Servicio de Salud presentó primer Diagnóstico en Salud Intercultural

La cosmovisión mapuche acerca de la salud, sus factores protectores y las propuestas para avanzar en un modelo de atención inclusivo quedó plasmada en el primer Diagnóstico en Salud Intercultural elaborado por el Servicio de Salud Ñuble.

El documento fue presentado hoy por el director Iván Paul, en una ceremonia que contó con la presencia de representantes de 15 agrupaciones mapuche con residencia en Ñuble; de las cuales diez participaron en su elaboración.

Durante la jornada, el directivo dio cuenta del proceso que permitió la redacción de este diagnóstico. “Se trata de un primer acercamiento para  construir participativamente programas y prestaciones de salud que respondan a sus necesidades, reconociendo la diversidad cultural y promoviendo el intercambio de saberes y la complementariedad entre sistemas médicos”.

“Sin duda,  entregar  servicios de salud con pertinencia cultural será el resultado de conocer y entender sus creencias y tradiciones, estilos de vida, hábitos y costumbres. Así esperamos contribuir a mejorar la calidad y acceso a la atención de salud”, añadió Iván Paul.

El diagnóstico intercultural se configuró en torno a tres áreas: la concepción de salud del pueblo mapuche, sus necesidades en este ámbito y los recursos con los que cuentan y pueden poner a disposición de los centros asistenciales.

“Desde estas tres dimensiones hemos procurado conocer más sobre la visión de este pueblo originario, en un aspecto tan esencial de la vida como es la salud, desde su espiritualidad hasta cuestiones más prácticas sobre la entrega de las prestaciones de salud apropiadas a comunidades que poseen acervos culturales y patrimoniales distintivos”, comentó el jefe provincial de salud.

Lucy Catricheo,  presidenta de la agrupación Mapu Trafun de Chillán Viejo, valoró el diálogo con el servicio de salud para contar con un modelo de atención con pertinencia cultural.

“Desde nuestra cosmovisión la salud es el bienestar físico, mental y espiritual, estando en perfecto equilibrio, nuestro che, nuestra persona, nuestra mente y espíritu, rodeado de un entorno amigable con nuestra naturaleza. La ñuke mapu (madre tierra), el lawen (hierbas medicinales),  el ko (el agua), al aire, es complementario, lo uno no funciona sin lo otro, cuando se rompe este equilibrio aparece la enfermedad”.

El director del SSÑ dijo que “esta concepción integral de salud y todo el acervo cultural mapuche plantea desafíos para nuestra red asistencial como estrategias para compartir mutuamente saberes y experiencias, reconocer y validar sus prácticas de cuidado con hierbas medicinales, contar con facilitadores interculturales, fortalecer su participación en la gestión de salud, hasta adecuaciones de diseño y arquitectónicas en los establecimientos”.

Aprovechando la etapa de diseño en la que está el Nuevo Hospital de Ñuble, Lucy Catricheo, planteó considerar “áreas verdes para mantener lawen (hierbas medicinales), un foye (canelo), de tal manera que quienes se encuentren hospitalizados estén en un ambiente amigable que ayude al equilibrio de la salud física, mental y espiritual”

Otra de sus propuestas es “tener una sala der visitas acomodadas y ambientadas de acuerdo a nuestra cultura, con un sector con material bibliográfico y audiovisual donde puede transmitir nuestro kimun (conocimiento) y los saberes ancestrales de nuestro pueblo nación mapuche”.

El Diagnóstico en Salud Intercultural fue elaborado junto a diez comunidades de los pueblos originarios de Ñuble y la asesoría y apoyo metodológico de la Universidad del Bío Bío. Además del valor de la información que recoge el documento, éste es insumo para avanzar en la  implementación local del Programa Especial de Salud y Pueblos Indígenas (PESPI), estrategia con la que cuentan otros servicios de salud del país.