Campus Chillán de la UBB toma control del Pladeco

La municipalidad cancelará $51 millones por el estudio a la UBB.

La Universidad del Bío-Bío decidió efectuar cambios radicales al interior del equipo de asesores que está a cargo de la ejecución del Plan de Desarrollo Comunal de Chillán (Pladeco),  luego de las críticas surgidas en el gobierno comunal respecto de la calidad del trabajo.

El alcalde Sergio Zarzar manifestó el pasado miércoles, en sesión de Concejo Municipal, sus aprensiones en relación a la labor que realizaba el equipo asesor externo, ello a partir de informes emanados desde funcionarios municipales y concejales que participaron en las sesiones y audiencias previas.

Lo que se criticaba a los profesionales universitarios era el eventual desconocimiento sobre las políticas municipales, las normas que rigen a estas instituciones, la carencia de un manual claro de procedimientos e impuntualidad, entre otros temas.

Frente a estas desprolijidades, la municipalidad canalizó las críticas internamente, pero fue en la referida sesión cuando el concejal Camilo Benavente desnudó las falencias, lo que provocó un remezón en el municipio.

El tema no es menor, por cuanto a la municipalidad le interesa disponer de una carta de navegación de alto nivel para los desafíos que se abren a la ciudad, la que será capital regional y núcleo estratégico de la Región de Ñuble.

Chillán toma el control
La molestia municipal derivó en que la UBB decidiera intervenir el equipo a cargo de la confección del instrumento de planificación de la ciudad para el sexenio 2018-2023.

Y en la cabeza del grupo de investigadores puso al propio decano de la Facultad de Ciencias Empresariales local del la UBB, Benito Umaña Hermosilla, quien tendrá a su cargo a investigadores con mayor competencia para el desarrollo del Pladeco.

Una de las cosas que llaman la atención es que saldría el jefe del proyecto, Humberto Ortiz,  y otras personas del Campus Concepción que habrían renunciado. Tras eso aparecen docentes del Campus Chillán.

Entre las incorporaciones, se cuentan el académico Domingo Sáez y se espera que el investigador local Froilán Quezada tenga un rol de mayor relevancia interna.

Uno de los cambios más notorios en la dinámica interna es la presencia desde ayer del académico Álvaro Acuña, quien asume como encargado de Comunicaciones del Pladeco y será quien se relacione con los actores municipales y locales.

La labor de Acuña será la de informar sobre la marcha del plan, recoger opiniones, quejas, recomendaciones, sugerencias y ser un puente entre el equipo de investigadores y el municipio chillanejo.

El profesional, quien anteriormente había estado a cargo de la Unidad de Comunicación Estratégica de la UBB, será la cara visible del proyecto universitario, que es considerado como prioritario por la casa de estudios.

De alguna manera, la universidad se juega parte de su prestigio en esta iniciativa municipal, por lo que las modificaciones realizadas ayer tienen como objetivo dar plena seguridad de que el producto final será de alta calidad.

El ingeniero y decano, Benito Umaña, destacó ayer que los cambios planteados tienen como finalidad inmediata reforzar el equipo de trabajo dispuesto para este proyecto, que cataloga como relevante.

Umaña indicó que tienen claridad absoluta que están a disposición del municipio chillanejo y desde esa perspectiva están disponibles para hacer los cambios que sean necesarios en un proyecto que califica como “complejo”.

El decano agregó que entiende que la municipalidad busca obtener como producto una carta de navegación que es una pieza vital en el contexto de la nueva Región de Ñuble.

Un hito dentro de la reingeniería al proyecto de Pladeco es la presentación del primer informe al municipio, el que debe contener entre otras cosas el diagnóstico de la carta de navegación anterior (2011-2015) y la presentación de los lineamientos estratégicos y proyectos. Al menos es lo que se espera.

Durante los meses de trabajo previos la consultora universitaria se ha reunido con el alcalde Sergio Zarzar, concejales, profesionales y técnicos del municipio para conocer sus opiniones sobre la marcha de la ciudad. Se espera que en la nueva fase que se inicia sea consultada la comunidad local.

La universidad pretende respetar los plazos de ejecución del plan, pero no se descarta que se pueda extender el plazo de entrega del informe final, lo cual en todo caso debe ser analizado internamente con el gobierno local.