Objetan trato directo para el Mundial Sub-17 y contratos a honorarios

La Contraloría Regional derivó a la Municipalidad de Chillán dos informes en los que realiza una serie de objeciones a temas sobre los cuales se han generado muchas discusiones en el último tiempo, los que se relacionan con la contratación de personal a honorarios y la forma en que la entidad edilicia colaboró para que se realizara el Mundial Sub-17 en Chile, donde Chillán fue una de las sedes.

Se trata de controversias  que han sido foco de cuestionamientos permanentes por parte de concejales, dado que en ambos casos se han derivado cuantiosos recursos municipales, respecto de los cuales no se ha entregado toda la información a los ediles.

Cuando se dio la posibilidad de que Chillán fuera sede del campeonato de fútbol en el que participaron 23 naciones, la municipalidad inició una serie de acciones con el fin de que Chillán fuera la mejor sede nacional, lo que incluyó inversiones del propio municipio.

Durante la etapa previa al Mundial, y en forma posterior, fue ampliamente criticada la cantidad de dinero que la municipalidad había gastado en el evento, más aún cuando con recursos de la ciudad fueron intervenidos recintos deportivos privados,  los que fueron usados como centros de entrenamiento.

Para garantizar aquello la municipalidad ejecutó el proyecto “Mantención canchas de Fútbol Mundial Sub-17” por un monto de $178.334.190, cifra que fue discutida, analizada y finalmente aprobada por el Concejo Municipal.

Con esos recursos fueron intervenidos los campos de juego del estadio Nelson Oyarzún, del complejo de Ñublense (cancha 1 y 4) ubicado en Paso Alejo, la cancha del Complejo Deportivo Copelec y del Complejo de la Universidad del Bío-Bío, Campus Fernando May.

Los trabajos fueron encargados por la municipalidad a la empresa Albatros, que entre otras actividades intervino el césped de los recintos deportivos, aplicó regulador de crecimiento, esparció sobre el pasto de una fina capa de sustrato que ayuda a emparejar la superficie y aporta nutrientes, sumó fertilización foliar y granular, pintura para demarcar canchas, aireación (agujerear el suelo rompiendo compactaciones superficiales y creando poros gruesos que aseguren la ventilación del suelo), aplicación de fungicidas y otras acciones.

Además en el campo del Estadio Nelson Oyarzún fue intervenido el sistema de drenaje, en especial del sector Pacífico, a través de la instalación de tuberías.

Ante esto la entidad contralora ordenó instruir un sumario interno, con el fin de aclarar el acuerdo por trato directo sin licitación pública de la municipalidad con la empresa Albatros, que se encargó de mejorar las canchas.

En el informe se consigna que la municipalidad inició un procedimiento disciplinario ordenado por aquella entidad de control el 11 de septiembre de 2015 “el cual al 15 de marzo de 2016 se encuentra en proceso, y atendido su estado se solicita adoptar las medidas que sean necesarias a objeto de agilizarlo ajustándose a los plazos de instrucción”.

Sobre el particular el concejal Víctor Sepúlveda manifestó que desde el año pasado que vienen solicitando antecedentes sobre los gastos efectuados por la municipalidad para el desarrollo del evento y hasta ahora no han sido entregados.

Agregó que incluso existe un informe pormenorizado sobre el desarrollo del evento y los beneficios para la ciudad, que debería haber sido expuesto a fines del año pasado pero que por diferentes causas fue pospuesto hasta ahora.

Juan López Cruz, en tanto, sostuvo que la municipalidad utilizó dineros de la ciudad con el fin de financiar el mejoramiento de campos privados, lo que no ha tenido beneficios directos para la comunidad local.

Agregó que si la municipalidad invirtió en centros deportivos de empresas, lo lógico hubiera sido que tales recintos estuvieran abiertos a la población local.

Además, la Contraloría Regional  solicitó al gobierno comunal que enviara los antecedentes que acrediten el proceso de postulación y selección como ciudad sede y estadio para la Copa de la FIFA. 

La entidad contralora precisó que “el municipio no acreditó documentalmente el proceso de postulación para ser sede de la Copa Mundial FIFA sub-17 Chile 2015, las bases que regularon dicho proceso” y otros antecedentes. 

Se reportó además que la municipalidad informó que los documentos solicitados, esto es, “las bases que regularon el mentado proceso y la notificación de elección de Chillán como ciudad sede, no han sido encontrados” y no existían copias de ellos en el municipio.

Cuestionan honorarios
Además Contraloría desarrolló una auditoría a las contrataciones de honorarios desplegadas por la entidad edilicia, poniendo de relieve algunas falencias que deben ser remediadas. Sobre el tema igualmente se han presentado cuestionamientos asociados a la eventual contratación excesiva de personal en año electoral.

El texto que llegó al municipio corresponde a un seguimiento a las observaciones que habían sido detectadas por el órgano de control regional previamente. 

Adicionalmente, ese documento contiene antecedentes de respaldo que fueron obtenidos por verificaciones en  terreno, pues la municipalidad no derivó los informes solicitados.

Contraloría había detectado que 35 decretos alcaldicios que aprueban contratos a honorarios “no fueron remitidos a esta sede regional para su registro, infringiendo el dictamen Nº 33.701 de 2014”. La observación se mantiene, pues los datos no fueron entregados.

Además, Contraloría registra que 19 contratos a honorarios carecían de los certificados de antecedentes y otros 35 no contaban con certificados de probidad.

Se suma a ello que 56 contratos a honorarios “se encuentran asociados a prestaciones no vinculadas con programas comunitarios, vulnerando con ello lo establecido en el clasificador presupuestario contemplado en el decreto Nº 854 del Ministerio de Hacienda.

A diciembre de 2015, según antecedentes municipales, existían 385 personas con contratos a honorarios. En este rubro existen “Honorarios a suma alzada”, “Prestación de servicios en programas comunitarios” y “Prestación de servicios”.

La ley dice que no se puede sobrepasar el 25% de un presupuesto municipal en remuneraciones. Para este año los sueldos serán del orden de los $7.347 millones en personal de planta, a contrata, a honorarios, guardias y dietas de concejales, las que representan el 29,7% del presupuesto municipal.