Ñublensinos de raíz extranjera la nueva cara de la novel región

Un nacimiento en Ñuble proveniente de una haitiana se registró este año; la lista la lideran las colombianas y argentinas.

Cerca de mil inmigrantes de al menos 30 nacionalidades viven actualmente en la Región de Ñuble, según estimaciones de las estadísticas de la Oficina de Extranjería de la PDI.

De acuerdo a la repartición, en el último quinquenio la cifra de extranjeros que radican en la zona se ha más que duplicado, fenómeno sobre todo impulsado con la llegada de grandes grupos de personas provenientes de Haití, Colombia y Venezuela en los últimos dos años, lo que viene produciendo un singular efecto en la realidad demográfica de la naciente región.

Atención

“Nunca me imaginé que iba a tener un hijo chileno y mucho menos chillanejo. Por esas cosas de la vida llegué a esta ciudad en enero pasado buscando un lugar tranquilo para vivir y tuve a mi bebé hace cinco meses(...)”, comenta Gabriela Navarrete, madre venezolana de 35 años quien destaca la calidad del servicio recibido en el sistema público.

El caso de la caribeña es uno de los 50 que suman en lo que va del año (uno por semana, en promedio) los establecimientos médicos de la región, según el Servicio de Salud Ñuble (SSÑ).

Son 17 nacionalidades las que agrupan el medio centenar de mujeres que dieron a luz a los nuevos ñublensinos.
Colombia (9), Argentina (7) y Ecuador (7) son los países originarios con mayor cantidad de casos, siguiéndoles de cerca Bolivia y Venezuela con seis y cinco nacimientos respectivamente.

Brasil y Perú registran tres cada uno, mientras que Costa Rica, España, Guatemala, México, Sudáfrica, Alemania, China, Bélgica, Uruguay y Haití, uno.
Disposiciones

Desde el SSÑ explican que todos los inmigrantes tienen acceso a las prestaciones de salud y el Estado principalmente garantiza que los establecimientos del sistema público brinden las atenciones y prestaciones necesarias a los extranjeros que estén en el país en calidad de inmigrantes, que carecen de documentos o permisos de permanencia especialmente en casos de mujeres embarazadas, niños hasta los 18 años de edad, casos de urgencia médica y prestaciones de salud pública.

“Una de las prioridades del Gobierno ha sido mejorar el acceso a salud de todas las personas, incluida la población inmigrante que tiene garantizada la atención en el sistema público, independiente de si cuenta con permiso de residencia definitivo o cuenta con RUT chileno”, aclara la jefa del Departamento de Participación Social y Satisfacción Usuaria del SSÑ, Susana Yáñez.

La funcionaria precisa que existe una base normativa del Ministerio de Salud que permite que las personas inmigrantes carentes de recursos, puedan ser registradas como beneficiarias de Fonasa A y con ello, recibir atención en la red asistencial del país. A esto se suma, añade la jefa de unidad, que la red cuenta desde fines de octubre con una Política de Salud de Migrantes que establece áreas estratégicas a abordar.

“Para ello, estamos ejecutando una serie de acciones, entre las que se encuentran la elaboración de un Protocolo de Atención a Población Migrante y diversas capacitaciones a funcionarios”, recalca.

Mónica Fuentes, matrona del Hospital de San Carlos, admite que, en el caso de los haitianos, el principal problema es el idioma; sin embargo, enfatiza que esto no ha sido impedimento para brindar una buena atención ya que los inmigrantes tienen una buena actitud para escuchar y aprender lo que se les explica.

En la dulce espera 

Luego de una tormentosa estadía de siete meses en Santiago, en donde sufrieron robos y hechos violentos, Adelphi Joseph y su pareja decidieron probar suerte en Chillán.

Los nacidos en Puerto Príncipe (Haití) llegaron a la capital de Ñuble en agosto del año pasado y pronto agrandarán la familia.

“Estamos contentos esperando a nuestro primer hijo. Mi mujer tiene fecha para el 3 de enero y desde ahora preparamos todo; sé que mi hijo vivirá bien y tranquilo en Chillán”, comenta el hombre de 35 años de edad.