Coihueco: Farmacia popular destaca exitoso modelo de gestión

Entre todos los municipios de Chile que mantienen farmacias comunales, o populares, Coihueco es la comuna que presenta el menor endeudamiento con la Central Nacional de Abastecimientos (Cenabast), organismo encargado de suministrar los medicamentos. 

Con este logro a cuestas, desde el Departamento de Salud Municipal coihuecano, salieron a explicar las razones de la buena gestión que, a diferencia de muchas comunas, ha permitido a los vecinos contar a tiempo con fármacos más baratos y sin tener que acudir a Chillán en su búsqueda. 

La clave, explica Cristián Julio, Jefe del Departamento de Salud Municipal, es que “los pacientes paguen el medicamento cotizado por el químico farmacéutico de la farmacia antes que se haga el pedido, es decir, una vez realizado el pago se solicita al laboratorio que lo tenga, ya que somos una intermediación, no una venta”.

“En la sucursal farmacéutica existe un espacio para educar a la población sobre su tratamiento, teniendo en cuenta el tiempo que se demora en llegar el medicamento desde que sale del centro de distribución a la comuna” añade el jefe de Desamu. 

La farmacia comunal se abrió en noviembre del 2016 con el objetivo de apoyar a los enfermos crónicos con la compra de medicamentos para sus tratamientos, a un precio más conveniente que en el de una farmacia de la cadena.

Las estadísticas de la sucursal de fármacos, a casi un año de su apertura, son muy positivas; alrededor de 500 pacientes inscritos con sus recetas de tratamientos, 27 convenios con laboratorios y 20 millones de pesos en transacciones, son los números que se visualizan. Los costos de los medicamentos para tratamientos crónicos en la farmacia comunal, son casi un 50% más bajos, por lo que, si bien es de conveniencia para los pacientes, está enfocada en quienes consumen un medicamento crónico o de consumo permanente, no para quienes necesiten comprar con urgencia, pues se maneja un stock de medicamentos de la canasta básica de atención primaria.

La farmacia cuenta con tres salas distintas especializadas, la más amplia es el mesón principal de venta, la segunda es la zona de fraccionamiento que funciona para fragmentar los medicamentos según el tratamiento específico y la tercera es la zona de educación.