Pasos clave tendrá que dar la región en su instalación

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: La Discusión

Delegado no terminaría su mandato, si no hay continuidad de Gobierno.  Luego de promulgación viene la designación del delegado para la instalación. 

Este sábado la Presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley que crea la Región de Ñuble y las provincias de Itata, Diguillín y Punilla. 

El paso siguiente es la aparición del texto legal en el Diario Oficial, institución oficial del Estado, encargada de la publicación de las normas jurídicas que rigen al país. 

En el caso de la Región de Los Ríos, creada en 2007, la ley fue promulgada el 16 de marzo de ese año, y publicada 19 días después. En Arica, ocurrió algo similar: se promulgó el 23 de marzo y se publicó el 11 de abril de 2007. 

La publicación se consigna como la fecha en que entra en vigencia el texto legal. En tal sentido, es el Ejecutivo el que decide si le da urgencia. No existe un plazo definido, pero la ley ñublensina podría perfectamente ser publicada en los próximos días, a través de una edición extraordinaria  en el Diario Oficial. 

Cuando entre en vigencia la ley, será el delegado (a) presidencial y su equipo, los encargados de la instalación de la nueva unidad político-administrativa. El lapso definido por el Ejecutivo es de un año en Ñuble, seis meses adicionales a la experiencia valdiviana y ariqueña de hace 10 años. 

Eso sí, en Ñuble existe un componente político no menor y que estuvo ausente en las regiones creadas en 2007. Al ser un año electoral, la instalación será iniciada por la Nueva Mayoría (hasta marzo de 2018) y luego, eventualmente, continuar el bloque Chile Vamos. 

Por ello, el delegado (a) presidencial podría permanecer en el cargo hasta que asuman las nuevas autoridades, en caso de  no existir continuidad del Gobierno actual. Ello no ocurrió en 2007. Bachelet al momento de designar a los delegados, sabía que concluirían la tarea, e incluso continuarla, como en el caso de Iván Flores (DC), quien se convirtió en el primer intendente de Los Ríos. 

Labor de instalación 

La función principal del delegado (a) será apoyar la instalación del nuevo territorio, coordinando la acción de los ministerios y servicios públicos para la localización de las secretarías regionales ministeriales, y direcciones regionales que sean necesarias. A ello se suman las direcciones o delegaciones que se instalarán en las provincias de Itata, Diguillín y Punilla. 

Otra de las tareas a desarrollar por el delegado (a) será coordinar los trabajos de elaboración de instrumentos estratégicos de planificación y apoyar el proceso presupuestario regional que incidirá en la nueva región. 

En esa línea, será clave la definición de la Estrategia Regional de Desarrollo (ERD) que se estructure para cuando entre en régimen la nueva institucionalidad, en 2018. 

Por otra parte, la instalación, obligará inevitablemente a todos los servicios públicos a acomodar sus presupuestos y dotaciones de recursos humanos en el marco del ejercicio presupuestario que estará en curso el próximo año. 

Informe de Subdere

En enero de este año, la Unidad de Análisis Territorial del Departamento de Estudios y Evaluación de la División de Políticas y Estudios de la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) elaboró un informe con cinco etapas generales de instalación: diagnóstico, análisis de la estructura del Estado, identificación de instrumentos de planificación requeridos y prioritarios, etapa de instalación institucional y actividades del proceso de instalación de la región.

Durante la etapa de  diagnóstico, lo primero que se realizó fue un catastro e identificación de todos los inmuebles fiscales existentes en el territorio de la nueva región, lo que tiene por objetivo principal pesquisar inmuebles con uso factible de optimizar y que tengan vocación y funcionalidad para instalar servicios públicos.

Dicha tarea ya fue realizada por los servicios, según confirmó el gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles, restando integrar la información en un documento global. 

Asimismo, se están evaluando los recursos humanos existentes en las entidades públicas en la región de origen, y en la nueva región, a la vez que se definirá un modelo de gestión pública.

Además, se identificarán todos los ministerios, con sus servicios dependientes y relacionados, además de otras instituciones y corporaciones de derecho privado que prestan un servicio público y que tienen financiamiento público para su funcionamiento.

Se analizarán las Leyes Orgánicas Constitucionales de cada institución para determinar la necesidad de su presencia a nivel zonal, regional, provincial o comunal; y se estudiarán los organigramas básicos de cada institución pública, que den cuenta de los requerimientos mínimos en recursos humanos para cumplir con los lineamientos estratégicos de la institución.

Además, se debe identificar el gasto asociado de cada organismo público en la región y provincia.

Asimismo, tanto la Subdere como el Gobierno Regional de origen (Bío Bío) tendrán la responsabilidad y cumplirán un rol durante la entrega de la administración del territorio de la futura Región de Ñuble al nuevo Gobierno Regional. 

Si se replica lo acontecido en 2007 en Valdivia y Arica, la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), en conjunto con la División de Organizaciones Sociales y la Delegación Presidencial de Ñuble, pondrán en marcha un proyecto de apoyo participativo a la instalación de la nueva región que velará por convocar, escuchar, debatir y generar insumos para el diseño de nuevos instrumentos de planificación y la toma de decisiones sobre aspectos relativos a la conformación del aparato público regional, los que deberán ser validados y ratificados bajo la conducción de las nuevas autoridades de la región. La participación de la comunidad se concretará en actividades tales como la presentación de diversas consultas a través de la página web del nuevo Gobierno Regional y de buzones dispuestos para ello en puntos estratégicos de la nueva región; así como a través de diálogos ciudadanos a realizarse  en cada una de las 21 comunas de Ñuble, a los que asistirán líderes comunitarios, representantes de diversas organizaciones y autoridades regionales.

Otra arista que se podría replicar en el proceso ñublensino es la experiencia sureña de un concurso de proyectos para el fomento de la Identidad Regional, que en el caso de Los Ríos, permitió a la comunidad dejar testimonio de sus sueños para la nueva región, así como plasmar los debates respecto de la identidad regional. 

Municipios 

La Subdere, asumiendo el desafío de una gestión regional moderna, innovativa e integradora del territorio, planea poner en marcha un conjunto de dispositivos para una eficiente articulación entre los gobiernos locales y la nueva institucionalidad regional. Estos podrían orientarse a tres aspectos estratégicos: apoyo al fortalecimiento de la gestión institucional de los municipios, desarrollo de competencias en planificación del territorio y acciones orientadas a incorporar nuevas tecnologías en la gestión municipal. 

Descentralización interna

En el proceso de instalación ñublensina, en virtud del compromiso de descentralización intrarregional y deslocalización de servicios públicos, las direcciones regionales de algunos de ellos podrían instalarse en algunas de las cabeceras provinciales. De hecho, en Los Ríos, los principales servicios públicos ligados al desarrollo del sector agrícola no se instalaron en Valdivia (capital regional), sino en la ciudad de La Unión, capital de la Provincia de Ranco. De esta forma, las direcciones regionales de Conaf, Indap y SAG, quedaron establecidas en una provincia. De todos modos, esos servicios cuentan con presencia en Valdivia. Por ejemplo, en Ñuble, la Municipalidad de Cobquecura, ya solicitó que Sernatur se instale en esa localidad turística.