RetroDiario | Vinay debuta con Otelo en el Teatro La Scala de Milán

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Archivo

Vinay cantó a inicios de los años 70 en concentraciones de Radomiro Tomic (DC) en la campaña presidencial. Fue jurado en Viña en 1974. 

“En este lugar estaba ubicada la casa natal del cantante lírico e Hijo Ilustre de Chillán, Ramón Vinay Sepúlveda”, dice una pequeña placa instalada en la pared externa de un almacén de calle Arturo Prat. 

A una cuadra de allí, por Maipón, una escultura le recuerda a los turistas que visitan las artesanías del Mercado que Vinay nació en la capital de Ñuble, el 31 de agosto de 1911. 

Se educó en Francia y sus primeros estudios musicales fueron en violín, con un profesor sueco. Como violinista, formó parte de la Orquesta del Conservatorio de París.

En 1929 emigró a México. En el país azteca comenzó sus estudios de canto con el profesor José Pierson, bajo cuya tutela desarrolló el registro de barítono. Debutó en 1931 con La Favorita, en el Teatro Nacional, actual Teatro Bellas Artes, en la capital Ciudad de México. En 1943, gracias al trabajo de preparación realizado junto a Guido Picco, Vinay debutó como tenor dramático en “Carmen”, obra en la cual interpretó a Don José. Al año siguiente hizo el papel de Otello en el teatro mexicano, el que le valió elogios de la audiencia nacional e internacional. Sería la primera vez que interpretaría ese rol, que sería el gran y principal papel de su vida. En 1945 debutó en Estados Unidos, Nueva York, en el City Center Opera, continuando en 1946 su carrera en el Metropolitan Opera House.

La Scala de Milán 

En ese teatro italiano Vinay debutó con Otello, un 26 de diciembre de 1947. Inauguró la temporada, pero también fue el comienzo de su popularidad mundial. 

No hay dudas que se trató de uno de los hitos más relevantes de su exitosa carrera, porque fue su salto a la fama planetaria. Sin olvidar su origen chillanejo, en cada escenario al que subió pidió que pusieran en el programa: “Tenor from Chillán, Chile”. La gira europea inicial con Otello, incluyó Verona, Londres y Salzburgo. Además, protagonizó la primera ópera que se transmitió en directo por televisión, desde el Metropolitan de Nueva York, para la apertura de la temporada de 1948. Ese mismo año, gracias a Otello, Vinay volvió a Chile. La sensibilidad y el cuidado que tenía en la interpretación sería lo que más sorprendería al público nacional y a los críticos de ópera. Quienes tuvieron la oportunidad de apreciar el canto lírico del tenor, recuerdan que tras su actuación, visitó las ramadas del Parque O’Higgins, en Santiago. Bebió y cantó hasta altas horas de la madrugada.

Su última actuación la hizo en el Municipal de Santiago en 1969. Colaboró como director escénico y director de dicho teatro hasta 1972. Después de vivir en un castillo en Francia, pasó a España y, luego, tras morir Lushanya Mobley, su segunda esposa, fue internado en un hospital siquiátrico de EE.UU. Los hijos del primer matrimonio, sin embargo, se lo llevaron a México, donde murió el 4 de enero de 1996, en Puebla. Según sus deseos, sus restos fueron sepultados en Chillán.