13 empresas han sido sumariadas por salud ocupacional

Un tercio de las firmas controladas presentó algún grado de incumplimiento Materias van desde lo psicosocial, sílice, trastornos músculo esquelético de extremidad superior y exposición a ruido

El 33% de las fiscalizaciones a empresas realizadas por la Seremi de Salud del Bío Bío en la Región de Ñuble, en el marco de los protocolos asociados a salud ocupacional, concluyó con el inicio de un sumario sanitario.  

Al 23 de agosto se han registrado 13 sumarios de un total de 39 inspecciones sanitarias en el territorio ñublensino. 

En relación a los procesos de vigilancia, se han desarrollado ocho fiscalizaciones en el contexto del protocolo psicosocial, 10 para observar trastorno músculo esquelético de extremidad superior, cinco  para controlar plaguicidas, nueve por exposición al ruido laboral y siete en el programa de erradicación de la silicosis; lo que ha dado origen a tres, tres, uno, tres y tres sumarios, respectivamente.

Durante el año 2016, en las cuatro provincias se desarrollaron un total de 420 fiscalizaciones, 126 radicadas en el protocolo Psicosocial, 87 en protocolo Trastorno Músculo Esquelético de extremidad superior, 47 en vigilancia Plaguicidas, 93 en exposición al ruido laboral y 67 en erradicación de la silicosis.  En total se registraron 26 sumarios el año 2016. 

“El incremento en los sumarios dice relación con la automatización digital de los procedimientos, en base a la estrategia de modernización que se inició en la región el presente año, que objetiviza más el proceso, evita interpretaciones respecto a posibles incumplimientos a la normativa y disminuye el error”, puntualizó Mauricio Careaga, seremi de Salud del Bío Bío, aludiendo a la automatización digital de los procedimientos fiscalizadores desde julio de 2017, en base a la estrategia de modernización iniciada el año 2015 y que es parte del compromiso presidencial Nº 15 del sector salud, ratificado posteriormente en el Plan Institucional de Salud Pública frente al Congreso.

Lo anterior implica que al fiscalizar los protocolos Psicosocial, Trastorno músculo esquelético de extremidad superior, Plaguicidas, Prexor (ruido laboral), cada fiscalizador realiza el procedimiento en línea, desde un tablet, lo que permite ahorro de tiempos administrativos, disminución de errores y transparentar en forma inmediata el contenido de las inspecciones a la empresa o institución que es sujeto de fiscalización.

“Entre las políticas de salud pública del Minsal se considera relevante la preocupación por la salud de las y los trabajadores, particularmente en lo que se refiere a la prevención y vigilancia epidemiológica de las enfermedades que derivan o se agravan por efectos de los agentes de riesgo en el trabajo; y en ese marco, realizamos una continua fiscalización en ámbitos que pueden tener un alto impacto en la salud, como son el psicosocial, en materia de sílice, trastornos músculo esquelético de extremidad superior, exposición a ruido laboral y erradicación de la silicosis”, agregó la autoridad sanitaria.