Intensificarán fiscalizaciones a piscinas en Ñuble

Las altas temperaturas son sinónimo de piscinas y centros recreacionales que durante el verano reciben a miles de visitantes; además de los tradicionales paseos de fin de año.

En ese contexto, la autoridad sanitaria intensificará las fiscalizaciones y mensajes educativos para resguardar a la población que decida asistir a las piscinas.

Luis Rivera, delegado de la Seremi de Salud en Ñuble, explicó que las fiscalizaciones se realizan en el marco de las normas establecidas en el Reglamento de Piscinas de Uso Público, (Decreto Supremo 209 del año 2002), “el cual determina las condiciones mínimas de higiene y seguridad que deben cumplir estos recintos de esparcimiento”. En ese sentido, los aspectos principales  hacen  mención a la presentación general del establecimiento y las instalaciones sanitarias para el público: servicios higiénicos y camarines. Además debe existir idoneidad del personal de salvataje y primeros auxilios, sistemas de purificación y desinfección del   agua de las piletas y de consumo humano, además de sistemas de disposición de residuos y de disposición de aguas servidas.

Entre las piscinas de uso público se distinguen dos tipos; de uso público  general y las de uso público restringido, estas últimas son  aquellas que pertenecen  a hoteles y establecimientos similares, instituciones y condominios. Las de uso público general son las que permiten el acceso a todo público que cancela su entrada. “Ambas necesitan  autorización sanitaria para su funcionamiento. Cabe indicar que las piscinas particulares no requieren dicha autorización, ubicadas en residencias particulares. En tanto, las piscinas públicas de uso general están sujetas a vigilancia permanente, antes y durante su funcionamiento, así como las de uso público restringido”, explica Mario Jara, asesor de la Unidad de Saneamiento Básico de la autoridad sanitaria local.

Por ello, algunos de los aspectos fiscalizados son que los recintos cuenten con permiso sanitario, y características físicas de las piletas, tales como: marcas de profundidad, transparencia del agua, existencia de superficies antideslizantes, como también  calidad del agua, representada por la cantidad de cloro existente en ella.

“Además, es fundamental el rol que la propia ciudadanía tiene que asumir, siendo consiente de los riesgos a los cuales se expone cuando sobrepasa las medidas de seguridad a considerar para evitar accidentes”, agregó Rivera.

En Ñuble, en el período 2016-2017, se realizaron 45 fiscalizaciones con dos sumarios sanitarios, por incumplimientos a las normativas. Están autorizadas 26 piscinas de uso público general, y 37 de uso restringido. Dentro de las recomendaciones que entrega la Delegación Ñuble de la Seremi de Salud, están:

Exija que se cumplan las condiciones mínimas de higiene y seguridad. Siga las instrucciones de seguridad en los letreros instalados en las piscinas. Evite accidentes respetando las normas señaladas por la administración de la piscina. No deje de vigilar a sus niños en todo momento. Evite ingresar con mascotas a la piscina. En casos de emergencia avise de inmediato al personal encargado en el recinto. No se exponga al sol por periodos prolongados o sin proteger su piel. Si detecta problemas sanitarios, dé cuenta de ellos a Acción Sanitaria de la Seremi de Salud, de lunes a viernes, entre las 9:00 y las 13:00 hrs, en Purén 601.