En diciembre empezarán a fiscalizar los ruidos molestos

El jefe de la SMA, Cristián Franz, y el alcalde Sergio Zarzar, firmaron el convenio en la sala del Concejo Municipal. La oficina regional de la SMA programará con el municipio las jornadas de capacitación.

Hasta hoy la Municipalidad de Chillán prácticamente estaba cruzada de brazos respecto a las denuncias ciudadanas por ruidos molestos que les llegaban.

Todos los reclamos de este tipo eran derivados directamente a la oficina regional del Bío Bío de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), repartición pública responsable que debía programar con anticipación un día especial para enviar fiscalizadores desde Concepción para medir y confirmar la queja vecinal, 

El conducto regular que debía cumplirse dilataba mucho el problema y los denunciantes solo tenían que seguir viviendo con el inconveniente hasta que se gestionara la visita del órgano de control ambiental.

Buscando facilitar soluciones rápidas y efectivas, la SMA decidió entregar facultades fiscalizadoras a los municipios del país, entre ellos Chillán, para que ellos mismos respondan los casos denunciados 

Con la firma de un convenio celebrado hoy entre el alcalde Sergio Zarzar y el superintendente del Medio Ambiente, Cristián Franz Thorud, quedó zanjado uno de los principales obstáculos que tenía el gobierno comunal en cuanto a dar solución a reclamos por ruidos molestos.

“La verdad nosotros estábamos muy solos y no podíamos hacer nada más que derivar las denuncias a la Superintendencia de Medio Ambiente. Ahora, con este convenio, tenemos el respaldo absoluto y la autorización para que funcionemos con nuestros fiscalizadores, con el sonómetro que compraremos, hagan mediciones, tengan validez y se cursen las infracciones correspondientes”, comentó el alcalde chillanejo Sergio Zarzar, añadiendo que los puntos conflictivos son más que todos los nocturnos y de entretención.

Capacitación

El jefe de la SMA aclaró que el compromiso de la repartición que lidera, además de entregar facultades a la Casa Consistorial, será capacitar a los fiscalizadores de Chillán sobre temas técnicos relacionados a como desarrollar las jornadas en terreno.

Cristián Franz aclaró que la labor del personal municipal  solo se limitará al de medición, ya que el poder sancionatorio o punitivo estará restringido a la SMA.

“La capacidad de fiscalización de la superintendencia se verá potenciada con los funcionarios municipales, que se sumará a los nuestros. La idea es que cuando exista la posibilidad de sancionar una infracción a la superación de la norma, la municipalidad deberá enviar los antecedentes a la Superintendencia para que nosotros veamos el proceso sancionatorio”, comentó.

La capacitación, añadió Cristián Franz Thorud, apuntará a orientar sobre el marco normativo y los umbrales sobre los decibeles permitidos, aspectos técnicos del sonómetro y la metodología que se empleará para recoger las muestras del sonido.

En terreno
El encargado de inspección municipal, Daniel Fuentes, comentó que para el 15 de diciembre próximo ya debería estar operativo el personal municipal que se encargará de medir los ruidos molestos.

El funcionario público recalcó que las fiestas de fin de año son propicias para empezar a echar andar la política ambiental en la comuna, ya que particularmente en ese mes se reciben muchas denuncias de ruidos molestos.

No obstante, Daniel Fuentes explicó que antes la Municipalidad de Chillán deberá elaborar las bases técnicas de la licitación pública para adquirir el sonómetro con el que se desarrollará la fiscalización.

Entre $3.500.000 y $5.000.000 es el monto aproximado que  deberá invertir el municipio por el aparato de medición, según cálculos preliminares del jefe de inspección.