Hogar Teresa Toda se suma a cierre de Conin

Mayores costos y menos resultados implica trasladar atenciones a Concepción.

El cierre de la sede de Conin en Chillán, lo que ocurrirá el próximo 15 de diciembre, puso de manifiesto la necesidad que tiene la nueva Región de Ñuble de contar con sedes regionales para instituciones que prestan atención social.

La sede en Chillán, que ha funcionado desde hace 32 años, trasladará a los 11 menores que atiende actualmente a Concepción, medida que complica la atención adecuada de ellos y significa un costo adicional de tiempo y dinero para sus familias.

Las causas se explican por falta de recursos, ya que el Ministerio de Salud ya no dispondrá de los fondos necesarios para el funcionamiento de la sede en Chillán.

El diputado Carlos Abel Jarpa solicitó por escrito aclarar la medida y conocer las razones de ella. “Esto se debe aclarar desde el organismo central”, declaró a través de un comunicado, “no se puede tomar una decisión tan abrupta y no seguir los conductos regulares para su formalización”, agregó.

Y esta semana se supo que otra institución cierra sus puertas este mes: se trata del Hogar Teresa Toda, ubicado en Chillán Viejo, que actualmente acoge a 21 niños de entre 3 y 17 años, los cuales serán reubicados en otros centros, de acuerdo a lo informado por el equipo técnico de la institución.

Los profesionales, a través de una declaración enviada a LA DISCUSIÓN, aseguraron que “desde que cambiaron a la religiosa, que es la directora, se generaron conflictos que ahora resultarán en el cierre de la institución. Al cerrar el hogar los menores serán reubicados en nuevos hogares, sin embargo no conocemos el detalle de dónde irá cada uno”, manifestaron.

Terapia fuera de alcance
El debate se da paralelo al creciente interés de que se instale en Ñuble un centro de la Teletón, que evite a los padres de niños de Ñuble viajar a Concepción para atenderse. 

Claudia Quijada, madre de Emilio, quien asiste a la Teletón, asegura que “mi hijo tiene parálisis cerebral tetraparesia espástica severa. Yo en este momento estoy yendo a Teletón solamente a siquiatra y controles dentales, pero yo no puedo ir a terapia kinésica, porque no me puedo al niño, y en bus significa que de todas maneras yo tengo que ir con otra persona, lo que son cuatro pasajes en total, más las micros”.

Para ella “es imposible ir y en auto me sale muy caro porque solo el peaje salen ocho mil pesos, más la bencina”.

Claudia plantea que su hijo  “no puede rehabilitarse de otra forma si no es con kinesiólogo. Tengo isapre, pero no soy rica, si estuviera la Teletón aquí sería otra cosa, estaría más adelantado”.

Respecto de esta demanda, Teletón Concepción informó que instalarán en Chillán un centro de telerehabilitación para sus pacientes ñublensinos. Este se instalaría en el Cesfam Sol de Oriente.