Historia de bombero emocionó a Chile

“Sé que éste es un proceso largo, no es algo que va hacer de un mes a otro, pero con perseverancia y optimismo todo se puede lograr”. Esa frase refleja el entusiasmo que irradia Felipe Romero, bombero de Ñiquén que el verano pasado sufrió un accidente de tránsito cuando el camión aljibe que lo transportaba junto a otros voluntarios bomberiles, volcó en la ruta que conecta San Carlos con San Fabián de Alico. Iban a continuar combatiendo los incendios forestales que asolaron a la zona centro sur del país, pero el destino no lo quiso así e impuso la prueba más dura que le ha tocado enfrentar en su vida a Felipe. En el accidente falleció el ex comandante del Cuerpo de Bomberos de Ñiquén, Juan Bizama, amigo personal de Felipe, para quien sigue siendo “como un padre y quien me sigue dando la fuerza para seguir adelante”. 

En el volcamiento, una maniobra heroica de Bizama, evitó la muerte de Romero, quien sufrió lesiones que lo dejaron inmovilizado. Gracias a la Teletón recobró el movimiento en sus manos, pero aún no puede volver a caminar. Un desafío que puede cumplirse a fines de mes, luego que sea sometido a una intervención quirúrgica en su pierna derecha. 

Su historia conmovió, y fue Rafael Araneda quien en el Teatro Teletón presentó su historia durante la transmisión televisiva. “Te conocí por chat y hoy nos dimos nuestro abrazo”, dijo el animador al recibir a Felipe, quien pidió flores para homenajear a su polola, Alison y a su madre, Teresa, quien emocionada dijo  que “ha sido un año difícil. Siempre he dicho que uno ve a la Teletón tan lejana, pero nos cambia la vida de un momento a otro”. “La Teletón nos da esperanza. Antes, Felipe no podía hacer nada solo, y la Teletón pudo lograr lo imposible”, agregó Alison. Enseguida, Karol Lucero, enlazó con San Gregorio (Ñiquén), haciendo mención a la nueva Región de Ñuble, y contactando a los compañeros bomberiles de Felipe. No era la única sorpresa. Tres voluntarios amigos de Felipe y la esposa de Juan Bizama, Juanita, ingresaron al set, como una forma de homenajear el trabajo no remunerado que Bomberos realiza a lo largo del país. 

“Quiero decirle a Juanita que por mí y por Juan voy a volver a caminar. Voy a lograrlo, y seguiré siendo bombero. Seguiremos estando dispuestos a dar la vida por los demás, si es necesario, desinteresadamente”, expresó Romero, con lágrimas en los ojos, y abrazando a la esposa del mártir que perdió la vida en enero pasado. “Cuando se caen las otras instituciones, del país, Bomberos sigue ahí, de pie”, cerró Araneda.