Se profundiza caída de la participación en Ñuble

En Chillán la participación cayó 3,6 puntos porcentuales, llegando a 47,8%. 52,9 por ciento de participación registró Chillán Viejo, la tasa más alta de Ñuble.

Solo un 47,67% de los electores concurrió a las urnas ayer en Ñuble, una cifra inferior al 53,3% registrado en la primera vuelta presidencial de 2013, pero levemente superior a la observada en las municipales de 2016, cuando llegó a 47,5%.

En términos absolutos, en esta elección participaron 196 mil 377 votantes en Ñuble con un padrón de 411.888 personas habilitadas para sufragar, en circunstancias que en la primera vuelta de 2013 concurrieron a votar 209.953 electores, de un padrón de 393.741.

A nivel nacional, al cierre de esta edición se estimaba la participación en 46,7%, inferior al 49,1% registrado en 2013.

En la nueva región, las comunas que tuvieron las tasas más altas de participación fueron Chillán Viejo (52,91%), San Nicolás (52,89%), Coelemu (51,88%), Trehuaco (50,47%) y Pinto (50,12%), sin embargo, estuvieron muy lejos de las tasas sobre 60% que alcanzaron nueve comunas en los comicios del año pasado.

En esta elección, 16 de las 21 comunas de Ñuble no superaron el 50% de participación, registrándose los niveles más bajos en Yungay (42,64%), San Carlos (44,82%), Quillón (44,98%), San Fabián (45,39%) y Ñiquén (45,81%).

Crece abstención en todas las comunas

En comparación con la primera vuelta presidencial de 2013, la abstención se incrementó en todas las comunas de Ñuble, entre tres y 11 puntos porcentuales.
Los descensos más bruscos se observaron en Trehuaco (11,23 puntos porcentuales), Ninhue (11,22 puntos) y Ránquil (9,28 puntos).

En el caso de Chillán, donde la participación llegó a 47,8%, se observó una disminución de 3,6 puntos. Incluso en Chillán Viejo, la comuna con la menor abstención de Ñuble, la participación descendió seis puntos, ubicándose en 52,9%.

Se consolida desafección

En opinión de Kenneth Bunker, doctor en Ciencia Política y académico de la Universidad Central, la participación se ubicó en el nivel que se esperaba, en que claramente “(Sebastián) Piñera fue el menos favorecido, al menos 10 puntos bajo lo que se podía obtener, y la más favorecida fue Beatriz Sánchez, que estuvo diez puntos sobre lo que se esperaba”. En ese sentido, afirmó que “el trabajo del Frente Amplio (para llevar personas a votar) fue minucioso, fue mucho más de base y más invisible de lo que se anticipaba, yo creo que se subestimó y se generó una imagen de un duopolio que iba dominar las elecciones, pero al final, un tercio de los votos fueron a candidatos fuera de las dos grandes coaliciones”.

De esta forma, el experto sostuvo que no se confirmó completamente la hipótesis de que una menor participación favorece a la derecha, en este caso, a Sebastián Piñera, lo que atribuyó, en parte, a que el candidato de Chile Vamos “no logró conectar con su base de 3 millones de votantes, sacó mucha menos gente a la calle de lo que se esperaba, es mucho menos fuerte que antes”.

Consultado por los bajos niveles de participación que se siguen observando tanto a nivel nacional como en Ñuble, Bunker planteó que “hay muchas personas que están desafectadas de la política, por los casos de corrupción, por el financiamiento ilegal de la política y también porque no tienen ganas de participar, yo creo que hay razones estructurales para pensar que a las personas no les gusta la política, no es atractiva”.

Respecto del comportamiento de la participación en las próximas elecciones, Bunker planteó que “están pasando cosas, yo creo que con el Frente Amplio entrando al Congreso con este poder las cosas se van a mover un poco, los actores de siempre van a tener que reconsiderar la forma en que hacen política, y los actores nuevos también van a dar un remezón con la forma de hacer política. Yo creo que van a cambiar algunas cosas, otras van a quedar igual, pero hay que ser optimista en ese sentido”.

“No hubo baja participación”
Por su parte la experta en marketing político, Paulina Pinchart, afirmó que no hubo una baja participación. “Considero que andar alrededor del 50% no es una alta participación, pero también soy categórica en decir que no es baja”.

Añadió que “si yo miro el escenario actual respecto de las anteriores presidenciales, yo diría que esto simplemente se está quedando en lo que es la tendencia mundial en países con voto voluntario, en que vota más o menos la mitad de la gente, incluso menos en Europa. Yo creo que aquí había expectativas de incluso menos participación ciudadana debido a que lo que teníamos más en la retina eran las elecciones municipales, donde efectivamente hubo menos participación”.

Frente al error que se le atribuye a las encuestas no solo respecto de los resultados, sino que en cuanto al pronóstico de participación, Pinchart planteó que “cuando uno pregunta a la gente y la mayoría dice que sí va a ir a votar, no por mentirosos, sino porque creen sinceramente que van a ira a votar”.

La experta coincidió con Bunker en el sentido que de los niveles de participación a nivel nacional habrían favorecido a Beatriz Sánchez, “pero me da la impresión de que eso es válido para todo Chile, menos para Ñuble”.

Sin embargo, aclaró que eso no necesariamente va en desmedro de Beatriz Sánchez. “Simplemente, yo creo que el electorado de Beatriz Sánchez en Ñuble (12,33%) no fue tan amplio. Yo no puedo creer que ella haya permeado como candidata de la misma forma que permeó en la Región del Bío Bío, porque ella es mucho más oriunda de Concepción que de Chillán, y si volvemos ahora a reconocer que el elector de Ñuble es más tradicional, es mucho más difícil que haya la misma cantidad de electores votando por el Frente Amplio que la que hay en otras regiones”.

Se confirmó la proyección
Según Rodrigo Landa, analista político y asesor del diputado electo Gustavo Sanhueza, “se confirmó la proyección de participación en torno al 50%. Ahora, en el tema presidencial, los resultados para Chile Vamos no fueron lo beneficioso que se esperaba, no es positivo, para nada, aunque la ventaja que alcanzó Piñera sobre Guillier le permite tener una buena perspectiva para segunda vuelta. Lo sorprendente fue la votación de Beatriz Sánchez”.

Segunda vuelta
Para la segunda vuelta, en tanto, el analista afirmó que “por una cosa lógica, al menos, a priori, uno podría esperar que la votación en segunda vuelta siempre sea más baja que en primera, porque en la primera eran tres elecciones, pero el hecho de que el resultado de Chile Vamos en la presidencial no haya sido el esperado y Piñera no haya pasado el umbral del 40%, se podría esperar que en los sectores de centroizquierda, quizás haya una mayor efervescencia por votar, y la derecha también se va a movilizar de manera que ese 36% de Piñera se traduzcan en la mayoría absoluta en la segunda vuelta. Yo creo que dados los resultados, podría aumentar el interés y se llegue a una cifra de participación cercana a la de este domingo. Hay que esperar a ver qué va a pasar con los sectores de centroizquierda, los más progresistas, cuál va a ser la reacción, y si Guillier logra captar adhesión en esos sectores, y si Piñera logra captar el voto de Kast. Indudablemente que vamos a tener semanas de mucho movimiento político y eso podría anticipar una alta participación, porque en el fondo los dos bloques políticos tradicionales de Chile ven una posibilidad cierta de ganar la segunda vuelta”.

Pinchart aseveró que se debiera observar en la segunda vuelta presidencial un alza.  “Debería mantenerse o subir, porque en esta segunda vuelta, a diferencia de lo que pensábamos, no va a ser un mero trámite, Piñera no la tiene ganada, entonces se va a dar el fenómeno de lo que se llama ‘el riesgo del voto’, y mi voto va a pasar a valer mucho más, independiente de que yo sea elector de Guillier o Piñera, mi voto puede hacer la diferencia, porque rápidamente se van a estrechar los márgenes”.

En tanto, el académico de la Universidad Central sostuvo que “es muy difícil que en la segunda vuelta vote más gente que en la primera, en 2013 votó un millón de personas menos, entonces yo creo que este es el momento para empezar a tener conversaciones”. Sin embargo, reconoció que al ser esta segunda vuelta más competitiva que en 2013 podría aumentar el interés. “Las elecciones más competitivas tienden a atraer muchas más personas, y en este caso puede ser que apele un poco lo que se espera que puede ser la abstención”.