Las fortalezas de Ñuble según el estudio UdeC

Investigación universitaria fue clave para justificar la creación de la nueva unidad administrativa.

En 2013, la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) licitó el estudio “Línea Base, Consideraciones y Propuestas Técnicas para Determinar Pertinencia de Creación de la Región de Ñuble”.

Su objetivo era evaluar las variables territoriales, económicas, productivas, sociales, identitarias, entre otras, que justificarán la decisión del Ejecutivo de proponer al Congreso modificar la división político-administrativa del país. La Subdere adjudicó el estudio a la Universidad de Concepción, cuyos resultados fueron entregados en enero de 2014.

El trabajo se realizó sobre la base de un análisis acabado de la situación de la provincia; la aplicación de un “índice de evaluación”, la realización de encuestas y la recolección de opiniones, todo lo cual permitió reconocer diferentes escenarios posibles (con y sin región) y estimar las ventajas y desventajas de la iniciativa.

El estudio citó como fortaleza las gestiones ciudadanas que dieron origen a la aspiración ñublensina: la voluntad de los habitantes de Ñuble de constituirse en región.

Asimismo, se consignó que desde el punto de vista de su economía, Ñuble cuenta con una importante producción agrícola y pecuaria a nivel regional, siendo relevante igualmente sus sectores agroindustrial, turismo y servicios. 

Se agregó que una de las particularidades relevantes de Ñuble se vincula a los aspectos identitarios y de arraigo. Por una parte, la fuerte actividad agrícola la distingue del resto de las provincias de la Región del Bío Bío, aportando un sello distintivo. Por otra parte, al nutrido patrimonio histórico, que incluye a variados personajes de la historia nacional que han nacido en Ñuble y a artistas de variadas corrientes, se agregan manifestaciones de la cultura popular, expresadas, por ejemplo, en las loceras de Quinchamalí o en la Feria Artesanal de Chillán.

Según la investigación de la UdeC, Ñuble representa fielmente las expresiones populares y tradiciones de la Zona Central de Chile, lo que se expresaría en el sentido de identidad. Otra virtud consignada en el análisis fue el apoyo que la iniciativa concita en la ciudadanía.

Otra conclusión apuntó a que la creación de la Región de Ñuble es un mecanismo para superar problemas de pobreza, potenciar el turismo y mejorar la conectividad interna por medio de recursos que podrían focalizarse con mayor precisión si Ñuble se transforma en región.