Instalan cámaras de seguridad en líneas de taxibuses de Chillán

En los próximos meses se implementaría las cámaras en las 110 máquinas restantes. Desde el lunes pasado la totalidad de micros de la línea 4 cuentan con cámaras.

Más de una treintena de micros correspondientes a las líneas 4 y 7 de Chillán ya cuentan con cámaras de seguridad en su interior.

Se trata de las empresas de transporte público con recorridos al sector de Río Viejo y Universidad Adventista (Las Mariposas), que por primera vez cuentan con el sistema de vigilancia.

Las líneas forman parte de la Asociación Gremial de Dueños de Taxibuses Urbanos de Chillán, y según explicó su presidente, Humberto Llanos, la idea es incorporar la herramienta de control en las 180 máquinas que entregan el servicio.

El dirigente explicó que desde hace tiempo se estaba evaluando la posibilidad, debido a los hechos violentos y escenas conflictivas que a diario se repiten al interior de las unidades.

“Se ven lanzazos, robos, algunos hechos puntuales en contra de los choferes, evasión y esta mala relación que suele haber entre chofer y estudiante. Por todo esto decidimos como asociación gremial instalar estas cámaras, que son las mismas que se usan en otras ciudades como Concepción por ejemplo”, indicó.

Humberto Llanos precisó que el pasado lunes se terminó de incorporar los equipos a la totalidad de micros de la línea 4 (21) y en la línea 7 se espera concluir la habilitación del circuito cerrado en sus 41 máquinas entre hoy y mañana.

Son tres aparatos por unidad de transporte las que se están instalando; una para cubrir una visión frontal, otra para el lado posterior y la tercera en la parte central del taxibús.

Inversión 

El presidente de la Asociación Gremial de Dueños de Taxibuses Urbanos de Chillán, la cual agrupa a las líneas 1, 2, 3, 4, 6 y 7, aclaró que al ser empresas privadas no están obligadas a instalar cámaras como sí deben hacerlo las rutas concesionadas de otras ciudades del país; no obstante, reiteró que era necesario contar con este tipo de herramientas para garantizarle seguridad a los usuarios, pese a que esto les signifique un gasto extra.

“Nosotros debemos arrendar las cámaras y contratar a una persona experta para que las monitoree, así que estamos haciendo una inversión por nuestra propia cuenta porque queremos mejorar el servicio que prestamos”, enfatizó Humberto Llanos.