Senado vota artículo que agiliza proceso de creación de nueva cárcel

Absolutamente incrédulo de las reales intenciones del Ministerio de Justicia por concretar el proyecto de un nuevo recinto carcelario para Ñuble y Bío Bío y que permita sacar la cárcel del centro de Chillán, el senador Víctor Pérez Varela dijo que -conforme al artículo 1 transitorio  de la Agenda Corta Antidelincuencia del Gobierno- “no hay razón para no haber ya concretado ese proyecto, lo que demuestra que el único obstáculo real es que no hay la más mínima voluntad de hacerlo”.


Esto porque “el artículo primero transitorio establece una solución para que el Ministerio de Justicia deje de dar excusas para la construcción de las cárceles, entonces se establece un procedimiento fast track para la edificación y ampliación de nuevos centros penitenciarios en Valparaíso, la Región Metropolitana y Bío Bío”, agregó Pérez Varela.


El parlamentario detalla que tales licitaciones, conforme a esta carta legislativa que fue votada por unanimidad la semana pasada, se pueden realizar a través de cotización privada y que los siempre obstructivos temas ambientales pueden ser alegados con un plazo de solo tres meses y si transcurrido este plazo no hay argumentos obstaculizantes, en adelante éstos se obviarán.


“Además se exime al proyecto de que quienes postulen a ejecutarlo sean necesariamente personas inscritas en el Registro General de Contratistas, es decir les están dando todas las facilidades para que el Ministerio de Justicia deje de dar excusas y explicaciones falsas”, sentenció.


La disposición destaca que hasta el 31 de enero de 2020, los proyectos de inversión relativos a la ampliación y/o construcción de establecimientos penitenciarios en las regiones de Valparaíso, del Bío Bío y Metropolitana se llevarán a cabo por Gendarmería de Chile, de conformidad a lo dispuesto en la letra i), del artículo 3º del decreto ley Nº 2.859, del Ministerio de Justicia, promulgado y publicado el año 1979, que fija la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile, o mediante contrato adjudicado por cotización privada, sujetándose a reglas como el ya aludido eximente del Registro General de Contratistas, el de las observaciones ambientales y la obligación de constituir mesas técnicas con el Ministerio de Hacienda una vez iniciado el proyecto.


Secreta búsqueda de terreno
Fue durante la visita del director nacional de Gendarmería, Tulio Arce al plantel penitenciario local la semana pasada, que el seremi de Justicia, Jorge Cáceres, fue consultados por los medios de Chillán respecto a los avances en la búsqueda de terrenos para la futura cárcel biprovincial prometida por este Gobierno.


Sin embargo, Cáceres optó por volver a usar el secreto como estrategia comunicacional advirtiendo que si bien había avances concretos, “no voy a decir fechas para el anuncio de la adquisición de los terrenos”.


Cerró así su punto de prensa, sin decir ni cuándo ni dónde, tal como ha ocurrido desde hace más de una década.


“Y eso ya es una demostración clara de que no hay absolutamente nada”, criticó Pérez Varela, apuntando a que “nunca, en ningún Gobierno se ha jugado al secreto para buscar ni adquirir terrenos para construir sus edificios públicos, además, si alguna vez hubiera habido conversaciones serias para negociar por terrenos, los alcaldes de esas comunas lo sabrían y lo cierto es que ningún alcalde ni ningún concejal de Ñuble jamás supo de ninguna negociación o a lo menos que consultaran por terrenos”.


Entre los años 2006 y 2007, la Municipalidad de Chillán hizo un llamado para recibir ofertas de terrenos dentro de la provincia, siendo doce los predios que se ofrecieron en Chillán, Chillán Viejo y al sur de San Carlos, sin que ninguna de éstas prosperara.


Otro dato curioso apunta al anuncio hecho por el mismo seremi Jorge Cáceres en 2015, en relación a una oferta de terrenos realizada por la Universidad de Concepción, lo que fue de inmediato desmentido por la casa de estudios.


Sin embargo, Luis Barceló, gobernador de Bío Bío dijo a LA DISCUSIÓN, que “no puedo decir que hubo negociaciones propiamente tales con particulares de nuestra provincia, aunque sí sé que el año pasado hubo consultas por parte de la gente de la Seremi de Justicia, me consta que estuvieron buscando terrenos, pero no puedo decir en qué terminó eso”.


Barceló, quien hasta el año pasado era un abierto partidario a que la cárcel biprovincial se edificara en su provincia, advierte que “personalmente sigo estando a favor de eso, pero las cosas de un año a otro cambian y hoy no puedo afirmar ni desconfirmar que haya un interés por parte de los alcaldes de Bío Bío en aceptar una cárcel, para eso habría que sentarse a conversar de nuevo”.


La cárcel actual, que cuenta con 1.246 metros cuadrados, está diseñado para una población total de 470 internos, sin embargo a pocos años de su última remodelación ya tiene un total de 565 personas privadas de libertad, lo que avala la postura del director de Gendarmería cuando admite que es -a estas alturas- necesario el poder contar con espacios más amplios si es que realmente lo que se busca es apuntar a la reinsersión social de quienes caen por cometer delitos.