Adjudican estudio clave de la nueva capital regional

En poco menos de dos años la intercomuna Chillán-Chillán Viejo tendrá un nuevo Plan Regulador, que regirá los destinos de este territorio luego de que la Seremi de Vivienda y Urbanismo adjudicara su elaboración.

El instrumento de planificación fue licitado por la entidad estatal con la finalidad de actualizar el documento vigente, que data del año 2007, y que es la base de los actuales planes reguladores de Chillán Viejo (2012) y de Chillán (2016).

Como planteara el seremi de Vivienda Jaime Arévalo, la actualización propone una revisión integral del instrumento vigente, ajustando su normativa a las disposiciones legales y reglamentarias actuales, considerando los criterios de la jurisprudencia administrativa emanada de la Contraloría General de la República y considerando las necesidades de desarrollo actuales y futuras del territorio intercomunal.

Dentro del análisis están consideradas todas las materias que atañen a un PRI (Plan Regulador Intercomunal) en el área urbana, como analizar las zonas de extensión urbana, la clasificación de la red vial pública, los terrenos destinados a vías expresas, troncales y parques intercomunales.

Se suma  a ello las definiciones y normas urbanísticas de la infraestructura y las actividades productivas de impacto intercomunal, la definición de las áreas verdes intercomunales, la definición de áreas de riesgo intercomunal, además del reconocimiento de las áreas de protección de recursos de valor natural y patrimonial.

En tanto, en el área rural se pretende actualizar las definiciones de áreas de riesgo o zonas no edificables, las áreas de protección de valor natural y patrimonio cultural y los usos de suelo para la aplicación de permisos de construcción en áreas no urbanas.

El estudio terminaría durante el primer semestre del año 2019. Una vez concluido y dentro del proceso de aprobación, se considera la revisión del instrumento por parte de los municipios y la aprobación por el Gobierno Regional.

En los sustantivo esta carta de navegación establecerá una primera línea de base y propuesta normativa como pilar para el desarrollo de ambas comunas, capital de la Región de Ñuble, orientando un adecuado crecimiento y relación con el medio.

En principio, define para ambas comunas aspectos de conectividad e infraestructura que será necesario normar, toda vez que ambas dimensiones se constituirán en ejes prioritarios “como ocurre con nuestras capitales regionales”, plantea Arévalo.

“Siempre es un desafío  proponer normativamente escenarios de potencial desarrollo territorial. En este sentido, el Minvu ha puesto especial cuidado en que este instrumento garantice y oriente el devenir futuro de Chillán y Chillán Viejo, destacando y valorando aquellos aspectos propios. Como una forma de relevar la armonía y equilibrio de ambas ciudades y su vinculación con el medio natural”, agrega el arquitecto.

Movilidad y espacio público
La autoridad destaca que en este estudio será incorporado de manera inédito un Plan Intercomunal de Inversiones en Infraestructura de Movilidad y Espacio Público, que definirá una cartera de proyectos, obras y medidas de carácter intercomunal que serán elaborados por la Seremi con el apoyo de ambos municipios, y cuya ejecución será financiada por los fondos obtenidos a través de la aplicación de la misma ley. 

El arquitecto Claudio Martínez pone de relieve que este instrumento de planificación “debe plasmar una mirada a muy largo plazo para ambas comunas, que son dos cabezas de una misma urbe que comparten un territorio y problemas que deben ser solucionados en conjunto”.

Martínez agrega que en el futuro ambas comunas tendrán una población de  cerca de 250.000 habitantes, lo que implicará un trato de Área Metropolitana.