Drástico recorte a contrato de mantención de áreas verdes

Definiciones presupuestarias no precisadas llevan a reformular la iniciativa Nueva concesión aumentará solo hasta 500.000 y no a 750.000 los metros cuadrados que recibirán hermoseamiento

Un fuerte ajuste  debió realizar la Municipalidad de Chillán respecto del plan para incrementar al doble las áreas verdes concesionadas de la ciudad desde el año 2018 y por un espacio de seis años, lo que iba a convertir a este contrato en el mayor del municipio con un operador externo.

Este miércoles en Comisión de Obras la jefa de Planificación, Gloria Jarpa Sepúlveda, informó para sorpresa de los ediles que la iniciativa municipal había sufrido cambios en sus definiciones básicas, afectando tanto el área intervenida como los fondos que desembolsará  la municipalidad.

En la reunión no se entregaron cifras definitivas, pues es un tema que sigue siendo analizado por el gobierno comunal, pero estarían muy lejos de las que inicialmente habían sido entregadas por la propia entidad edilicia.

La estrategia inicial, con la que comenzó el año, consideraba pasar desde los 382.000 metros cuadrados de áreas verdes con mantención que forman parte del contrato actual con al empresa Núcleo Paisajismo, a alrededor de 750.000 metros cuadrados, según expuso en febrero pasado el administrador municipal Ricardo Vallejos Palacios.

Con el correr de los meses esta planificación fue cobrando fuerza e incluso era del gusto de los concejales, que estaban dispuestos a apoyar la propuesta alcaldicia, de tal manera que en julio pasado,  también en Comisión Obras,  se confirmaban las cifras y se apostaba a una licitación en agosto. Pero el proceso de licitatorio no se produjo en la fecha comprometida y hasta este miércoles no hubo antecedentes del tema. 

Según las cifras que debe confirmar la municipalidad en los próximos días, la superficie de plazas y jardines que será mantenida por operadores externos llegará solo a los 500.000 metros cuadrados mientras que la inversión,  con suerte llegará a los $100 millones al mes. 

En la actualidad la municipalidad atiende mediante el contrato con Núcleo Paisajismo 382.000 metros cuadrados, pagando por el servicio alrededor de $65 millones cada treinta días.

“Realismo municipal”
El concejal Camilo Benavente, quien preside la Comisión Obras, recalcó que “nos hemos sorprendido con el ‘frenazo’ municipal, pues para el año 2018 se planificaban inversiones mensuales del orden de los $180 millones, según antecedentes extraoficiales, y áreas verdes del orden de los 800 mil metros cuadrados”.

Admite que “pasar desde una superficie atendida del orden de los 380.000 metros cuadrados a 500.000 metros cuadrados y llegar a una inversión municipal de hasta $1.200 millones son cifras relevantes”.

El concejal Patricio Huepe, en tanto, sostiene que la ampliación de las áreas verdes desde 382.000 a 800.000 m2 “fue una voluntad política que colisionó con el realismo municipal y que se hizo patente en las últimas semanas”.

El edil precisa que antes de la reunión de este miércoles había oído que existían dudas respecto de la capacidad municipal de enfrentar un gasto como el que se planificaba internamente. “Una cosa es lo ideal y otra lo que se puede costear”, plantea Huepe.

Lo que está en cuestión, recalca, es que estando el proceso aún en estudio parece muy difícil que la municipalidad, dada la complejidad del contrato y de las nuevas bases, pueda cumplir con el cronograma establecido.

El actual contrato de áreas verdes con Núcleo Paisajismo vence el 15 de diciembre y se supone que para el día siguiente debería haber una empresa que tome el relevo con maquinaria nueva y personal capacitado e inversiones desplegadas en toda la ciudad.

El administrador municipal, Ricardo Vallejos, estima que el municipio tendrá listas las bases del proceso durante la próxima semana, de tal manera que antes del 15 de este mes será subida la licitación en el Mercado Público.

El abogado cree que el llamado debiera estar en la red de compras públicas durante un mes, de tal manera que al 15 de octubre la municipalidad podría estar en condiciones de adjudicar.

Este es el escenario ideal, pues es probable que la licitación como ha ocurrido en muchas ocasiones no prospere por diversas razones, obligando a un segundo proceso que extenderá aún más la selección de  una nueva concesionaria.

Dudas con actual empresa
En el concejo no están conformes con la empresa que mantiene las áreas verdes hoy, comenta el concejal Víctor Sepúlveda, quien remarca que existe una serie de deficiencias técnicas en el manejo de parques y jardines y además en el trato con trabajadores.

La municipalidad recalca que las nuevas bases de licitación buscarán superar las deficiencias técnicas que presenta la actual empresa y además incorporará criterios adicionales de evaluación y elementos de fiscalización futuras.

El jefe de Aseo y Ornato, Víctor Fernández, reconoce que las bases que rigen el contrato en desarrollo dejaron muchos frentes abiertos y no permiten controlar como se espera las acciones de la empresa privada.

La jefa de Jurídica, Carolina Zuleta Torres, sostiene que “como no hay un texto definitivo estamos tratando de pulir lo que más se pueda tanto los criterios de evaluación, la oferta técnica ajustarla a nuestra realidad presupuestaria y a la vez no dejar de lado las garantías de los trabajadores”.

La abogada agrega que para evitar que ingresen al concurso empresas insolventes, se pedirán en la bases certificación de calidad, certificados de protestos e informes que acrediten que no tengan morosidad.

Además, para asegurar buenos contratos a los trabajadores, la municipalidad establecería entre los criterios de evaluación una remuneración ética mayor que la de sueldo mínimo y que deberán comprometer quienes quieran tomar el contrato.