Está lista la Política Regional Cultural

Si bien durante la discusión de la Política Cultural Regional 2017-2022, se consideraron las características e identidad propias de la nueva Región de Ñuble, y éstas fueron consideradas en la construcción de la nueva política, no fueron incorporadas en el texto final. 

¿Por qué? La respuesta emanada desde el nivel gubernamental regional es  que “en rigor el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, sigue incorporando a la Provincia de Ñuble hasta agosto de 2018, cuando la institucionalidad  de la nueva política ya esté en curso, tanto la del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio,  como de la Región de Ñuble. Sin embargo, los aspectos como el territorio y las necesidades propias en materia cultural están incorporadas en el documento”, indicaron desde Concepción. 

Por ello, muchas de las propuestas plasmadas en la mirada regional madre, son perfectamente aplicables al territorio ñublensino y sus particularidades, las que obviamente son las mismas que incluso contribuyeron a justificar la creación de la nueva región. Por ejemplo, se propone aumentar el nivel de conocimiento y valoración por parte de la comunidad  de su patrimonio cultural material e inmaterial, por medio de acciones de difusión y puesta en valor.

En esa línea, hay varias acciones a desarrollar en Ñuble: promover la identificación del patrimonio declarado en la región por medio de señalética y de información vial.  Ñuble es zona conocida por sus artesanías, pero vialmente hay escasa información carretera de aquello, por lo que se podría potenciar ese aspecto en Coihueco y Ninhue donde se produce cestería, así como en Liucura, área donde se especializan en objetos de artificio o decorativos, hechos de paja de trigo. 

Los tallados en madera de laurel son la especialidad en San Fabián de Alico y Quinchamalí se caracteriza por la labor de sus alfareras, patrimonio que también puede ser reforzado con nueva señalética desde los ingresos sur y norte de la nueva región. 

Educación 

Otra de las políticas a implementar, según el documento, es fortalecer la oferta  de formación profesional, técnica y especializada dirigida a  gestores, artistas y agentes creativos e intermediarios para la profesionalización y sostenibilidad  del sector cultural.

Esto pues, en los encuentros ciudadanos en los que se discutieron las propuestas, se hizo hincapié en la falta de oferta de formación continua y especializada para las áreas artísticas. “Específicamente en el ámbito académico se subrayó la falta de vinculación de las necesidades de escena local con la oferta educacional de los centros de Educación Superior. Por otro lado, se identificó la falta de mecanismos de certificación para artistas y cultores con formación de carácter informal”, indica parte del texto. 
También se detectó una baja valoración de la educación artística en el curriculum formal emanado desde el Ministerio de Educación (Mineduc). 

En ese punto, se propone fortalecer las mesas provinciales de educación artística como espacios que promuevan la asociatividad y el diseño participativo de líneas de trabajo con pertinencia local; y establecer un diálogo permanente (a nivel provincial) entre la institucionalidad cultural y el Mineduc para favorecer la coordinación en materias de educación artística.