Cuestionan estadísticas de estudio clave para el Plan de Seguridad

Una intensa actividad le espera a la empresa que asesora a la Municipalidad de Chillán para generar el diagnóstico que será la base de las iniciativas que deben ser implementadas en el marco del Plan Comunal de Seguridad Pública que financia el Ministerio del Interior a través de la Subsecretaría de Prevención del Delito.


Este miércoles, en la sala de Concejo, la consultora de Ingrid Zúñiga entregó el informe de avance del trabajo contratado por la municipalidad al Consejo Local de Seguridad, conformado por representantes del gobierno local, el alcalde, la Gobernación, Sernatur, Carabineros, la PDI, representantes de juntas de vecinos y concejales.


La actividad era relevante por cuanto el informe que presente finalmente la empresa externa será la base para diseñar todos los planes, programas y acciones puntuales que desarrollará la municipalidad junto con el Ministerio del Interior durante este año y el 2017, para lo cual se consideran 740 millones de pesos.


El alcalde Sergio Zarzar tras la presentación fue enfático al explicar que no se pueden implementar políticas públicas si no se cuentan con estadísticas actualizadas y más cercanas temporalmente al período en que serán desarrolladas, por lo que pidió mayor rigor a la empresa, petición a la que se sumaron varios personeros presentes.


Zarzar comentó que “la consultora nos entregó un avance del estudio y ahora lo importante es que el informe final que deben entregarnos a fin de mes tendría que estar a la altura de lo que pedimos y ser más completo. Hay ciertamente algunos datos que corregir y complementar”.


La autoridad planteó que el documento que deben recibir es relevante, pues “una vez que sea aprobado por este Consejo Comunal de Seguridad, nos permitirá definir los procedimientos y las acciones que generaremos para ejecutar en los sectores, en materia de seguridad ciudadana”.


Planteó que espera que antes del informe final la consultora se reúna con personal de Carabineros y la PDI, con la finalidad de plasmar en el estudio de caracterización de la ciudad datos estadísticos certeros y no solo aproximaciones.


Agregó que la información que debe ser incluida en el informe no debe provenir solo de fuentes bibliográficas, las páginas web de organismos o ser recabada a través de Transparencia como sucedió en parte hasta ahora, sino que de un trabajo más directo con entidades que tienen registros actualizados.


FALTAN DATOS 
Durante la reunión, y ante la evidencia de que los datos entregados por la empresa eran débiles,  quien fue particularmente meticuloso fue el encargado comunal de Seguridad Ciudadana del municipio, Renán Cabezas, quien pidió expresamente que el informe final que debe ser entregado a fines de este mes no puede basarse en cifras del año 2014.


“Se pide mayor actualización y precisión de los datos, pues no se pueden usar datos del 2014. Lo que se tiene que hacer ahora es incorporar información de 2015 para que este diagnóstico sea una fotografía exacta de Chillán en temas de seguridad”, planteó el profesional.


Dadas las divergencias que existen, agregó que como municipalidad y Consejo Comunal de Seguridad cree que la empresa está a tiempo de corregir las observaciones planteadas durante la sesión de ayer, que no son solo de forma, sino que de fondo, pues las estadísticas en materia de delitos varían de un año a otro.


El coordinador regional de Seguridad Pública, José Miguel Ortiz, agregó al término de la reunión que el informe presentado es “una buena aproximación, pero evidentemente hay algunos datos que actualizar. Falta información del 2015 que nosotros la tenemos y que la podemos entregar”.


Sin acceso
La consultora Ingrid Zúñiga comentó que efectivamente no pudieron acceder a la información del año 2015, pues aquella estaría disponible solo a mediados de este año.

Pero recalcó que esperará que las instituciones que integran el Consejo cumplan su compromiso de enviarle los antecedentes que enriquecerán el texto final que deben entregar en las próximas semanas a la corporación edilicia y al Consejo de Seguridad.


La gestora territorial de la Subsecretaría de Prevención del Delito del Ministerio del Interior, Carolina Ahumada, quien realizó varias observaciones durante la reunión, concluyó precisando que entiende que los cuestionamientos en esta etapa debieran favorecer el desarrollo del proyecto.


La profesional, que desarrolla acciones de control para el proyecto de seguridad a través del cual se derivan millonarios recursos, planteó que las imprecisiones pudieron haberse gestado dado el relativo poco tiempo que la consultora tuvo para desarrollar la labor.


En tanto el concejal Edison Coronado (DC), integrante del Consejo, comentó que las inquietudes no están marcadas políticamente, sino que forman parte de dudas surgidas durante la exposición y que la empresa debe ser capaz de corregir para generar un buen plan para toda la ciudad.


INFORME
Entre las cifras que la consultora debe depurar se encuentra la cantidad de carabineros presentes en la ciudad, que es menor a la expuesta en el informe. La firma asesora externa plantea un total de 261 efectivos cuando la cantidad es menor de 200, dado que hay personal derivado a La Araucanía. Igualmente la cantidad de vehículos es menor a la especificada.


Ingrid Zúñiga entregó antecedentes de los principales delitos registrados en la ciudad y los perfiles de víctimas y delincuentes, pero basados en cifras del 2013 y 2014. Con el fin de asegurar un mejor desempeño de las acciones a realizar, se solicitó que las cifras que ilustran la mitad del estudio deben ser actualizadas.


Además, en la ciudad existirían planes de rehabilitación y reinserción social a pesar de que ello no habría sido registrado por la empresa. También en la ciudad la entrega voluntaria de armas si habría tenido efectos positivos en años anteriores, lo que también omitió el estudio.


ENCUESTAS
Dentro del estudio presentado ayer los resultados de encuestas ciudadanas realizadas a autoridades, adultos, adolescentes y estudiantes son las que reportan mayor grado de confiabilidad, pues fueron efectuadas en terreno, en las mismas poblaciones, recintos educativos y en reuniones masivas con dirigentes vecinales.


De esta manera se pudo concluir que de acuerdo a la percepción de los habitantes de la ciudad, las principales causas de los niveles de delincuencia a nivel comunal se relacionan con el consumo de alcohol, sanciones débiles que aplican los jueces, consumo de drogas, escasa posibilidad de reinserción social, falta de vigilancia policial, entre otros.


Adicionalmente se pudo registrar que la población observa que los delitos más comunes son robo con fuerza en la vivienda, robo por sorpresa,  hurto, robo con violencia o intimidación, lesiones, delitos económicos y otros.


Como resultado de aquello se indica que los delitos generan como consecuencia “no salir de noche, inseguridad, no caminar por calles poco iluminadas, miedo, preocupación, no pasar por sectores inseguros y no andar con dinero en efectivo”.


El sondeo en escuelas permitió conocer que un porcentaje del orden del 90% de los alumnos encuestados habría sido agredido por alguien del mismo establecimiento y un porcentaje elevado ha visto a compañeros con armas.


Pero aquí existiría una contradicción planteada por Renán Cabezas, pues en otro gráfico se postula que los alumnos señalan en gran porcentaje que “la convivencia es buena”.


A la luz de los antecedentes entregados por la empresa, las autoridades esperan que para la próxima sesión del Consejo Comunal de Seguridad sea expuesto un informe más fundamentado, con cifras actualizadas y que reflejen la realidad local sin las eventuales contradicciones que se pueden vislumbrar en este avance.