Las preguntas que abre la “ruleta” educacional

encontrar un buen colegio para sus hijos es quizás una de las aspiraciones que todo padre tiene. Por eso, no es extraño el hecho de que muchos decidan jugarse todas sus cartas para lograr un cupo en aquellos establecimientos reconocidos por su alta calidad educativa. Un caso cercano ocurrió durante el pasado mes de agosto en Chillán, cuando decenas de personas hicieron largas filas y esperaron por horas para poder postular a sus hijos al Colegio Santa María, situación que se ha replicado a lo largo de Chile.

Sin embargo, a contar del próximo año este tipo de acciones desaparecerán por lo menos en Ñuble, ya que comenzará a regir el nuevo sistema de selección que será digitalizado y aleatorio, el que se enmarca dentro de la Ley de la Inclusión, que busca terminar con el lucro, copago y selección en la educación. Este sistema, que entró en funcionamiento este 2017 en la Región de Magallanes y que para el 2020 deberá estar operativo en todas las regiones del país, comenzará a introducir cambios en todo el aparato escolar, siendo el principal punto el que, en los colegios municipalizados y subvencionados, se terminará con la selección. 

Así lo explicó el seremi de Educación de la Región de Bío Bío, Sergio Camus, quien señaló que con esta iniciativa se busca “eliminar todas las barreras de acceso a un establecimiento y asegurar que todos, independiente de su condición, tengan acceso a una educación de calidad para cursar sus estudios básicos y medios”. “Esta ley, lo que hace es eliminar todos los criterios de selección que hasta ahora existían para obtener una vacante en algún establecimiento. Es decir, se elimina la consideración de notas, la realidad socio-económica, el estado civil de los padres, religión, condiciones de rendimiento y comportamiento, entre otras. Ninguna de estas puede ser ya admitida”, señaló Camus.

Digital y aleatoria

Mucho se ha hablado sobre este nuevo sistema de selección, sin embargo, pocos conocen realmente cómo se ejecutará y cómo deben hacerlo para que sus hijos sean aceptados en establecimiento educativo. Ante esto, hay que establecer que, en primer lugar, a contar del próximo año los apoderados ñublensinos deberán ingresar a la plataforma digital www.sistemadeadmisionescolar.cl, donde deberán registrarse y buscar los establecimientos de su interés para el período 2019, ordenándolos en base a sus preferencias. 

Una vez ejecutado este paso la suerte estará echada y solo se deberán esperar los resultados de la postulación. Obtenidos éstos, deberán dirigirse hasta el establecimiento que el sistema arrojó como asignado para matricular a su pupilo.

Interrogantes

Lo cierto es que este nuevo sistema parece no ser tan complicado. Sin embargo, siguen existiendo algunas interrogantes sobre el proceso, como por ejemplo, ¿qué pasará con aquellos alumnos que no queden seleccionados en ningún establecimiento? Ante esta consulta, el seremi de Educación, Sergio Camus, manifestó que ciertamente es una posibilidad, pero que en base a los resultados obtenidos en la Región de Magallanes, esta situación no es común. 

“En Magallanes, entre un 82 y 85% de los apoderados pudieron matricular a sus hijos en la primera o segunda de sus preferencias. Esto nos indica que éste es un sistema exitoso. Ahora, si el alumno no queda asignado en ningún establecimiento, el proceder es que se gatille el accionar de la institucionalidad y se busque un recinto educativo en base a la conveniencia del alumno y apoderado, claro está viendo también los cupos que existan”, explicó la autoridad.

Así también, otro de los puntos que se ha planteado sobre el proceso es que, si bien se terminará con la selección arbitraria, seguirán existiendo algunos casos donde se tendería a favorecer a algunos postulantes, como por ejemplo, a aquellos que tengan hermanos matriculados en el colegio al que deseen ingresar. “La ley permite una práctica que ya es tradicional en la mayoría de los establecimientos, que tiene relación con el parentesco, ya que si un postulante tiene un hermano, que es alumno regular del colegio al que desea ingresar, tendrá la posibilidad cierta de quedar seleccionado para estudiar también en ese lugar. Esto es también para favorecer a los padres y permitir que tengan a sus hijos en un mismo recinto”, detalló el seremi.

Esta situación se replica también en el caso de hijos de profesores, asistentes de la educación, administrativos y directivos. “Es un apoyo porque les permitirá tener a sus hijos en el establecimiento donde ellos cumplen funciones, de manera de facilitar también su tarea”, recalcó Camus. Como ya se ha dicho, los períodos de postulación con este nueva sistema se rigen bajo ciertos parámetros, con fechas previamente establecidas, entonces ¿qué pasa si a un estudiante se le cancela la matrícula a mitad de año?

Según explicó la autoridad educacional, la posibilidad de cancelar matrícula a un estudiante es un hecho que obedece a una situación extrema, y son contados los casos, sin embargo es algo que sí podría darse. “El cancelar matrícula implica que ha habido una situación de carácter grave, sancionada por la institución donde queda claro que, por tema de convivencia escolar, es imposible que el alumno continué en el recinto. En caso de ocurrir, se asegura, con apoyo del ministerio, que este niño o niña tenga la posibilidad de terminar su período educativo, ya sea asistiendo a clases en algún otro recinto o en algunos casos llegando a un acuerdo donde se establezca  un sistema de rendición de exámenes libres.

Finalmente, en el caso de quienes deseen cambiar de establecimiento a sus hijos para cursar la enseñanza media, deberán nuevamente postular a través de la plataforma del Ministerio de Educación y elegir ahí sus preferencias.