Incautación de transporte público aumentó un 25 por ciento

Las multas para quienes cometen este tipo de infracciones van desde una a 10 UTM y se arriesga el retiro de la licencia. Carabineros anticipó que seguirán las fiscalizaciones en la comuna de Chillán.

Solo la semana pasada, personal de la Patrulla de Tránsito de la Segunda Comisaría de Chillán y de la Seremi de Transportes, sacaron de circulación un total de once vehículos.

Las principales causas son las deficiencias técnicas o estructurales, el no contar con la revisión técnica al día, o no tener autorización para ejercer servicios de locomoción pública.

Con estas últimas once incautaciones “la cifra de vehículos del transporte público, tanto legal como ilegal, sobrepasa los 73 casos, por lo que estamos hablando de una diferencia del 25% más respecto a la cantidad de vehículos sacados de circulación hasta septiembre del 2016”, precisó el sargento Claudio Parra, jefe de la Patrulla de Tránsito.

Son cerca de 60 las jornadas de fiscalizaciones que la Patrulla de Tránsito y la Seremi de Transportes y Comunicaciones han realizado en la comuna, tanto en el centro, como en las cercanías de colegios y en los caminos que conectan a Chillán con otras comunas rurales aledañas.

De esta manera, carabineros detalló que del total de vehículos que fueron enviados a los corralones municipales (ubicados en la salida sur de Chillán Viejo), “25 corresponde a buses de recorrido intercomunales y de transporte escolar, 12 son taxis colectivos piratas, los que lucían letreros de flotas establecidas y que fueron denunciados por los choferes de las flotas suplantadas; finalmente, se cuenta un total de 21 vehículos particulares que prestaban servicios de Uber y 15 furgones escolares, que no contaban con permiso para ofrecer estos servicios”, precisó el sargento Parra.

Carabineros advirtió que en varios de esos casos, los conductores tenían los permisos en trámite “pero eso no los faculta para ponerlos a disposición del público”, aclara el sargento, quien añade que “los más conflictivos son los conductores Uber quienes amenazan o intimidan a los inspectores de la Seremi, por lo que incluso hemos tenido que escoltarlos a la Ruta 5 Sur”.