Diócesis de Chillán celebró los 50 años de Casa “Tabor”

En un ambiente festivo que reunió a sacerdotes, religiosas, diáconos y personal del Obispado, la Diócesis de Chillán quiso recordar este martes, en el marco de la reunión mensual del presbiterio, los 50 años de la Casa de Ejercicios “Tabor” con una eucaristía en la capilla del mismo recinto espiritual.

“Ha sido una ocasión celebrativa en torno al altar del Señor, donde celebramos la santa misa junto con representantes de Conferre, y del Diaconado Permanente, quienes justamente en esta fecha también celebran la ordenación hace 50 años de los primeros diáconos en Chile”, señaló el obispo Carlos Pellegrin, quien recibió como signo una cruz peregrina que recuerda la fecha de la presencia de medio siglo en Chile por parte del Diaconado, y de los 46 años, en la Diócesis de Chillán.

El pastor de Ñuble, agregó que “damos gracias a Dios por los 50 años de Casa Tabor, pero también nos proyectamos con la Casa Tabor como un centro de espiritualidad de formación en los próximos años”, puntualizó.

Quien dirigió la homilía haciendo memoria detallada de la historia y siendo testigo de los orígenes de este recinto, fue el Padre Raúl Manríquez, quien por muchos años fue Vicario General de la Diócesis.

“En este tiempo de tanta renovación en tantos aspectos, una casa para acoger y acompañar en la formación cristiana, es esencial”, enfatizó, añadiendo que “es un mundo que se mueve vertiginosamente, pero necesitamos un lugar donde estar y donde poder reflexionar con tranquilidad”.

La conmemoración también dio cabida para que el obispo encabezara la bendición de la ampliación de la “Casa del Trabajador”, cuyas nuevas dependencias de la Pastoral Laboral, se ubican en los mismos terrenos de Casa Tabor, donde además el Área Social del Obispado, recibió nuevos insumos que también recibieron la bendición del pastor.