una inversión tangible. Por el contrario, dijo, se financian algunos eventos de un impacto esporádico. Ejemplificó con las denominadas “Fiestas de la Tortilla”, que han recibido recursos gubernamentales en varias localidades de la Región del Bío Bío, las que han tenido por objetivo “hacer la tortilla más grande, lo que no genera un aporte real a la cultura”, afirmó. 

Nuevas generaciones
El pintor Felipe Quezada,  alumno de tercero medio del Colegio Coyam, se hizo acreedor del Premio Municipal de Arte en Categoría Joven ($750 mil), distinción que le costó “creer” que había logrado. Al término de la ceremonia proyectó lo que viene en su carrera artística. “Hablé con Freddy San Martín, profesor de Artes Visuales de la Escuela Artística y empiezo en marzo a asistir. Por otro lado, en mi colegio siempre se expusieron mis cuadros junto con los de otros pintores, pero ahora como proyecto de cuarto medio van a dedicar una exposición solo con mis pinturas. Por eso siento que la Escuela Artística me va ayudar a hacer más y mejores cuadros”, dijo. 

En tanto, el profesor Carlos René Ibacache (93) fue nombrado “Hijo Ilustre de Chillán”. “Me pareció extraordinario. Llegué cuando tenía cinco  años a Pinto, y estoy muy agradecido de mi ciudad”, afirmó acompañado de sus hijos y nietos.